Radio A 105.7 FM

Emisoras Radio Radio A 105.7 FM en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

¿Y dónde está la madre de la sangre? ¡Ah, sí, es cierto! ¿Dónde está escondida la madre de la sangre? ¡No hay nada! ¡Della Pietá! Disculpe, es sólo una formalidad. En la bolsa se encontró este documento. Es su esposa, ¿no es verdad? Señor Comisario, mire, hemos encontrado esto. Es una carta para usted Yo la leo. ¡Adiós, Felice! Piensa en tu amada. ¡Perdóname! Silvia. ¿Usted no sabe por qué razón lo habrá hecho? Si lo has hecho, ¿por qué tuviste que hacerlo? ¿Por qué? No teníamos nada, pero estaba el amor, y además estaba Mónica ¡Piénsalo! Cuatro horas de trabajo, y te dan . liras. ¡Una buena cantidad ! Menos mal que ¿Qué es esto? Menos mal que no tengo una gran familia como tantos Creo que no me alcanzaría ni para la ropa Tengo un calor, un calor ¡Shh ! No grites Si fueras un trabajador, estarías bien vestido. Hoy, un trabajador calificado, especializado comienza a trabajar en una fábrica con siete u ocho mil liras por día. No se lo digas a nadie. ¿Hay alguien? Soy realmente afortunado. Piénsalo, todas las mañanas, te levantas y tienes . liras. Lo sé, pero para comer, un trabajador necesita .. Para los nuevos no es ningún problema, siempre pueden hacer turnos de noche y ¿Pero sabes cuántos son los gastos de un trabajador? El seguro de enfermedad, seguro de pensión, en resumen un obrero puede perder la casa. Eso sería definitivo, ¿cómo sobrevivir? ¿Cómo lograr sobrevivir? Al final, a los años, todo el dinero será suyo. Eso es cierto. ¿Perdón, me puede dar fuego? Dale fuego. ¿Qué? Debe ser un espía. ¿Me permite? Ahí lo tienes. ¡Le agradezco! El cigarrillo era mío. Es cierto que se sacrifican , años, pero luego se aseguran el futuro. No podremos ser jamás trabajadores calificados. ¿Y sabes por qué? Porque aunque tuviéramos el físico de un obrero, es la cara lo que ¿Tú dices que lo que importa más que nada es la cara? Vivimos día a día. Un día pescamos almejas, otro día paseamos turistas en góndola. Mañana, quién sabe qué y así pasan los días y no podemos ahorrar ni una lira. En un momento de debilidad le prometí a mi mujer que le regalaría un TV color.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *