Fm Tiempo

Emisoras Radio Fm Tiempo en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

¿Entonces te quedas, papá? Sí. ¡Ahora ve a jugar con tus amigas! Después después nos vemos. ¿Lo prometes? Sí. ¡Hola, chiquilina! ¡Hola! Ha llegado mi papá. De tal manera que, si usted quiere realmente a su hija, debe comprender que la niña está mucho mejor aquí que con usted. Es necesario mirar de frente la realidad. Desde ya que esto no es culpa de nadie, lamentablemente la vida es así. Algunos han nacido pobres, y otros han nacido ricos. Pero no es culpa de nadie. ¿No cree? No veo otra solución. Mónica está aquí con su madre, está bien, va a una buena escuela, tiene lindos vestidos. No le falta nada. Realmente no veo que un juez pueda darle la razón. ¡Se entiende! Esto se lo digo como un amigo. Podrá verla cuando quiera, después que fijemos días y horas. ¡Me ha convencido! ¿No hay una balanza en esta casa? ¿Una balanza? Sí. ¿Y para qué? Para pesar. ¿A quién? A la niña. ¿Y por qué? La vendo. Naturalmente la mitad es de Silvia. La idea de hacer una niña así no fue sólo mía. Fue de los dos. ¿Te acuerdas, Silvia? No la vendo por menos de tres millones por kilogramo. ¿Cuánto pesa? Pesará ¿Qué peso quiere que tenga? Pesará más o menos Kg. ¿Cómo Kg.? Pesaba kilogramos cuando nació. ¿Qué tiene de malo? ¿Qué haces, lloras? Estamos arreglando todo. Hagamos kg, sin obligarla a pesarse. x.. = .. Si me equivoco, corrígeme Silvia. : = . ¿ verdad, Silvia? Vamos a terminar con esta comedia. Ya es suficiente. Silvia, déjanos solos. Voy a concluir esta historia. No, ella debe quedarse aquí porque es la parte interesada. Además, si hay alguien que debe irse de aquí, es usted. Entre otras cosas, yo no lo conozco. Le hago el cheque. No, nada de cheques. ¡En efectivo! Uno sobre otro. Soy la que siempre has buscado. Dame sólo un poco de ti mismo, y yo te daré todo. No hay juego que no puedas jugar conmigo. Cada juego se convertirá en amor, porque voy a ser tu mejor amante ¡Bellas palabras! Incluso las dices bien, pero yo no te creo más. ¡Oh, mírame, aquí estoy! Insisto, te admiro. Yo no soy como es Silvia, no te dejaré jamás, por ninguna razón del mundo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *