Radio 92.9 FM

Radio 92.9 FM, Emisoras Radio 92.9 FM en vivo Colombianas Radio 92.9 FM


Añadir a su sitio.

¡Pasa el balón! Ollie, sustituye a Rade. ¡Ahora! ¡Venga! Vamos. Buen trabajo, Rade. Falta. Número . ¡Vamos! Es la quinta. . ¿Adónde vas? A jugar. Siéntate. ¿Qué quiere decir? Necesitamos a cinco hombres. ¡Siéntate! Entrenador, necesita uno más. Mi equipo está en la cancha. Como quiera. ¿Qué intentas hacer? Sólo tiene a cuatro jugadores. A los que han jugado hasta el final, estoy orgulloso de ustedes. Se han entregado. Sólo diré esto una sola vez. Tienen hasta el fin de semana para pensar si quieren estar en este equipo o no, con la siguiente condición. Lo que digo con respecto a este equipo es la ley, absolutamente y sin discusión. Vamos, chicos. Hagamos lo que dice. Cállate. Cállate tú, Rade. Entrenador, ¿quiere cortarse el pelo? ¿Quién te lo corta a ti? Un servidor. Oh, no. ¿Jugará con tres el próximo partido? No estaría mal, ¡cinco contra tres! Déjeme ayudarla. Se lo agradezco. Soy Opal Fleener. He oído muchas cosas de usted. A mi madre le gusta el baloncesto. Más que gustarme, lo adoro. Déme. Está bien. Yo puedo. Madre, es tarde. Será mejor que nos vayamos. No llueve siempre sobre el mismo tejado, pero no ha dejado de caer agua en el suyo desde que llegó. Creo que es hora de que hablemos. El domingo. A cenar. Acepto. Hábleme de los chicos. ¿Cree que podrá convencerlos? Es un equipo con mucho talento. Está en bruto y sin disciplinar. ¿Qué va a hacer al respecto? Voy a desmontarlo y a construirlo de nuevo. El fuego necesita más leña. Iré por ella. No, no vayas. Baloncesto. Los partidos de mi hermano eran lo más importante para la familia. Mi madre no era capaz de dormir la noche antes. Y si perdían, mi padre paseaba hasta la mañana siguiente. Nunca entendí por qué importaba tanto. No hasta ese extremo. No lo entiendo. ¿Qué haces aquí, viviendo en Hickory? No siempre he vivido aquí. Fui a la universidad, hice el doctorado radio ¿El doctorado? ¿Sorprendido? Suenas como mi padre. Le sorprendió que quisiera irme del pueblo. Decía que volvería. Supongo que tenía razón. ¿Por qué volviste? Las cosas no fueron bien. Papá murió y mi madre enfermó. Tuve que regresar. ¿Nunca has pensado en irte? ¿No has pensado en casarte? Seguro que has tenido muchos pretendientes. Durante todos los años que estuve fuera, había cosas que echaba de menos. Como saber que nada ni nadie cambia. Hace que te sientas fuerte. Y también que los asuntos privados de uno son privados. Muy bien, lo siento. Entrenador. ¿No es un poco tarde para venir de visita? Yo tampoco confiaría en el viejo Rooster. Bonita casa. Buena noche para encender la chimenea. Vaya equipo el que tenía. ¿Conocías ese equipo? Sé todo lo que hay que saber sobre el mejor deporte del mundo. ¿Sabías que radio ? No importa. Un hombre debe hacer lo que tiene que hacer. Mañana juegan contra Cedar Knob. Nadie los conoce mejor que yo. He observado cómo doma a esos potros. Pero amigo mío, no puede jugar todo el tiempo al uno contra uno. No tienen jugadores altos. ¿Cedar Knob? Grandes como ratones. Los marearán como patos. Deben presionarles dentro de la zona. Hagan que tiren desde lejos. Ojo con la caja de zapatos a la que llaman gimnasio. La línea de tiros libres está a , m. Eso bastará. ¿Cómo consiguió tu padre este empleo? El autobús es nuestro. No parece el autobús de un pastor. Al acabar la temporada, lo pintamos de blanco para las festividades, pero en otoño, lo pintamos de rojo. Como decía su revelación. Dios se lo dijo. ¿Que pintara el autobús y fuera el conductor? Son como animales. ¿Quién puede jugar en esta caja de fósforos? Nelson no sabe entrar por la izquierda. Lo sé. ¡Tiempo muerto! ¡Déjenme en paz! Chicos, escuchen. Podemos ganarles. Los postes altos nunca bajan. Lo siento. No puedo evitarlo. Lo sentirás en la banca. Strap, sustituye a Rade. Pasa el balón entre sus defensas. Espera a que Everett y Merle entren en la zona, ¿entendido? Muy bien. ¡Equipo! ¡Falta intencional! ¡Debería echar a ese jugador! No ha hecho nada malo. ¡Eso es una injusticia! No lleva mucho por aquí, ¿verdad? ¡Lo suficiente para reconocer a un árbitro casero! Falta técnica. Bastante tenemos con jugar en esta jaula que llaman gimnasio. ¡Sus jugadores parecen gorilas! ¿A quién llama gorila? ¡A ti, para empezar! Largo. Vamos, chicos. Si quieren seguir jugando, vuelvan a la banca. ¡No quiero verlos de nuevo! ¡No en este partido! ¡Expulsados! Expulsados, los dos. ¡Fuera! Vamos, chicos. ¿Estás bien? Sí. Será mejor que te vayas de aquí. Lo haré lo mejor que pueda. ¡Ya era hora de que te fueras! Le di un buen golpe, ¿verdad? Sí. Sólo un ratito, ¿entendido? ¿Cómo estás? Cansado. Dicen que el corazón me está fallando. ¿Por qué no me lo dijiste? No era necesario. El médico dice que debes descansar. No más partidos durante una temporada. Sí. Tendrás que arreglártelas solo. No pasa nada. Te gusta estar así. Preferiría verte recuperado. Confía en ello. ¿Hay alguien en casa? ¡Identifíquese! Soy Norm. ¿Norm? Sí. ¿Qué hace aquí? ¿Qué le pasó a mi informador? Esta noche jugamos contra Verdi. ¿Verdi? Hablemos. Éste es mi domicilio. Siéntate cerca del fuego y entra en calor. Así que vives aquí. Sí. En el invierno hace bastante frío, pero me las arreglo. ¿Quieres un trago? No, gracias. No te importa que yo sí. Tengo una oferta para ti. Cletus estará de baja un tiempo y quiero que me eches una mano. Te diré todo lo que necesitas saber. No, no lo entiendes. Quiero que seas mi ayudante. Que vengas a los entrenamientos y estés en la banca durante los partidos. ¿Yo? ¿Me quieres a mí? ¿Qué dices? Si cumples las siguientes condiciones. Que te radio asees y radio te afeites. Que llegues puntual a los partidos y que te pongas traje y corbata. Tengo un traje por ahí. De categoría. Me casé con él. Y que estés sobrio. No. Te ha enviado mi mujer. No. ¿Mi hijo? ¿Qué tiene que ver que beba con lo que sé de baloncesto? No puedes beber delante de los chicos. Si huelo una pizca de alcohol en tu aliento, te echo a la calle. No eres quién para decirme eso. Estás avergonzando a tu hijo. No tengo por qué oír eso. Quiero que te vayas. Vete ahora mismo. ¡Tiempo muerto, árbitro! Buen tiro, Rade. Están jugando muy bien. Presionen más al que tiene el balón. Tengan paciencia en el ataque.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *