BERAKA ESTEREO 88.2 FM Albania

BERAKA ESTEREO 88.2 FM Albania, Emisoras Radio BERAKA ESTEREO 88.2 FM Albania en vivo Colombianas BERAKA ESTEREO 88.2 FM Albania

Añadir a su sitio.

Todo está controlado, Vince. Sube cuando hayas acabado. Tiene sangre en la camisa. Dos balas me han atravesado el pecho. Pura rutina. En realidad fueron tres balas, pero aún no se lo hemos dicho. Está bien, démonos prisa, muchachos. Eran cuatro, y no tres. El cuarto apuntaba al ascensorista para tener el ascensor disponible. Cuando las cosas se les torcieron, corrieron hacia el ascensor, bajaron al sótano y salieron al callejón donde les esperaba un coche. Lo he cronometrado. Estaban fuera en segundos. Da gusto ver cómo hacen las cosas. ¿Aún quieres llevarla a la cárcel municipal? ¿Quieres decir ahora? ¡Ahora que Costain sabe que la tenemos y que Willoughby está grave! Y no antes, cuando ya debía estar allí, ¿no es cierto? Tengo una responsabilidad en esto: hacer que testifique en el juicio. ¿Viva o muerta? Viva, y mantenerla así es cosa tuya. ¡Es lo que intento hacer! ¿Aún quieres trasladarla a la cárcel? Probablemente Costain tiene vigilado este hotel Radio y está esperando que cometamos esa estupidez. Bien, entonces será mejor que no lo hagamos. Todo esto no ha servido de mucho, ¿no crees? No has podido convencerla de que suba al estrado ni apuntándola con un arma. ¿Por qué no olvidamos el asunto? Ondeamos una bandera blanca por la ventana y puede que Costain sea bueno Radio y no nos obligue a abandonar el país. EL JUICIO CONTRA COSTAIN SE REANUDA EL LUNES Hola. Hola. ¿Cómo te encuentras? Horriblemente. Aturdida y confusa. Aquí está pasando algo raro. No he podido digerir la espantosa cena que tomé anoche. No voy a beber ni a comer nada a menos que sepa lo que lleva dentro. No aguantarás dos horas sin comer. Toma esto. Mira, si morimos, lo haremos juntos. ¿Lo ves? Vamos, bebe. Te encontrarás mejor. ¿Y cuándo será eso? ¿Cómo va el brazo? Siento como si alguien me lo estuviera arrancando a dentelladas. ¿Quieres que venga el médico? Sólo el de la penitenciaría. ¡Qué poco sabíamos lo libres de asesinos que están esos sitios! ¿Cómo está Willoughby? Igual, no mejora. ¡Eh! Tengo una sorpresa para ti. Aquí tienes. Bien, venga, ábrelo. ¿Qué es esto? Lo tienes en tu regazo. ¿Por qué no lo averiguas? ¡Blanco y a topos! ¡Eh, será mejor que lo contemples sentada! No, ya estoy bien. ¿Es tan bonito como el desfile de Pascua de ? Más. Eh, un momento Radio ¿No habrá detrás de esto ninguna intención oculta e inconfesable? ¿Qué? ¿Funcionarios sobornando a la gente? Creí que se hacía al revés. Pero Radio ¿qué estás diciendo? ¿Cree el Sr. Hallett que este vestido me hará olvidar al visitante de anoche? ¡Oh, no importa que sigan subiendo los impuestos! Nadie usa ya el cerebro, sólo su cuenta corriente. Alguien va a ser investigado. Bueno, ¿me he explicado con claridad? Si tú lo dices, hermanita, de acuerdo. Así que otra vez “hermanita”, ¿eh? Sí. No importa que el motivo sea tan bajo. No dejaré que ello me quite la ilusión. Sólo por pura curiosidad, para ver cómo me sienta, voy a probármelo. Puedes decirle al Sr. Hallett con claridad Radio que aunque acepte este regalo, eso no significa Radio que deje que me utilice sin más como testigo en el tribunal. Oye, los horarios están siendo irregulares otra vez. Que alguien me traiga enseguida el desayuno. ¿Y bien? Por quinta vez, te queda precioso. Eso creo yo, pero quería tener otra opinión. Ahí está tu desayuno. ¿No vas a tomarlo? No puedes ni imaginártelo, pero estoy tan nerviosa que no podré probar bocado. Buenos días. Buenos días. Buenos días. ¡Vaya elegancia! Sí, me lo estoy probando. Dé la vuelta para que la veamos. El vestido vale dólares, pero la modelo vale un millón. ¿De dónde lo ha sacado? ¿Cómo? ¿De dónde ha salido? Yo creí que Ud. y el Gobierno Radio lo habían cargado en la cuenta de gastos. El vestido y Ud. están hechos el uno para el otro. Es el más bonito que nunca he tenido. Con muchos topos, como me gusta. Lo siento. De veras lo siento mucho. ¿De dónde lo sacaste? ¿De dónde? Oh, no me ha costado mucho. He llamado a un tipo que conozco, de Jersey. Le he hecho levantar a las de la mañana. Ha venido, ha abierto su tienda, ha tardado un par de horas Radio No me ha costado apenas nada. Vince Radio ¿Te gusta? ¿Que si me gusta? Me lo ha regalado él. Bueno, es un detalle. Ojalá pudiera llevarlo esta mañana en la iglesia. ¿Eres religiosa, Sherry? No lo parezco mucho, ¿eh? En la prisión intentaban hacerme ir a la iglesia. Pero ese no es un sitio adecuado para ir. ¿Me das un cigarrillo? Hubo un tiempo, cuando yo era niña, en que solía ir a la iglesia cada domingo. Sr. Hallett, espero que entendiera lo que quise decir anoche Radio sobre lo de volver a la prisión. Srta. Conley, créame Radio No me dejaré engañar por esa tregua. Pero si Costain Radio El Sr. Costain y yo estamos interesados en la misma ley: La ley de autodefensa. Habrá oído hablar de ella; está en los libros. Sí, ya he oído hablar de eso. Sé que lo que le pido es peligroso. Más que eso, es muy peligroso. Lo sé, pero hasta que nos deshagamos de una vez de Costain, siempre peligrará la vida de alguien. Como esa vida es la mía, espero me excuse si doy media vuelta y me voy. Hasta que alguien no tenga el valor para Radio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *