• Google+
  • Nuestra Radio

    Stream 1 Stream 2

    Emisoras Radio Nuestra Radio en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

    ¿Está segura de que esa mujer es para usted? Ese es exactamente el tipo de cosa que no quiero que diga delante de ella. Lo siento. No puede ser. Kevin, no van a venir. Sí, sé que ya habías puesto a remojo el arroz. ¿No podríamos comérnoslo nosotros? Entiendo que has comprado cuatro raciones de arroz. Sí, es una idea estupenda. Nos comeremos el arroz sobrante para desayunar. Te quiero también. Eh, sargen, me han dejado un paquete en mi mesa dirigido a la comisaría , a la atención del “sargento”, pero no es para mí. Es un libro. Suena a algo que pedirías tú. “Cómo dar placer a tu mujer: consejos para que tu vida sexual pase de bah a ahhhhh”. Sí. No es para mí. También viene con ocho litros de proteína en polvo. Bueno, yo obtengo mis proteínas de la comida. comidas al día, una cada minutos. No es para tanto, ¿vale? Coge el libro. Te prometo que no se lo diré a nadie. Eh, sargen. He oído que necesitas consejos sobre . Excepto a los que ya se lo he dicho. Aquí tienes uno genial: quédate tumbado de espaldas. A las mujeres les encanta hacer todo el trabajo. ¡Eso es muy falso y no necesito consejos sobre ! Vale, pues dejaremos el libro aquí y quien lo haya pedido se lo podrá llevar cuando nadie mire. ¡No es mío! Terry no pide libros por Internet. Apoya a las librerías locales. ¡Están desapareciendo, Amy! Ese tipo parece llevar una máscara de piel sobre su propia cara, así que supongo que es el Dr. Tate. Solo es una cara normal de persona, Jake. Sí, tiene una cara normal de persona, extendida sobre su propia cara, porque es un Hannibal. Hola. El Dr. Tate, supongo. Sí. Hola, encantado de conocerle. ¿Cuál de ustedes está al mando? Ya empiezan los juegos mentales. ¿Perdón? Lo siento. Soy el detective Peralta. Este es el detective Boyle. Él está al mando. Dr. Tate, ¿sabe algo de la Sra. Buckley? No, y estoy bastante preocupado. Recibí una llamada histérica y alarmante de James ayer. Tenía miedo de haber hecho algo horrible. Le pregunté dónde estaba y me dijo que en el parque, cerca del jardín zen. Creí que solo estaba experimentando algún delirio, pero al no aparecer por terapia hoy me quedé muy preocupado.