Radio Delta 91.9 FM

Emisoras Radio Delta 91.9 FM en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

¿Por qué sacarle los ojos, extremidades y órganos si los decapita? ¿Qué problema tienes, amigo? Cálmate, vale. Tranquilo. Sí, tranquilo. Coge tu certificado. Sí. ¿Y ese cheque que le has dado? ¿Eres de verdad? Vámonos. Ali. ¡Piérdete! Gracias. ¿Gracias? ¿Quién es? ¿Quién se pone a jugar a golf hoy en día? Adiós, señora. Cuídese. Gracias. Preguntémosle. Disculpe. ¿Podemos coger eso? Claro que sí. Disfruten de la fiesta. Luego vendré. Gracias. Vamos. Ve tú. La vieja está aquí. ¿Y si se acuerda? Me sorprende que alguien como tú se haya hecho golfista profesional. A mí me sorprende que seas un campeón, pero no un buen deportista. ¿Qué? ¿Qué tontería dices? ¿Sabes quién soy? ¿Sabes con quién estás hablando? ¡Soy el campeón! ¿No crees que deberías estar jugando al cricket? ¿Cricket? Siempre vas de sobrado. No está bien. ¿De dónde has sacado esa arrogancia? ¿La aprendiste o naciste con ella? ¿Puedes callarte? Abajo pantalones. ¿Abajo pantalones? Desde niño he deseado que si alguien me mandaba callar decir: “abajo pantalones”. Y ya tengo mi deseo. Disfruta de la fiesta. ¿Que disfrute la fiesta? Sí. Vamos, disfrutemos de la fiesta. Damas y caballeros, un fuerte aplauso para Ali. Hace solo unos días, vendía ropa interior. ¡Y ahora está clasificado para el torneo nacional! ¡Vaya! ¡Un aplauso! Si estos pobres ponen sus manos en un festín algún día, creen que son el rey. Vikram, ¿qué tiene que ver el talento con ser rico o pobre? Tienes toda la razón, Megha. Se clasificó porque tuvo suerte. El destino favorece a quien trabaja duro. Tú le favoreces más que el destino. A partir de ahora, aunque te afecte, no quiero nada viejo. Ni siquiera a ti. Voy a contratar los mejores mánagers del mundo. Estás despedida. Y tú Jamás imaginé que algún día competiríamos. Pero ahora quiero que nos enfrentemos lo antes posible. Y te derrotaré de forma tan fulminante, que luego ni siquiera jugarás a las canicas. No importa. Incluso si pierdo, puedo hacer algo más. ¿Qué harás si pierdes? No puedes ni vender calzoncillos. No venderé ni uno, pero sé cómo romperlo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *