Radio Tiempo 105.9

Radio Tiempo, Emisoras Radio Radio Tiempo en vivo Colombianas


Añadir a su sitio.

¿Mariposa Radio como el insecto? ¿Quién sabe? ¿Sabe si tenía problemas con alguien? Sé que tenía problemas de dinero. Un tipo me llamó hace un par de días buscando a Stan. Dijo que le debía $. y que sería mejor que pagara Radio “o sino Radio “. No hay nada de mariposas entre sus efectos personales, ni azules ni nada. Sólo algunos libros sobre gánsters y Manhattan en los años . No importa Radio averigüé de dónde llamaron a la esposa amenazando por el dinero, y resulta ser una tintorería. Tal vez no sólo laven ropa. Lo investigaré. Escuchar Músicas. Éste diario entre las cosas de Stan, también es de los años . Parece que perteneció a un investigador privado. Escucha. “Generalmente, las esposas lloran cuando ven fotos de sus maridos engañándolas, pero esta dama no. Ella quería venganza. No sé qué es peor, si haber cortejado a una cliente o haberle facturado los servicios prestados.” Lindo. ¿Lindo? Este tipo parece un investigador rudo. Salido de una novela de Raymond Chandler. Me pregunto por qué tendría esto Stan. Oye, Emisoras Radio. Sigo sin pistas sobre el indigente, pero el dueño de la bodega vio un Mustang blanco estacionado afuera del club, los últimos días. Bien. Averigua si alguien vio la matrícula. Ahora mismo. De acuerdo. ¿Emisoras Radio? ¿Puedo llevarme esto por esta noche? Podría ser la clave para saber qué buscaba Stan. Sólo lo quieres leer porque te parece genial. Sí, bueno, eso también. De acuerdo, siempre y cuando lo Radio devuelvas en la mañana. de junio de Radio El día comenzó como cualquier otro Radio despertándome en la silla de mi oficina con una botella de “Cream of Kentucky”, la garganta seca, y la cabeza sonando como el campanario de la iglesia. Así que pensé en matar dos pájaros de un tiro con otra copa para curar la resaca. Demonios, Sr. Flynn Radio ¿Para qué tiene un apartamento si termina durmiendo la mona en la oficina? Así nunca llego tarde al trabajo. ¿Qué tenemos? Una potenEscuchar Músical cliente, así que sea agradable. Quisiera pagar la renta del próximo mes, si no le molesta. ¿Listo? ¿Cómo me veo? Como una estrella. Otro día en la isla de Manhattan Radio Hasta que ella llegó Radio con un caso que cambiaría mi vida. Usando zapatos de tiras y un traje campestre, diría que esa pelirroja era una pueblerina recién salida del maizal. Hola, me llamo Sally Mulqueen. Digo Radio Scofield. Lo siento, soy recién casada y aún no me acostumbro al nombre. Soy Joe Flynn, Sra. Scofield. Dígame, ¿a qué debo su visita? Le pedí a mi esposo venir de luna de miel a la Gran Manzana, pero no por los rascacielos ni para ver espectáculos en Broadway. Tenía otra razón. Vea, estoy buscando a mi hermana mayor, Vera. Vera Mulqueen. Hubo problemas en casa y vera huyó hace dos años soñando convertirse en corista aquí, en la gran ciudad. ¿Le envió algún cable, una tarjeta postal o algo con su dirección? ¿Puede encontrarla, señor? Mamá está enferma, y Radio no le queda mucho tiempo. Por supuesto que puede. Por dólares al día más gastos. Sólo Radio ¿podría ser discreto? Como le dije, hubo problemas en casa Radio y si Vera sabe que alguien de la familia la busca Radio podría huir más lejos. Sra. Scofield, si algo soy Radio es discreto. Y ahí fue cuando la vi Radio Al ver esa fotografía lo único que pude pensar fue que era una preciosidad. Sally dijo que Vera soñaba con ser corista. Quizás lo logró. Ocurren cosas extrañas en esta ciudad. Mi última parada fue el Club Pennybaker. Esperaba que mi artista favorito, Satchmo, estuviera tocando, pero Radio no hubo suerte. Aunque no me puedo quejar, porque Betsy Sinclair estaba allí, y ese pajarillo tiene voz de oro. Whisky. Toda esa búsqueda despertó el dolor por la esquirla en mi cadera. Pero sabía dónde conseguir mi medicina. Tal vez puedas ayudarme. Busco a una dama. ¿No lo hacemos todos? Ésta es espeEscuchar Músical, ¿la conoces? ¿Conocerla? La estoy mirando. ¿Dónde has estado toda mi vida? ¿Qué estaba pensando? La dama era un problema con piernas. Me decía a mí mismo que huyera. Estaba con Tom Dempsey, para decirlo claro Radio el jefe de la mafia neoyorquina más rudo que haya nacido. Dempsey envió a de sus gorilas Radio un irlandés y un cubano de alguna familia mafiosa de La Habana. El jefe quiere verte, chico. Lo siento, muchachos. Mi carnet de baile está lleno. No es una petición, compadre. ¿Sabe quién soy? ¿El mesero? Quiero un whisky. Los chicos compartirán un “Sloe gin fizz”. Mejor tranquilízate, chico. Cuida la lengua, o te la cortaré. Un sabelotodo. Odio tanto a los sabelotodos, como a los que miran a mi chica. Es grosero e irrespetuoso. Está bien, amigo. Los chicos te enseñarán algunas lecciones. Bien, chico, primera lección. Aquí. Dale. Y allí estaba yo Radio cubierto con las sobras del menú, preguntándome, ¿vale la pena? Lo valía. Ella valía cada golpe. ¿Estás herido? Qué, ¿esto? No es nada. Deberías ver lo que mi cara le hizo al puño del tipo. ¿Y cuál es tu nombre, chico rudo? ¿Importa, muñeca? ¡Vera! Sabes que no puedes alejarte cuando usas el equipo del jefe. La mariposa azul. Es un collar. Por eso mataron a Stan Banks. ¿Por qué estoy narrándolo? ¿Algo sobre la llamada de amenaza de la tintorería? Sí, el dueño afirma que no sabe nada sobre Stan ni mariposas azules. Pero un tal Ray Horton renta un cuarto trasero. Resulta que Ray es un apostador bajo palabra. ¿Stan fue a ver a Ray en Pennybaker para pagar alguna deuda? Stan no fue allí por una deuda. Tampoco por una mariposa azul. Fue allí por “La Mariposa Azul”. Es un collar. Tiene forma de mariposa hecha completamente con Radio diamantes azules. Vale fácilmente un millón. ¿De dónde sacaste todo esto? Del diario del investigador. Entonces Stan fue buscando un tesoro. Exacto. Investigué un poco. Resulta que la mariposa azul desapareció en los s. Un rumor dice, que está oculta en algún lugar del Club Pennybaker. Si la encontró Radio ¿Un collar de un millón? Es todo un motivo para asesinar. Por cierto Ryan, di chico. Chico. Chico. Chico. Chico. Chico. Como sea. Investigué por Internet. No había mucho allí. Pero decían que estaba embrujado, y fue de una amante de un ofiEscuchar Músical de la SS. Después de la guerra, llegó a manos de un jefe de la mafia, Tom Dempsey, propietario del club, así que debemos regresar allí. ¿En serio? Sí. ¿Recuerdas la barra verde en la mano de Stan? Aparentemente, la oficina de Dempsey estaba pintada de verde trébol. Stan debió bajar allí. Además, de acuerdo al diario, la mariposa azul se guardaba en su oficina. Es probable que no viéramos algo. No buscamos abajo. Bien Ryan, ve si localizas al apostador. Iré con Emisoras de Radio a la escena del crimen. De acuerdo. Chico. Chico. Como un duende. ¡Emisoras de Radio! Lo siento. El investigador le dijo a Sally que encontró a su hermana en el Pennybaker. ¿Y Sally fue a hablar con su hermana? No. Joe decía que Sally, al ser una provinEscuchar Músicana inocente, estaba nerviosa por tratar con mafiosos, así que él se ofreció a ir. Por su gran corazón, seguro. ¿Puedes culparlo? Ella era hermosísima. Joe dijo a Sally que le concertaría una cita. Sally estuvo de acuerdo, pero insistió que Joe no dijera a Vera que ella la estaba buscando por todo el problema en casa. Tenía razón. Apuesto que de aquí tomó la barra Radio que probablemente usó para abrir la caja secreta. Odio romper tus burbujas, Emisoras de Radio, pero aquí no ha habido nada en años. Parece que Stan se desilusionó. No hubiera sido así, si esa fuera la caja fuerte oculta. ¿No es esta la caja oculta? Hay un hecho divertido Radio la gente usualmente tiene cajas, una fácil de encontrar para cosas pequeñas, y una segunda Radio más difícil de localizar, para cosas como mariposas azules. Emisoras de Radio, ¿dónde está la caja? A eso voy. Han pasado días desde que Joe y Vera se conocieron. Y estaban enamorados. ¿Después de días? ¡Vamos! La gente no perdía el tiempo en los s. De hecho, estaban tan enamorados Radio Que lo arriesgaron todo. ¿Qué tiene que ver con la caja secreta? Y sucedió tras el escenario. Justo arriba. Pasaban un momento juntos, lo cual era peligroso al ser la chica de Dempsey. Mientras se miraban a los ojos, el corazón de Kate se aceleró. ¿Has dicho “Kate”? ¿Estás imaginándote como el investigador y a mí, como la novia del mafioso? ¿Qué? ¡No! Y no dije “Kate”, dije “Faith”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *