La Voz del Joropo

Emisoras Radio La Voz del Joropo en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Tel:3227300808
Aquí. Mac, nos superan en hombres y en armas, trae tu culo aquí. Kat, lo siento. Debo salir. Espera, ¿qué? Volveré. Necesito que te quedes y te alejes de la ventana. ¿La ventana? Ponte atrás mío. ¿Cómo sabemos.? La última vez que el director me habló, no fue a través de una IA en el laboratorio de Teslia. Recibiste un mensajero. Pero no era un niño. Me dijeron que mi madre tenía muerte cerebral, pero que tomaría tiempo. Quería estar con ella. Anoche me habló. Escúchame con atención. Dile que el acuerdo que hizo es mañana de otoño no fue con su Dios, sino conmigo. Mamá. Esas fueron sus palabras exactas. Murió en ese momento. No es algo que vaya a olvidar. ¿Señor? Este es el día. Abajo. ¿Cuántos? Demasiados. ¿Dónde está Wakefield? Intenta conseguir apoyo de viajeros. Quizás podemos entrar y refugiarnos. No dispararemos. No será nuestra decisión. El director no cesó el Protocolo . Al carajo con eso. Están a las seis también. Señor, esperamos su orden. Señor. ¿Señor? Todas las unidades cesen. Operación cancelada. No vayan. Todas las unidades bajen las armas y retrocedan por orden del director Stevenson. Se van. ¿Qué? Es cierto. ¡Todos, muévanse! Bueno, señora. Es libre de irse. ¿Ir adónde? No tengo idea. ¿Es una broma? Esa mañana de otoño también estaba en un hospital. Mi hija Claire moría de una forma inusual de cáncer. Quedaba muy poco tiempo. Ella le habló. Salvaré su vida, pero un día ajustaremos cuentas. Nunca le conté a nadie. Comenzó a mejorar la mañana siguiente. Creí que era un milagro. ¡Papá! Fue una milagro. El director la curó. He leído informes de su tecnología avanzada. Me mantiene despierto de noche. Me pregunto qué los hizo desistir. Debo creer que el director tuvo algo que ver. Bueno. ¿Qué ocurre? David, te dije que te quedes en el cuarto. Sí, pero no lo hicimos. Un torpe agente novato se entusiasmó de más. De verdad, no fue nada. ¿Por qué no te creo? Tomó la decisión correcta, señor. Veremos. Así que. ¿Qué hacemos ahora? Podemos esperar hasta que vuelvan a abrir mañana. A ver, ocho horas se pasan volando. De eso nada. Es un cifrado. Tal vez un “Código de César”. ¿Un código de qué?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *