FM Asteroides 93.9

Emisoras Radio FM Asteroides 93.9 en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Mi hija me pide si puede venir a Gandwara conmigo en la cabina. Si usted le diera la orden de ir en misión militar, nadie diría nada, ¿eh? ¿Quiere ir a Gandwara? Bien, considérese en misión oficial. No pudo cambiarse de uniforme. Pero tan pronto como dejó atrás el empalme de Bhowani, aún seguía con el mismo problema: Su culpa aún estaba en ella. El calor en la cabina era de grados en terreno llano y llegaba a los dentro del túnel, Esto acabó de extenuarla, Debo darme prisa, he de volver a Bhowani, y será mejor que busques un asiento. El tren va lleno. No puedo decirte lo bien que me encuentro por esa otra cosa. Hubiera sido un enorme error. Lo has comprendido tú misma, ¿verdad? ¿No puede encontrar asiento? Entre aquí. No podría hacer eso, señor. Apenas se tiene en pie. Hay un compartimiento que puedo usar, vamos, entre. Entre y lávese. Le hará sentirse mejor. La toalla está un poco húmeda. Bueno, parecía haber salido de debajo de una apisonadora, pero ahora está limpia. Diga cuándo. Cuándo, señor. ¿Cuándo va a dejar de jugar al tira y afloja del que pende su uniforme caqui? No sé a qué se refiere, señor. Deje de llamarme señor. No es una criada, ¿verdad? Responda a la pregunta con sinceridad. Supongo que no puedo llamarla traidora a su rey y a su patria sólo porque esté enarbolando ese precioso sari. Y me diría que el rey Jorge no es su rey y ése no es su país. No he sido traidora. Yo ¿A qué fin? No sabía qué hacer. Estaba enferma de ser una mestiza, quería pertenecer a algún lugar así que yo traté de convertirme en india. Descubrí que no podía cambiarme a mí misma. Todo estaba mal. El crimen es lo malo. No fue un crimen. Murieron. Alguien los mató. ¿Quién murió? ¿A qué se refiere? Aquella gente del tren volado en Bothoda. Usted vio a alguno de ellos morir, ¿verdad? Por eso es por lo que la he hecho subir aquí. Sé que nos ha estado mintiendo sobre Davay. Siempre lo he sabido. Sabe algo sobre él. Pero yo maté al capitán McDaniel. Cuéntemelo. Maté a McDaniel en las vías Un tren pasaba y nos envolvió en un chorro de vapor. Él trataba de violarme. Estaba loco, me intentaba matar, así que lo maté. Pero usted le alentaba. ¡No! Si, lo hizo. Yo lo vi. El día en que llegamos en las escaleras de la estación, usted se arrimó a él. ¡No lo hice! ¡Me puso las manos encima, eso fue lo que pasó! Siempre estaba haciéndolo, pero nunca me quejé, porque sabía que usted pensaba que yo lo quería, ¡porque soy una chee-chee! Lo maté con una barra de hierro, ¡porque trataba de matarme! Govindaswami estaba seguro de que había sido usted. ¿Por qué no me arrestó Govindaswami? Porque sabía que usted descubriría por sí misma que los Sadani y Davay no eran los mejores amigos. Ni para usted ni para Ranjit. Cuando ocurrió, usted podría ayudarle mucho. Yo no sabía que el hombre de la casa de Sadani era Davay. Se hacía llamar Ghanshyam. Fue él quien enterró a McDaniel. No pude ayudar ya que pensaba que McDaniel tenía su merecido. Pero cuando ese inocente centinela fue asesinado por Davay, yo sentí que lo había hecho. Traté de enterrar mi culpa convirtiéndome en Sikh, pero Davay lo hizo peor.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *