Triunfo Stereo 98.6

Triunfo Stereo 98.6, Emisoras Radio Triunfo Stereo 98.6 en vivo Colombianas Triunfo Stereo 98.6

Añadir a su sitio.

me largaría sin pensar en otra cosa que procurarme una buena comida. Eso que acaba de decir ha sido una grosería. Tampoco hay para tanto. Ya que he sido yo la ofendida, permita que sea yo quien lo juzgue. Está bien; lo siento. Si no supiera de donde vengo, no me hablaría de esa manera. Oiga, le he dicho que lo siento. De veras. Lo siento. Bueno, tampoco importa mucho, porque ninguna de nosotras va a nadar desnuda aunque haya gente mirando. ¿Y cómo está usted tan seguro de que sólo pensaría en una buena comida? Puede que la comida no le interesara tanto como cree. ¿Vince? ¿Vince? Hay jaleo en la azotea. ¡Lee, entra y quédate con ella! ¡Deprisa, Willoughby! Pero, ¿qué he hecho yo? Estar escondido en el hueco del ascensor. ¡Yo trabajo allí! ¡Es mi trabajo! Puede que mienta o puede que no. Ha actuado de un modo extraño. ¿Y cómo actuaría Ud, si hombres se le echaran de repente encima? Lleváoslo y comprobadlo con el gerente. Si ha sido una equivocación, disculpaos. Packer, comprueba los ascensores. Inutiliza las entradas de la azotea. ¿Quieres que trepe arriba y abajo por ahí? Ya me has oído. Ya le has oído. Sí, señor. Es una suerte que ya seas teniente, ¿no? Pues sí. ¿Lee? ¿Qué ha pasado? Sólo era el mecánico del ascensor. Ya lo hemos resuelto. Estaba pensando Radio ¿por qué habré pedido almejas al vapor para comer? Ya ha cambiado de langosta a la termidor a faisán, y luego a almejas al vapor. ¿Piensa cambiar otra vez? ¿Y qué si lo hago? Nada, salvo que puede que esté intentando arruinar al gobierno. Una mujer no necesita ningún motivo para cambiar de opinión. Hallett dijo que pidiera lo que me apeteciese. No sabía lo que decía. Además, con tantos cambios, ¿cómo quiere Ud. alimentarse? Pues eso es lo que pretendo hacer comiendo: ¡alimentarme! En la cocina van a quererla mucho. De todos modos, anularé las almejas. ¡Bien! Cuando pienso en cómo me trató la policía la última vez que me detuvieron Radio Me encerraron y cuando pedí un vaso de agua Radio o un abogado, ¿qué es lo que me dijeron? “¡Por nosotros te puedes morir! Oiga, yo no la había visto antes de esta noche. Por desgracia, un policía es un policía. La condenaron por complicidad en un delito y por ocultar a un delincuente. Y siendo un policía, no cree que pudo tratarse una encerrona, ¿verdad? Nunca he conocido a ninguna de ustedes que no fuera víctima de una encerrona. ¡Claro! ¿Por qué iba a esforzarse un poli en conceder a alguien el beneficio de la duda? Está bien. ¿Cuál fue el delito Radio del que Ud. no era cómplice? Verá, en la empresa en la que yo trabajaba como modelo se cometió un robo. ¿Se cometió solo o ayudó su novio? ¡Qué importa! ¿Cómo podía yo saber que él iba a cometer una estupidez como ésa? ¿No había cometido antes otra estupidez? Está bien, puede que sí lo hiciera. ¿Acaso llevaba sus antecedentes tatuados en la frente? ¿Por qué no le pidió sus credenciales? ¡Sí, eso iba a hacer! Déjeme ver si adivino el resto de lo ocurrido, señora. Ese tipo la enamora y busca la manera de cometer el robo. Cuando al fin lo hace, algo sale mal. Dispara y hiere a un guardia Radio y del enfrentamiento él también resulta herido, aunque no de gravedad. ¿Y qué es lo que puede hacer si lo único que tiene son Radio sus antecedentes policiales? No he necesitado los archivos de la policía Esa historia ya era vieja cuando construían las pirámides. Así que cuando está herido, acude a Ud Radio y entonces lo esconde en su apartamento El último lugar del mundo en el que la policía se le ocurriría buscarlo. ¿Cómo podía imaginarlo? Él no podía ir a ningún otro sitio. Me acusaron de ocultación de un delincuente. Así que lo escondió. Entonces, no fue ninguna encerrona. ¿Cómo podía yo saber de antemano que él había cometido un robo? Entonces fue una tonta por esconderle. Claro que lo fui. Pero no me condenaron por eso. Ud. no me cree, ¿verdad? El jurado no la creyó, eso está claro. ¿Qué jurado? El abogado que contraté por dólares me dijo que me declarase culpable Radio y solicitara la clemencia del juez. La única clemencia fue que no me hiciera ahorcar allí mismo. Después de haber disfrutado durante años de esa clemencia, la próxima vez me pondré una cápsula de veneno en los dientes. Lo único que he sacado en claro de todo esto es que ya no quiero esas almejas. De acuerdo. ¿Y que ha decidido pedir ahora? Bueno Radio estaba pensando en algo ligero. Algo como un coctail de cangrejo, crêpes de pollo Radio No sé, algo así. ¿Quiere pedirme eso? ¿Por favor? Estaría dos días con un humor de perros. Será mejor que lo pida Ud. misma. Si alguien le localiza, hagan que me llame. En mi oficina sabrán dónde encontrarme toda la noche. Sí. Gracias. He averiguado que ella tiene padre y una hermana casada aquí en la ciudad. Son direcciones antiguas, pero daremos con ellos mañana por la mañana. Esta noche. ¿Esta noche? Esta noche. ¿Te das cuenta de que el juicio continuará dentro de exactamente horas? Y sin Conley como testigo, seguramente los enviarán de vuelta a la Facultad de Derecho. Está bien. ¿Hay noticias del Gobernador? No, está por ahí, inaugurando la feria de manzanas, o algo así. Le veré esta noche, aunque no sé a qué hora.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *