Radio Uno Villa de Leyva

Radio Uno Villa de Leyva, Emisoras Radio Radio Uno Villa de Leyva en vivo Colombianas Radio Uno Villa de Leyva

Añadir a su sitio.

Ya no estoy muy metido en el tema, pero te toco algo. Con los ojos cerrados. Vale. Muchas gracias. ¡Qué bueno eres! Qué cara de concentración. Estabas como Radio Sí, porque era profundo. Sí. Sé que soy bueno. Eres tan bueno que creo que me estoy enamorando de ti. ¿En serio? ¡Yo también! ¿Y tú tocas algún instrumento? Sí. Uno. ¿Uno? ¿Qué tipo de instrumento? Adivina. Hay muchos. Cuando te he visto, he pensado que te pega tocar el triángulo. ¿En serio? ¿Eso me pega? Sí, te pega bastante. ¿Sí? Pero diferente. Pones el triángulo así, como una “V”. De acuerdo. ¿Y si hago esto? ¿Qué me pega? ¿Me sigue pegando el triángulo? Pero si es un cumplido. ¿Eso es un cumplido? Creo que deberías irte. Vale, ahora ya sé qué tocas. ¿Qué? La batería. No, la batería, no. Sí, la batería, pero creo que eres batería Radio Eres de Madrid, ¿verdad? Eres uno de los del bombo del Real Madrid. Te pones en primera fila con el bombo. Ya, claro. Podría ser. También te pega. No, por favor. No, no, en serio. ¿Qué tocas? Toco esto. ¿Tocas el piano? Sí. Soy la hija de Mozart. Tú no eres su hija. Te conocería si Radio No, ¿en serio? ¿Tocas el piano? Sí. Ya has visto que soy muy bueno. Sí, y me he quedado flipando. ¡Deberías enseñarme! Puedo enseñártelo todo, no hay problema. Pero dame tiempo. Es caro, ¿eh? Así es la cosa. ¿Eres muy caro? ¡Soy muy caro! Pero te voy a invitar a chocolate. Vale. De acuerdo. Enséñame qué has aprendido hasta ahora. Venga ya Radio Y luego Radio ¡Por favor! No. Venga, por favor. “¡Venga, venga!” Yo te he enseñado lo mío. Ya te he mostrado mis habilidades. Ahora te toca a ti. Es justo, ¿no? De acuerdo, cojo una silla y Radio me enseñas lo que sabes hacer. Seré amable. Vale. Seré amable contigo. Gracias. Un placer. Mírame. Vas a ser mi musa. Soy tu musa. De acuerdo. De verdad. ¿Qué hago? No lo sé. Mírame. Vale. Yo solo Radio Nunca, jamás Radio Jamás había escuchado algo igual. De verdad. Enséñame las manos. Son una maravilla. De verdad. Son solo manos. No. ¿Cómo se llama la canción? Es Mephisto Waltz. ¿La conoces? ¿Mephisto? Sí. Mephisto, como el demonio, ¿no? Sí, es el demonio. Me gusta el demonio. Sí, a mí también. Pero una pregunta. En serio Radio ¿Por qué no tocas? Tienes que tocar. Deberías tocar en auditorios. ¡Tienes que hacer algo así! ¡Ha estado chulísimo! Ha sido como si contaras una historia. Como si Radio Chulísimo. No es tan chulo. Espera, tienes algo ahí, en la boca. Lo siento. Pero ha estado bien. No, en serio. Tienes que tocar. He estado Radio He estado Radio No sé cómo se dice. He estado Radio en el conservatorio. Estaba en el conservatorio y no pude seguir en el conservatorio porque no soy lo bastante buena. Me dijeron que dejara la carrera de piano o como se diga. Es que son idiotas, ¿o qué? No, no pasa nada. Lo prefiero. No, en serio. Es que es increíble. Es como, yo Radio No, no es increíble. Tú no sabes Radio No sé. Llevo tocando el piano dieciséis años y medio, practicando todos los días, siete horas al día. Siete es lo máximo. No se puede tocar más porque te dañas los brazos. Es una vida muy dura, porque no tienes Radio No tienes vida. No tienes amigos. Bueno, tus amigos son los otros chicos del conservatorio, pero en realidad no son amigos tuyos. Son más bien tus enemigos. Sí, ya sé lo que dices. Porque luchan por el mismo sueño que tú. ¿Pero tu sueño era tocar? Ya no. No. Porque es Radio Porque te Radio Te conviertes en Radio No sé. Deseaba que mis amigos suspendieran los exámenes, así yo tendría más oportunidades, y eso es porque nuestra profesora nos dijo que el % 35 está perdiendo el tiempo. Es muy difícil ser Radio No. Pero sé Radio Es muy difícil convertirse en un pianista de verdad. Es mejor así. Cuando tenía años, lo recuerdo bien, era como una señora mayor, siempre tocando el puto piano. Oye, anímate. La cabeza alta. Yo solo quiero decirte que Radio Que ha sido estupendo, de verdad. Ha sido muy Radio Un segundo. Eh, colega. Estoy aquí, en la cafetería. ¿Por qué te llama? ¡Que estoy en la cafetería, tío! ¡Tío! En la Radio En la cafetería ecológica. ¿Qué quiere? Eso, ¿qué quieres? ¿Hola? ¿Qué? No pasa nada. Pero me alegro de estar aquí. En Berlín. Eso es bueno. Joder. ¿Qué? ¿Qué sucede? Tenemos que Radio Tengo que hacerle un favor a Boxer. Tenemos que irnos a hacer un trabajo. ¿Tienes que irte a trabajar ahora? Sí, tengo que ir. Pero ¿estás bien? Sí, estoy bien. Solo estoy pensando. Ha sido un placer conocerte. Espero Radio Tenemos que volver a vernos. Sí, me gustaría. Igual vengo a por ti. Por cierto, ¿mi chocolate, qué? Cierto. Yo voy a estar Radio Voy. Bueno, en serio Radio Nada, que Radio Tengo que Radio No pasa nada, vete. ¿Qué pasa? Ha llamado. Sí, ya me lo has dicho. ¿No puedo charlar tranquilamente? ¡Vamos! Pero ¿qué pasa? ¿Tenemos que quedar con él? ¡Pues claro que sí! Ya, pero ¿por qué ahora? ¡Vamos, andando! ¡Vale! ¡Vale, subnormal! ¿Adónde vamos? Boxer, ¿adónde? Nos vamos ya. ¡Nosotros vamos, Boxer! ¡Vamos contigo! Solo quería despedirme. Y no es un adiós. Es hasta mañana. Adiós. Ha estado bien. Sí. Opino igual. Ven mañana a por tu chocolate. Vendré mañana, pero Radio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *