EN TRANSITO FM 93.9

Emisoras Radio EN TRANSITO FM 93.9 en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

y huyan las sombras…” Ese es mi chico. “…vuelve, amado mío… …y sé amado como un corazón nuevo…” Ese es mi chico. “…en las montañas de Bether…” “Y sé semejante– ¡Basta! La Iglesia Bautista de las Almas Misioneras me cubrió. Le pagaron a la familia de Blessing para que no hablara. También me dieron una ofrenda de amor… …para que nunca volviera. Se la di a tu mamá. Así compraron la linda casa que tienen. Y luego nos escondimos por los rincones. Todos. Y aún nos escondemos. Todos no. Silas. Era un hombre enfermo. Pero Dios me curó. Y lo que él no hizo, lo hice con ayuda de un médico. Después de años, estoy curado. Y gracias a Jesús por ello… …porque ya no tengo nada que esconder. Pero tú. ¿Dónde te escondes? ¿En esa caja? ¿Te escondes detrás de “Flik”? ¿Te escondes detrás de tu mamá? ¿La pérdida de tu padre? ¿Dónde te escondes, hijo? Tengo que volver a Lil’ Peace of Heaven… …a limpiar el desorden que quedó. Aún quiero ir a casa. Imagino que sí, hijo. Todos iremos a casa. Al final. Predicador. Yo también solía rezar. Mi madre… …era una verdadera cristiana, ¿no crees? Sí, la hermana Augusta. ¿Quieres saber por qué dejé la iglesia? No fue porque mi mamá enfermó y murió. Porque no podría ver nada ahí para mí. Los problemas no terminan aquí. En el barrio, es como– Es como darle un analgésico a un bebé de dos cabezas. No hace efecto. Los únicos hombres que veíamos intentando hacer el bien… …eran tú y el diácono Zee. Pero el diácono Zee es un borracho. Y tú… Ahora entiendo por qué mi madre nunca confió en ti. Solía tocar muchísimo esta cosa. Mi madre me enseñó. Levántenlo. Denlo vuelta. ¡La sangre! ¡La sangre! Es lo que venden ustedes… …desgraciados, estafadores, evasores. ¡La sangre! Se dan la gran vida con el dinero de esta buena gente. ¡El dinero de mi madre! ¡La sangre! ¡Y pensar que todos estos años se la chupabas a los chicos! ¡Libre de impuestos! Levántenlo. Hijo de puta pedófilo. Dime algo, Obispo… …¿quién es el traficante de drogas? ¿El estafador? ¿Tú o yo? Pónganlo ahí. Ven aquí. ¡Mira! Creo que todo saldrá bien al final. Puedes llamar a Jesús. Vendrá y te perdonará por tus pecados. Y mientras lo hace… …quizás también me perdone por los míos. Te estoy hablando, Jesús. Mientras tanto… Patéenlo. Tranquilos. El único motivo por el que te dejo respirar… …es por mi madre. Proverbios :: “Muerte y vida están en poder de la lengua”. Obispo, Dios resolverá esto. Rezaré por ti. Mejor ve al hospital, que alguien te revise. Ahora veo quién eres realmente. Satanás. El diablo en persona. Lucifer, Belcebú. ¡Le quitaste la fe a ese chico! Le quitaste la fe, lo convertiste en un monstruo. ¡Y arderás por eso! ¡Arderás en el fuego eterno! Obispo, ¿reconoce a alguien? No. No. No. Cuatro testigos lo vieron en la cancha de básquet… …comprando el iPad de su nieto… …a uno de estos sospechosos hace tres semanas. Detective, ni siquiera recuerdo el sermón de la semana pasada. Obispo, ¿qué le pasó en la cara? Me corté afeitándome. ¿Habla en serio? Creí que los religiosos decían la verdad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *