Radio Vibra 104.9 FM

Radio Vibra 104.9 FM, Emisoras Radio Vibra 104.9 FM en vivo Colombianas Radio Vibra 104.9 FM

Añadir a su sitio.

Volvamos a la granja. Te he preparado un sitio. Te sentirás como en casa. Eso es todo, gracias. Salude a Chester. Hola, Chester. Despídase de Chester. ¿Dices que ese chico Jimmy no ha vuelto a jugar tras la muerte del entrenador? Era como un padre para él. El chico nunca ha tenido una familia propia. Al menos viene al instituto y practica un poco. Aparte de eso, no se relaciona con nadie. No sé por qué insistes tanto en que el chico es insustituible. Según mi experiencia, nadie lo es. Hay algo que no entiendes. Después de años viendo el mejor talento del estado, nunca he visto a nadie mejor que Jimmy Chitwood. Nunca. Me alegro que hayas venido. Creo que va a funcionar. O funciona esta vez o se acabaron las oportunidades. ¿La última vez que entrenó fue hace años? Sí, así es. ¿Dónde? En Ithaca, Nueva York. ¿Qué ha hecho desde entonces? He estado diez años en la Marina. Era primer contramaestre. Parece que necesitará que le echen una mano. Como les he entrenado las últimas dos semanas, le ayudaré hasta que se familiarice con todo. No nos gustan los cambios, así que esta reunión es para enseñarle cómo hacemos las cosas. Confiamos en que sea un hombre bueno e íntegro, temeroso de Dios y con moral cristiana, que siente un ejemplo de liderazgo en los chicos. ¿Cree en la defensa individual o en zona? Siempre hemos defendido en zona. Este año es nuestra única esperanza. Sí. Nuestros chicos son muy bajos para otra cosa, pero recuerde, el año pasado ganamos partidos de y sólo hemos perdido a un jugador. No me interesa hablar de la defensa, ni tengo la más mínima idea de por qué hemos contratado a alguien que lleva diez años en alta mar. Lo importante es que si Jimmy no vuelve al equipo, adiós a nuestras posibilidades. Si se pasa a Terhune, tendremos en grandes problemas. Tiene razón. Jimmy es radio Caballeros. Fue un placer conocerlos. Buenas noches. ¿Srta. Fleener? Buenos días. Oí que anoche no fueron muy agradables con usted. Se me olvida que aquí sólo viven personas. ¿Quiere decir pueblerinos? No dije eso. Pero es lo que pensaba, ¿verdad? Creí que seríamos amigos. Querrá hablarme de Jimmy. ¿Por qué debería? ¿No le han dicho que no ganará sin él? Demasiadas veces en un día. ¿Qué tiene que ver con usted? Yo lo cuido. Su madre está enferma, su padre murió y somos vecinos. Él y yo decidimos que lo mejor para él es que no juegue. Bien. ¿Me ha oído? No jugará. Me parece bien. Lo convencerán de que lo presione a jugar. Bueno, si es así, será la primera en saberlo. Buenos días. Vamos, fuera de la zona. Deja de marear el balón y lanza. Pásala. Ése es el tiro. Fuera. Tira a tablero. Buen tiro. Dos hombres fuera. Tira. No marcarás si no lanzas. Tira desde el exterior. No lo marees. Tira a canasta. Ya está aquí. Creí que podrían jugar minutos, parar y luego otros . Tengo otro programa en mente. Escuche, los chicos están acostumbrados a una rutina. Un entrenador nuevo con ideas modernas podría confundirles. Lo haremos poco a poco. Faltan dos semanas para el primer partido. Primero, seamos educados, ¿bien? Me llamo Norm. Segundo, sus días de entrenador se terminaron. Escuche señor, hay dos clases de idiotas. El que se desnuda, corre por la nieve y le ladra a la luna, y el que hace lo mismo en el salón de mi casa. El primero no me importa, pero el segundo radio Debo lidiar con él. Tradúzcalo. ¿Es una clase de amenaza? No sé por qué Cletus lo ha contratado. Seguro le debe un gran favor. Pero se lo advierto, si estropea a este equipo, me encargaré personalmente de atarle el trasero a una viga radio y meterlo en el tren de mercancías. Deje el balón, ¿quiere, George? Gracias. Agrúpense. Veamos qué cartas me han tocado. Siete jugadores, ¿eso es todo? Seis, porque yo no cuento. ¿Por qué no? Soy demasiado bajo y no muy bueno. Vengo al entrenamiento para ayudar. Me tienen de utilero. Creí que en Indiana todos jugaban al baloncesto. La mayoría, sí, pero no todos valen para el equipo. Sólo somos alumnos en el instituto. Estaré muy solo en el banquillo. Por si no lo saben, soy Norman Dale. He entrenado en universidades durante diez años, pero hace que no toco esto. Aprenderé de ustedes tanto como ustedes de mí. Mis prácticas serán distintas a lo que están acostumbrados, pero como ya verán, todo tiene una razón de ser. El baloncesto es una actividad voluntaria. No un requisito. Si alguien no quiere estar en el equipo, puede irse ya. ¿Me has oído? ¿Yo? Sí, tú. Me preguntaba cuándo empezamos. Empezaremos cuando yo lo diga. ¿Le importa avisarme? Estoy cansado radio Largo. Ahora mismo. ¿Me echa? Sí, y no vuelvas hasta que aprendas a cerrar la boca y prestar atención. Me rompe el corazón. Vámonos de este gallinero. ¿No habías dicho que preferías estar en Terhune? ¡Allá tú! Vamos, gallina. No soy un gallina. Diviértase intentando ganar con cinco radio bueno, con cuatro jugadores y medio. Bien, tomen las sillas y póngalas aquí, en fila. Vamos, pequeño. Vamos, muévanse. ¿Cuándo jugamos un partido? Ni partidos, ni lanzamientos. Eso no es divertido. Mis prácticas no están diseñadas para ser divertidas. ¡Vamos! Ya he visto que saben lanzar, pero el baloncesto es más que eso. Están los fundamentos y la defensa. Vamos, manos arriba. Vamos. Pasa. ¡Pasa! Suelta el balón. Patata caliente. Alto. ¡Alto! Aclaremos el objetivo del ejercicio. Borren esas sonrisas de sus caras. Esto no es gracioso. Los cinco jugadores sobre la cancha son una unidad. Un equipo, ¿entendido? Nadie es más importante que el otro. Pásalo. Pasa, deshazte de él. Vamos, adelante. ¡Vamos, grandulón! ¡Vamos! ¡Cambio! ¡Pasa el balón! ¡Más alto! ¡Vamos, vamos! Vamos. Ningún equipo al que he entrenado se ha cansado ante sus rivales. Con sólo cinco jugadores, no podemos permitírnoslo. ¡Vamos! ¡Rápido! ¡Adelante! ¿Qué desean? Queremos ver a los chicos. Dicen que sus entrenamientos son raros. No practican el tiro y entrenan sin balón. Nos preocupa cómo hace las cosas. Si hacemos esto a diario, estarán en mejor forma que nunca. Esto parece el ejército. Están en el ejército. En mi ejército. Todos los días de tres a cinco. Los entrenamientos están cerrados a extraños. No quiero ninguna distracción. ¿Extraños?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *