El Cambio FM 96.9

Emisoras Radio El Cambio FM 96.9 en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

“La playa es pública. No pueden estacionar ese transbordador.” Pero salieron a toda velocidad al casino. Hagan sus apuestas. Todas las apuestas sobre la mesa, ¡ya! Hagan sus apuestas aquí. ¡Sí! ¡Este lugar es genial! Bueno. Maz dice que este maestro descifrador tendría una flor de plomm roja. Vamos a buscarlo y salgamos de aquí. Bien jugado Gana la casa. Más bien, ¿qué modales son esos? ¡Vamos! Recorrimos todo el casino. Ninguna flor de ploom. ¿Dónde está este tipo? ¿Aquellos son lo que pienso? ¿Qué son esas cosas? Fathiers. Nunca vi uno de verdad. Todo este lugar es hermoso. Vamos. ¿Por qué lo detestas tanto? Mira mejor. Mi hermana y yo crecimos en un sistema minero pobre. La Primera Orden nos sacó la mena para financiar su milicia luego nos bombardearon para probar sus armas. Se llevaron todo lo que teníamos. ¿Y quiénes crees que eran ellos? Solo hay un negocio en la galaxia que te hace tan rico. La guerra. Vender armas a la Primera Orden. Desearía atravesar con mi puño esta repugnante y hermosa ciudad. ¡Una flor de ploom roja! ¡Una flor de ploom roja! ¡El maestro descifrador! Mire, esos son los mal estacionados. Está bien. Están arrestados por la infracción de estacionamiento B/. Tienen derecho ¿Qué fue eso? No, no. Ahora no, cariño. Tengo una buena racha. Lección dos. Ahora que están extintos, di están idealizados, divinizados. Pero si quitas loa mitos y miras sus obras el legado de los Jedi es el fracaso. La hipocresía, la arrogancia. No es verdad. En la cima de su poder, decidieron ascender a Darth Sidious y crear el Imperio y eliminarlos. El maestro Jedi fue el responsable por el entrenamiento y la creación de Darth Vader. Y lo salvó un Jedi. Es el hombre más odiado de la galaxia. Pero viste que anteriormente estaba conflictuado. Creíste que no era del todo malo. Que se lo podía convertir. Y me convertí en leyenda. Por muchos años, hubo equilibrio y entonces vi a Ben. Mi sobrino con esa poderosa sangre Skywalker. Y en mi arrogancia creí que podría entrenarlo, que podría pasarle mi fuerza.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *