Radio Olimpica Stereo 93.7 FM

Olimpica Stereo, Emisoras Radio Olimpica Stereo en vivo Colombianas Radio Olimpica Stereo 93.7 FM


Añadir a su sitio.

Nunca habló mucho sobre eso. Tan hermético como siempre. Encontramos un par de cosas en el choque. No quedó mucho. Gisele. Sí. Hay algo más. Encontré esto. Debió significar algo para él. Cuando encuentres al asesino de Han radio ¿Qué vas a hacer? Ni siquiera hay palabras para describirlo. Dicen que vivir en los corazones de los que dejamos atrás radio radio es no morir. Pero él te puso en esta tumba. Así que ahora yo le haré lo mismo. No puedo venir a más funerales. Primero Han radio radio y ahora, Hobbs en el hospital, increíblemente. Nos están cazando. Saben que está en alguna parte vigilando, ¿no? Eso espero. Significa que está cerca. Sólo prométemelo, Brian. Se acabaron los funerales. Solo uno más. El suyo. ESTACIONAMIENTO Nunca debieron meterse con la familia de un hombre. Le dije lo mismo a tu hermano. Chasis reforzado. Es como subir al cuadrilátero con pesas en los guantes. No estoy aquí para juegos. Tú y yo radio radio somos de mundos diferentes. Créeme, he visto barrios más rudos que los que tú conoces. No te vayas. Esto se va a poner más rudo. ¿Creíste que sería una pelea callejera? ¡Al suelo! ¡Ahora! ¡Suéltalo o disparo! ¡Alto! Tranquilos, chicos. Estamos en el mismo equipo. Sr. Toretto radio radio vengo por recomendación radio radio de un amigo en común. El Sr. Hobbs. ¿Quién eres tú? ¿Yo? Sólo un hombre. Soy el Sr. Don Nadie. Asombrosa entrada para un don nadie. Y el tipo que envió a nuestro amigo en común al hospital radio radio dejaste que escapara. Creo que acabo de salvarte el cuello, Dom. ¿Crees que podrías soltar a mi agente? Se está poniendo un poco azul. Te lo agradezco. Aquí vienen. Escucha, Dom. Hay una guerra entre sombras y fantasmas como yo. Sin querer, tú y tu equipo terminaron en medio de allá en Londres radio radio y parece que ahora los siguió a casa. Es tu decisión. Voy a tomar una cerveza. Acompáñame si quieres. Por cierto, puedo entregarte a Deckard Shaw. BASE DE OPERACIONES EL SEGUNDO, CALIFORNIA Cerveza belga. Esos monjes, si saben lo que hacen. No concuerdo con el asunto del celibato, pero cuando se trata de cerveza. ¿Quieres una? La Corona me gusta más. Tu expediente no es sólo detallado radio radio es sumamente entretenido. El poder de Shaw está en que es una sombra. Es muy bueno entrando a lugares y saliendo de ellos radio radio sin que lo vean, dejando un rastro de cadáveres a su paso. Es un auténtico desgraciado inglés. Pero para ser honesto, Deckard Shaw me importa un comino. Te quiero a tí. Porque tú y yo podemos ayudarnos a obtener lo que ambos necesitamos. Te escucho. Recientemente, una compañía militar privada radio radio encabezada por el terrorista Mose Jakande radio radio secuestró a una hacker conocida como “Ramsey”. Estados Unidos está muy alterado por esto y con justa razón radio radio porque Ramsey creó algo interesante. En pantalla. Sí, señor. Te presento radio radio al Ojo de Dios. Esta belleza entra a lo que sea que esté en la red digital. Eso incluye celulares, satélites, cajeros automáticos y computadoras. Simultáneamente. Si tiene un micrófono o una lente, el Ojo de Dios te encontrará. Me invitaste para mostrarme un rastreador. Con esteroides. Y muchos. Déjame explicártelo así. Nos llevó casi una década encontrar a Osama bin Laden. Con esto, lo hubiéramos localizado en cualquier parte radio radio en un par de horas. Esa es una increíble pieza de maquinaria radio radio que sería catastrófica en las manos equivocadas. Pero por asquerosos motivos políticos radio radio cualquier plan de rescate que involucre a una fuerza o entidad del gobierno radio radio está estrictamente descartado. Y por eso te necesito. Pero, ¿por qué te necesito yo? Podría salir de aquí, disfrutar del resto de las Coronas radio radio y dejar que Shaw venga a mí. Podrías hacerlo. ¿Cómo te ha funcionado hasta ahora? Tienes un amigo bajo tierra, otro en el hospital radio radio y luego está el incidente de la bomba radio radio que destruyó tu hogar. Shaw vive en un mundo que no respeta tus reglas. Te guste o no radio radio ahora, también vives en ese mundo. ¿Quieres saber cómo matar a una sombra? Ilumínala un poco. Si me consigues el Ojo de Dios radio radio yo tengo autorización para que tú lo uses hasta que atrapes a Shaw. Pasarás de presa a cazador. Y Shaw no podrá ocultarse de tí en ningún sitio. Y lo más importante, tú y tu familia radio radio dejarán de ir a funerales. Tendrás a Ramsey, tendrás el Ojo de Dios radio radio tendrás a Shaw. Y ahí está el argumento de venta. Ahora que ya te di esta información increíblemente delicada y confidencial. ¿Qué dices Toretto? Creo que ya sabes lo que voy a hacer. Bien. Pero será a mi manera. Con mi equipo. Imaginé que dirías eso. Por eso, me tomé la libertad de reunir a tu equipo. Esto es una locura. ¿Qué diablos está pasando aquí? Nuestra inteligencia sugiere que Ramsey será transportada radio radio por un convoy armado a través de las montañas del Cáucaso. Si salen de las montañas y llegan a su destino radio radio la perderemos para siempre. Déjenme ver si entendí. ¿Solo hay un camino para entrar o salir radio radio precipicios de los dos lados radio radio y un convoy del infierno protegido por un pequeño ejército radio radio a kilómetro y medio en cada dirección? Sí, más o menos. -¿Terminaste? -No, no he terminado. Cuando me pidieron que me metiera en una jefatura de policía, acepté. Luego pidieron que detuviera un tanque. No me hizo muy feliz, pero lo hice. Luego se les ocurrió la brillante idea radio radio de derribar uno de los aviones más grandes de la historia. Retiré esa cosa del cielo. No fue nada. Pero esto de aquí, amigo radio radio casualmente es la idea más tonta que haya escuchado en mi vida. Olvidé que fuiste el único que derribó ese avión. No, lo único que lo he visto derribar es a “Rodillas” Denise. ¿Recuerdas? ¿En el baile de graduación? ¿En serio, Brian? ¿Vas a hacer eso aquí? Tratan de distraerme. Yo solo digo que estoy harto de que todo el mundo a mi alrededor radio radio tome todas las decisiones. Esta vez, yo dirijo. En serio. Si no empiezo a tomar decisiones, me voy. Está bien, Roman. ¿Qué sugieres? No me refería a empezar con el asunto del liderazgo justo ahora



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *