La Cariñosa Duitama

Emisoras Radio La Cariñosa Duitama en vivo Colombianas La calidad y la emisión continua.

Añadir a su sitio.

¿Jaweed? Jaweed. No te creo. Aparentemente. ¿Tú lo harías? ¿Irías hasta allá? Sí, claro, si vale la pena. Sí, pero ¿cómo sabes si vale la pena? Rayos, no lo sé. Por eso bebemos, nos drogamos y nos cogemos a extraños en los baños de restaurantes. LLAMANDO A CHRIS Kim, ¿estás bien? ¿Qué sucede? Rayos. Lo lamento, ¿qué hora es? No lo sé. Estoy en Seattle. Creí que te dispararon en una boda o algo así. ¡Por Dios, Kim! No. Lo siento. Bueno, te iba a decir… Ven a visitarme. ¿En Afganistán? ¿En serio? Tengo millas acumuladas. Volarías en primera clase. Debo revisar un calendario. Este mes no será posible. Estaré aquí hasta el . Pero cuando regrese quizá… ¿Quién está en tu cama, Chris? ¿Qué? No, esa es mi maleta. Mira al espejo, pedazo de . Dios mío. Hijo de . No puede ser. ¡Increíble! ¡Cálmate! Escucha, no has venido a casa en meses. ¡Olvidaste mi cumpleaños! Claro, es mi culpa. Chris, eres un genio. Hasta mantuve con vida a tus plantas estúpidas, ¡pero tú dejaste que esta relación se marchitara y muriera! ¿Ya tenías pensado qué decir? ¿Qué? ¡Cobarde! ¿Sabes qué? Diviértete en Seattle. Ve al Museo de Rock ‘n’ Roll. Es un asco. Encajarás perfectamente. ¿Esto es un chiste? Fahim. Pidamos otra asignación. Porque quiero irme de Kabul. Solo necesito salir de Kabul. Necesito “tiempo para mí”, exactamente. ¿Lo ves? Te dije que esa revista te ayudaría a comprender más a las mujeres. Oigan, ustedes son -, ¿cierto? ¿Conocen al cabo Coughlin? No, señora. Lo siento, pero solo he estado aquí por un par de meses. Señora, si pone un pie frente al otro, habrá menos posibilidad de que pierda ambos si chocamos con un IED. Vides, prepárate. Sin duda perdemos la guerra cuando se trata de este pozo en particular. Juro por Dios que si explotan otro pozo, me quitaré otro par de botas. Es como un juego de sillas musicales. ¿Tengo que comprar un vestido para tu boda? No. Cualquier cosa que uses en Kabul está bien. ¿Sí? Sí. Solo te pido que te asegures de que mi amiga esté allí. Tu amiga soy yo. Entiendo. ¡A los vehículos! ¡Dios, Stern! General, disculpe. General, ¿tiene un momento? Ahora no, Baker. Es solo… Los talibanes no son los que destruyen el pozo de aquí. Las mujeres del pueblo son las que lo destruyen. O así es como me han dicho. Cavamos ese pozo muchas veces, para que las mujeres no tengan que caminar hasta el río. Pero sí quieren caminar hasta el río. Es su única oportunidad de ser sociables y chismear, ya sabe. Pasar el rato. Creo que tienen varias minas terrestres soviéticas, activan una y la lanzan al pozo. ¿Alguna vez has sentido que manejas la caseta de peaje y alguien te engaña para que los dejes pasar gratis? No. No sé cómo se siente, pero supongo que debe pasar. Las mujeres obviamente no quieren que los hombres sepan sobre esto, así que desean que ustedes se rehúsen a reparar el pozo esta vez. Bueno, tienen suerte. Justo eso le dije al mulá, así que… Bien hecho, Baker. ¡Bravo, general! La infantería de marina dice “Hurra”. La fuerza naval dice “Bravo”. No lo confundas. Entendido. Que tenga un buen viaje. Kim. Kim. Lo siento.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *