Fm Simple 97,3

Emisoras Radio Fm Simple 97,3 en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Esto me parece justo porque todo cambia. Justo para la necesaria evolución que nuestra iglesia debe siempre buscar. Pero, desde un punto de vista jurídico, el derecho está del lado de la primera esposa. Y si usted me lo permite, yo también estaría de ese lado. Entonces eres mi esposa. ¿Del lado de Adelaida, dices? Hace casi seis años que esta mujer vive con Felice. Y además son los seis mejores años de su vida. En el momento actual además están en perfecta legitimidad, Eminencia. ¿Qué justicia sería para sus sentimientos, para su amor, para su vida ? ¿Recuerdas cuando vinimos de Marghiera? Estábamos solos Tendría que beber algo. Ésta es nuestra fuente. Es dónde bebíamos siempre nosotros, ¿te acuerdas?, allá. Siempre querías beber el agua de aquí porque es fresca y clara. ¿Recuerdas? Te mostraré algo. ¿Qué? Lo verás de inmediato. ¿Ves? ¡Silvia y Felice! ¿Te acuerdas? ¿Y lo felices que éramos? ¿Te acuerdas? Pero también pobres Sí, pero felices. ¿Te acuerdas cuando la hermana me dijo: “Es una niña, es hermosa”? ¿Te acuerdas? No. Yo estaba en la sala de operaciones, ¿no lo recuerdas? ¡Eso es! Entonces ¿no te acuerdas? No, no. ¿Cómo es Adelaida? ¿Qué tiene que ver Adelaida? Nada. ¿Cómo es? Adelaida es una chica limpia. Y además es una chica sencilla. ¿Sólo eso? Es hermosa cuando se viste. ¿Sí? Sí. Sólo que no tiene ropa. ¿Y a ti te gusta así? Si fuera a la peluquería sería sería mucho más linda que tú. ¿Qué? Pero ella no es tú. Pero Adelaida es muy feliz de todas formas, le alcanza conmigo. Porque ella no sabe lo que es el dinero. ¿Quién puede saber mejor que un pobre, lo que es el dinero? Es la frase más bonita de esta historia. ¿Tú crees? ¡Yo no lo sé! ¿Ustedes qué dicen? ¡Sí, es bella ! La historia no termina aquí, sigue. ¡Oh, mira! Es tuya. Te la regalo. Estoy aquí desde hace diez días. Mañana parto, vuelvo a Milán. Me voy. ¡Hola, papá! ¿Pero cómo, aún no entré y me saludas? Ahora ya has entrado, ¡hola, papá! ¿Papá, qué me has traído? Cada vez que llego a casa me preguntas siempre qué te he traído. Aquí tienes, un par de guantes para que uses el domingo con el vestido nuevo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *