Radio Minuto de Dios FM 107.9

Radio Minuto de Dios FM 107.9, Emisoras Radio Radio Minuto de Dios FM 107.9 en vivo Colombianas Radio Minuto de Dios FM 107.9


Añadir a su sitio.

Por qué eres así? ¿Qué te pasó? ¿Qué te pasó? En algún momento habrás sido una persona normal. Tenías una familia. Una madre. Tenías una hermana. ¿Qué pensaría radio si supiera cómo es su hermano pequeño? O puede que ya se lo hayas hecho ver. ¿Es eso? ¿Eso es lo que pasó? Ya veo que has encontrado la foto. Sí que se parece un poco a mí, ¿verdad? Es increíble lo que se puede comprar en una venta de garaje. Estás aquí por una razón, Mallory. No es más casualidad que nuestro encuentro en la carretera. Y solo hay una forma de salir de esto. Tienes que aceptar tu responsabilidad. Tomar las cosas, en tus propias manos. Y ahora me encantaría quedarme a charlar, pero tengo que irme. Aunque volveré para decirte las buenas noches. Suponiendo que sigas aquí. ¡Carajo! ¡Mierda! ¡Carajo! Carajo. No. Carajo. Mierda. Ay Dios, gracias. Interrumpimos el programa con un aviso meteorológico urgente. Se recomienda a los vehículos tomar rutas alternativas radio para evitar inundaciones severas. Estamos tomando medidas de urgencia. Siga sintonizado para más información. Ahora regresamos a su programa. ¡Ayuda! ¡Ayuda, estoy aquí! ¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Ayuda! Hola, Mallory. Soy yo. ¿Lo has intentado? Mallory. No pensé que tuvieras valor. ¡Jesús, con un carajo! ¿De qué te ríes? Las llaves del auto. ¿En serio? ¿Ese es tu plan? En realidad, tenía pensado cortarte la garganta antes, pero no se puede tener todo. No te va a servir de nada. ¡Vete al diablo! Supongo que te crees bastante astuta. No hay nadie. ¡La carretera está abandonada! ¿Ah, sí? ¡Eso no es lo que he oído! Te vas a arrepentir, te lo prometo. ¿Y qué carajos estás esperando? ¡Maldita sea! ¡Dios! ¡Ayuda! ¡Ayuda! A todas las unidades. ¡Jesús! Han denunciado una desaparición. Buenas tardes, Oficial. Hola. ¿Problemas de auto? ¿Le llamo una grúa? Creo que no hace falta. ¿Seguro? Créame, no le interesa quedarse aquí radio atrapado, si empeora el clima. Puede apostarlo radio ¿Quiere intentarlo? ¿Por si acaso? Haré eso. ¿Pasa algo? ¿Puede creer que me he dejado las llaves dentro? Hoy no es su día, ¿cierto? Oiga ¿cree que podría darme un aventón? Tengo un repuesto en la cabaña del río. ¿En casa de los Goldman? Sí, ¿conoce a Bill y a Sue? Claro. Claro. Sí, suba. Le llevo. Bueno, deme un segundo. De acuerdo. ¿Ha radio ? ¿Ha oído eso? Mallory Rutledge. Mujer caucásica, . metros, kilos, ojos azules. Ha venido de ahí. La vieron por última vez viajando de San Francisco a Denver radio en un Ford Bronco de . Podrían haberla retenido contra su voluntad. Si alguna unidad la ve, manténgase a la espera e informe a un supervisor de servicio. ¿No se lo habrá imaginado? No. Mierda. ¡Ayuda! Oiga, está empezando a llover a mares. ¡Ayuda! Sí. Sí, tiene razón. ¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Por favor, estoy aquí! ¡Carajo! Buena atrapada. Buenos reflejos. Vamos. Maldito clima. Me está volviendo loco. Mujer caucásica rubia, . metros, kilos. Rubia, ojos azules. La vieron por última vez viajando de San Francisco a Denver. ¡Vuelva! ¡Vuelva, por favor! ¡Por favor! ¡No! ¡Dios! Con un carajo. ¡No! ¡Mierda! ¡Carajo! ¡No! ¡Dios! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡No, Dios! Vamos. ¡Mierda! ¡Mierda! ¡No! ¡Dios! ¡No! ¡No! Carajo. ¡Qué carajos! ¡Mierda! Carajo. Mierda. ¡Suéltame! ¡Ayuda! ¡Suéltame! ¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Mierda! Carajo. ¡Ayuda! Ves. Mi padre era predicador. Siempre que me portaba mal, que no era muy a menudo, me llevaba al establo y me ataba así. Y me dejaba allí. Todo el día, toda la noche. Tú te paraste a ayudarme. Yo no te lo pedí. Tampoco pedí a la familia que me invitara a entrar. Ustedes me metieron en esto. Tú decidiste pararte. La gente va por la vida tomando decisiones radio que cree que no tienen consecuencias. Yo estoy aquí para demostrarles que sí las tienen. ¿Y bien, Oficial? ¿Tiene algo que decir? Vete a la mierda. Eso ya me gusta más. ¿Necesita ayuda, señora? ¿Su auto tiene algún problema, señora? Licencia y registro por favor. Licencia y registro. Cállate, Katie. Te dije que no hicieras ruido allí abajo. Buenas tardes, señora. Licencia y registro por favor. Bajo en un minuto. Está bien, ¿de acuerdo? Está arriba. Ayúdame, por favor. Está bien, está bien. Rápido. ¿Todo bien por aquí? Ya hemos hablado del ruido, ¿no? Creí que teníamos un acuerdo, pero si quieres discutirlo más, seguro que encuentro aguja e hilo. ¡No la toques, maldito! Muévete o respira y estás muerto. ¡Suéltame! ¡Katie, corre! ¡Corre! ¿Mallory? ¿Mallory? ¿Mallory? Realmente estas llena de sorpresas. Hacía mucho que no me divertía tanto. En serio, tengo que darte las gracias por eso. Pero tengo curiosidad por saber cómo conseguiste salir. Creí que ibas a morir allí. De una forma u otra. Puede que estaba destinado a ser. ¡No! ¡Aléjate de mí, carajo! No puedes huir del destino, Mallory. ¡Mierda! ¡No! Por mucho que lo intentes. ¡Casi! ¡Aléjate de mí, carajo! Esperaba que acabara así. Siempre supe que pasaría de esta manera. ¿Sientes que este es tu destino ahora? Mallory. Sé que estás ahí. ¡Carajo! ¡Carajo! Está bien. Eso se ve doloroso. ¿Necesitas ayuda? No creo que te des cuenta en cuantos problemas estas metido. Estás sangrando un montón. No te has cortado la arteria femoral, porque la verdad, ya estarías muerto radio para ahora, si lo hubieras hecho. ¡Vete al diablo! Pero vete a saber el daño que te has hecho. No se ve bien. Y ahora me encantaría quedarme a charlar, pero tengo que irme. No quiero que pienses que soy injusta. Así que te devolveré la misma oportunidad, que me diste tú a mí. He estado pensando en lo que me dijiste. Sobre el destino. Puede que tuvieras razón.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *