93 y medio 93.5 Fm

Emisoras Radio 93 y medio 93.5 Fm en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

Luce linda. Disfrute su están– Hola. Sí, el mesero fue muy amable. ¿Mm? Voy a cenar papas fritas a la francesa, sopa de cebolla y pan tostado a la francesa, creo. ¡Y Un pepinillo! ¿Qué? Sí, todo es muy francés, menos el pepinillo. Todavía lo estoy pensando. No, aún lo estoy pensando. Sí. Bueno, está bien. Te llamaré antes de subirme al avión. Está bien. Sí, yo también te amo. Bueno. Sí, mi amor. Adiós. No sabía que estabas hablando por teléfono. Vi tus pies bajo la puerta. Te recuperaste bien. Estuvo bien. Es muy fácil mentir una vez que empiezas. Bueno, lo siento. Pudiste haberme puesto en una situación muy embarazosa. Sabía que serías ingeniosa y lo fuiste. Sí, pero ¿por qué hiciste eso’? Para verte sufrir. Eso no es muy amable. Quería que él supiera que existo. ¿Él? Jeffrey el cardiólogo. Sabe que existes. ¿Cómo podría no saberlo? ¿No tienen secretos’? No. Nada importante. No. ¿Le dirás que hicimos el amor esta noche? Quizás, algún día. De alguna manera, lo dudo. Jeffrey. Jeffrey el cardiólogo. Hola, ¿Jeffrey? ¿Lo llamo’? No. ¿Lo llamo y le digo lo que hicimos? ¡No! ¿Arruinaría su matrimonio? Tal vez. ¿Por qué lo harías’? ¿Lo arruinaría tanto que no volverías a Londres? No. No tanto, porque tengo un empleo allá, y un perro, y una casa. Y un marido. Y un marido. Hola, ¿habla Jeffrey, el cardiólogo’? Quiero hacer una cita. Me rompieron el corazón. Ah, quieres jugar ese juego. Llamaré a Sarah. Hazlo. ¿Note importa? Realmente, no. Qué horrible. Bueno, así es. Odio esa frase. Suena a muerte. ¿Cómo era tu ex esposo’? Lo sabes muy bien. Refresca mi memoria. No. De veras, no me acuerdo. La memoria empieza a fallar como a los . Era rojo, y algo amarillo. Y negro, rosa, naranja y azul. ¿Qué diablos significa eso? Magenta. Un poco ocre. Morado. Índigo. Turquesa. Quizás un poco de de caf—- ¡Oye! ¿Qué significa eso’? No sé, es lo que veo cuando cierro los ojos. ¡Vamos! Esa es una respuesta boba. Pídemelo bien. Lo amaba. Lo amaba… pero a veces las personas que verdaderamente se aman tienen una habilidad insólita para hacerse infelices el uno al otro. ¿Y ahora? Y ahora soy feliz. Soy feliz. Claro que soy feliz. Claro que soy feliz. Soy feliz. Pero a veces anhelo un poco de sufrimiento. Puede ser extremadamente romántico. Mi ex esposo me hizo locamente infeliz. Eres demasiado amable. No, para nada. Es la verdad. ¿Quieres saber cómo era mi esposa’? ¿Tu ex esposa? Sí, mi ex esposa. ¿Quieres saber? No. No me interesan otras mujeres. Era muy buena en la cama. Vaya. Era muy buena en la cama. Y era una gran amiga. ¿Sabes? Debo confesar que… oí el mensaje. Él llamó, pero no lo oíste. ¿Recuerdas la luz roja’? Me molestó mucho durante el o. ¿Por qué? Quería saber cómo sonaba. ¿Cómo suena’? Como Elvis Costello. Nunca lo había pensado. Tal vez un poco. Extranjero, sofisticado. Lo odié de inmediato. Seguro te caería bien. Lo odié con una pasión de la que ya no creí ser capaz. ¿Por mí? Sí, por ti. Claro que por ti, niñita tonta. Ya no soy una niña. ¿No quieres saber que decía su mensaje? No. Decía que te ama y que te extraña. Y quiere que lo llames antes de salir.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *