Radio Candela Estéreo FM 101.9

Radio Candela Estéreo FM 101.9, Emisoras Radio Radio Candela Estéreo FM 101.9 en vivo Colombianas Radio Candela Estéreo FM 101.9

Añadir a su sitio.

con el comisionado? No, en absoluto. He sido yo quien le ha llamado. Es por el incidente de ayer. Correcto. Sabe que tiene derecho a que esté presente un representante sindical. No necesito un representante. Como quiera. Quiero que me cuente sobre el altercado que hubo entre usted y el sargento Mulvey. Ya he hablado con él. ¿En serio? Tenía mucho que decir sobre usted. Uno, le empujó. Dos, desobedeció sus órdenes. Llegamos a la escena. Un delincuente armado estaba en el interior, con una niña de años. Quise pedir refuerzos y esperar a la Unidad de Emergencias, contener al delincuente en el interior hasta que llegaran. No había motivos para entrar, con las pistolas desenfundadas. Pero él es sargento. Era un caso de libro sobre una negociación de rehenes. Pero desobedeció órdenes. Le pedí que no entrara. Aun así decidió entrar, así que entré con él. Y le empujó. Puede que me pusiera un poco físico radio ¿Puede que me pusiera físico? Eso fue después de que todo terminara. ¿Habría actuado de forma diferente? Como policía, habría hecho exactamente lo que hiciste. Pero si hubiera sido Mulvey, te habría destrozado por insubordinación. Hola. ¿Trabajas aquí? Soy el conserje. Buscamos a Thomas Wilder. Nunca he oído hablar de él. ¿Estás seguro? No hay nadie con ese nombre. Se habría mudado hace un par de meses. ¿Puede que esté visitando a alguien, subarrendando? Ya se lo he dicho, no conozco ese nombre. ¿Reconoce a este hombre? ¡Sí! Es Danny Reagan. ¿Danny Reagan? Sí, un tipo encantador. El inquilino perfecto. Paga en efectivo. Y es muy tranquilo. ¿Dónde podemos encontrar a este tal Danny Reagan? Creo que se marchó hace cosa de una hora. Vale, ¿qué piso? Cuarto C. Necesitamos la llave. Sí, pero no puedo radio ¡Deme la llave! Ve por detrás. Ten cuidado. Todo despejado. Regresa. Recibido, compañero. ¿Sí? Hola de nuevo, detective. ¿De verdad creía que sería tan estúpido como para quedarme en ese piso el tiempo suficiente como para que me encontrara? No radio pero creí que serías lo suficientemente hombre como para venir a encontrarte conmigo cara a cara. Los intentos por hacerme sentir humillado no funcionarán, aunque aplaudo el esfuerzo. Tengo entendido que ha hablado con mi madre. Lo he hecho. Dijo que estabas loco. Bueno, ella debería saberlo. Sabes que voy a encontrarte, ¿verdad? Qué pena que no me hayas encontrado a tiempo para evitar que la pobre Danielle Levine encontrara su final. Ella presentó batalla. No como tú radio ¿cuándo no te enfrentaste a tu padre y evitaste que te golpeara? ¡Para! ¡Cállate! Supongo que por eso te excita golpear a pobres mujeres indefensas. Tiene una mujer preciosa. ¿Qué has dicho? Se fue esta mañana a las ocho y cinco. Y tus dos hijos, se fueron a las ocho. Te mataré, ¿me has oído? ¡He dicho que te mataré! Que pase un buen día, detective. ¡Oye! Solamente les tendremos vigilando la casa hasta que detenga a este tipo. Tendré otro coche vigilando la zona, ¿de acuerdo? Solamente como precaución, no hay nada de qué preocuparse. Lo bueno de llevar casada años contigo es que sé cuándo estás mintiendo. No estoy mintiendo. Estoy siendo precavido. Bueno, esos años siendo la mujer de un policía también me dicen que no tendrías a dos coches patrulla fuera las horas, además de un policía escoltando a los niños, a menos que estuviéramos en peligro de verdad. Ya me conoces, no me gusta correr riesgos. Al menos en lo que se refiere a vosotros. No, solamente contigo mismo. No hay nada por lo que preocuparse. ¿Nada por lo que preocuparse? ¿Ahora que sé que estás intentando detener a un tipo que ya ha matado a media docena de mujeres? ¿Un chulo que te llama al trabajo para reírse de ti? Venga ya, no es que sea un genio del crimen o algo así. No es más que un delincuente. A mí me parece que es un genio del crimen. Bueno, voy a atraparlo. ¿A qué coste, Danny? La cuestión es que no hubo ningún muerto, ni ningún herido. No, señor. Pero radio eso fue a pesar de sus acciones, no gracias a ellas. ¿Señor? Normalmente, en una situación como esta, con un delincuente armado atrincherado en una casa con un rehén, es un caso de manual para llamar a la Unidad de Emergencias y a los negociadores y quedarse esperando hasta que llegan. Pensé que intentar rescatar a la niña era lo más importante. Pero hay algo a lo que no he dejado de dar vueltas porque, de hecho, la puso en más peligro por entrar como lo hizo. Siéntese. Esto es ridículo. Créame, en ocasiones hay que saltarse las normas, pero no creo que esta fuera una de ellas. ¿Me está llamando al orden? Sabe qué, a decir verdad, me pregunto por qué no presentó una denuncia por insubordinación al agente Reagan. No lo entiendo. Desobedeció una orden directa. Yo le habría despellejado vivo. Pero usted ni siquiera le denunció a su comandante, ¿por qué no? Es el hijo del comisionado. No creo que ése fuera el motivo. ¿Y eso por qué? El mes pasado, redujo a un trastornado con un cuchillo. Hace ocho meses, saltó a las vías del metro después de que un ciclista colocado se cayera en ellas. Hace seis meses, fue el primero en llegar a un atraco a mano armada que ni siquiera se produjo en los límites de su comisaría. Salvé vidas. ¡Y puso en peligro las vidas de otros, incluida la suya propia! ¡Cinco veces en los últimos doce meses! A mí me parece que desea morir. ¡No pienso quedarme aquí sentado y disculparme por ser un policía proactivo! Si no le conociera mejor, yo diría que parece que está buscando que le maten. Tengo una foto suya de hace seis meses. Parece que ha perdido casi kilos. Con el debido respeto, señor, tengo un expediente inmaculado. Deje ya de mentir. Esto no es por su expediente. ¿De acuerdo? ¿Qué está pasando? ¿Está tomando drogas? Puedo hacer que le hagan las pruebas. Tengo cáncer de páncreas. Me quedan seis meses de vida. Y llevas diez años en el trabajo, lo que significa que si mueres, tu familia no tendrá seguro médico. Pero si me matan en el cumplimiento de mi deber, estarán mejor cuidados. Ellos radio conseguirán que les paguen. Y tú morirás como un héroe. Todo son ventajas. Sabes, lo lamento por ti. Pero sabes que no puedo permitir que pongas vidas en peligro.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *