CAPITALSalsa

Emisoras Radio CAPITALSalsa en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

WhatsApp: 573164418319

¿Qué? Aún ocurrirá, ¿no? A las . ¿Quién lo hará? Lamento lo que le sucedió a tu mamá. Sí, el cáncer es terrible. También perdí a mi padre. No sabía que estabas en guarda. Parece que ya pasaste por un par de casas. Debe haber sido difícil. ¿Qué sucede? Dijiste que tenías hambre. Vamos a comer algo. No, no puedo. Claro que puedes. Es su invitación, lo que tú quieras. Comeré aros de cebolla. Vamos. Lo que quieras. Somos tres. Sí. Ustedes dos pueden quedarse, pero el niño no es bienvenido. Lo siento, ¿qué? El niño tiene prohibido el ingreso. ¿Por qué? ¿Quieres contarle? Lo atrapé robando comida de atrás. Frascos de mantequilla de maní. Lleva meses haciéndolo, la basurita. Oye, vamos. ¿Vamos, qué? Debería llamar a la policía. Tenía hambre. Todos tienen hambre, es un restaurante. Y él es un niño. No uno de los míos. Eres muy afortunado, ¿sabes? ¿Disculpe? Nunca tuvo hambre, ¿no? Hambre de verdad. Nunca sintió la lenta violencia que desata, cómo te vacía. Y la parte física no es la peor, es todo lo demás que el hambre se devora, tu razón, tu compasión, tu humanidad. Creo que usted perdió eso por su cuenta. Al diablo, solo intento ganarme la vida. Oh, bueno. Creo que iremos a otro lugar. Gracias, señor. Debe haber otro lugar. A decir verdad, no. Yo sé dónde conseguir algo. En el bosque. Bueno, vamos. No queda muy lejos de aquí. Quédate aquí. No debe hacerlo solo, jefe. Será más sencillo así. Estaré aquí si me necesita. Comencemos el fuego para tener listas las brasas. Tiene sentido. ¿Qué cocinaremos? Será bueno. Ya verá. Revisemos las trampas. Bueno. Con esto marco las trampas. Quien corre tras dos conejos no caza ninguno. Mi mamá solía decir eso. ¿También te enseñó a hacer esto? Ella y mi Bunicu. Impresionante. Vamos, hay más. ¡Sí! No, sostenlo tú. ¡Oh, no! Es un coyote. Está sufriendo, Aleksander. ¿Jefe? ¿Para qué es eso? Pentru zâne. Las hadas. Mi mamá decía que cuidan a todos los niños en el bosque. Te mantienen a salvo. Aleksander, quiero que sepas algo. Tus padres y hermanos del hogar, los niños en la escuela. La forma en la que te tratan, no es tu culpa. Lo sé. Quería decirte no lo sabes tú solo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *