Tropicana 88.6 FM Sogamoso

Tropicana 88.6 FM Sogamoso, Emisoras Radio Tropicana 88.6 FM Sogamoso en vivo Colombianas Tropicana 88.6 FM Sogamoso

Añadir a su sitio.

Radio para mandarte a un sucio lugar que ni siquiera recuerdas. Ella no va a perjudicarnos, Ben. No, no lo hará. Deja que yo me entere de dónde la tienen. Está en la habitación . Hotel St. Charles. La chica está en la habitación del Hotel St. Charles. Habitación , Hotel St. Charles. ¿Ha pensado alguna vez en el aspecto que tendría si fuese completamente calvo? ¿Qué? El producto de nuestro patrocinador Radio cumple exactamente lo que promete. Sí, amigos, tenemos aquí a nuestro primo del campo, Mississippi Mac. Si hasta ahora no habían tenido en casa a ningún primo del campo, quiero que abran sus corazones para que pueda entrar en ellos. ¡Oh, vaya! Hemos estado en el aire solamente horas y minutos, pero vamos a seguir con él hasta el lunes o incluso más allá, ya que se trata de alcanzar esos . dólares. ¡No lo quite! Si ustedes que me están oyendo piensan: “¿Qué voy a hacer con este billete de dólares que está en un rincón Radio llenándose de polvo y miradas curiosas?” Pues envíenlo al viejo Mississippi Mac Radio y él se ocupará de que algún niño pueda tener la oportunidad Radio de llevar una vida normal, al aire libre y saludable. Sí, señor. Y mientras envían sus donativos, voy a cantar para ustedes. CLUB DE LOS CHICOS DE MIDTOWN Radio Maratón. Objetivo: . $ Es realmente espantoso. Sería mejor que lo apagásemos un rato, porque va a estar ahí toda la noche. No se preocupe, viejo verde. Ya me he asegurado de que no pueda Ud. andar fisgando para divertirse. Pese a lo malo que es tener que compartir en prisión la ducha con las otras reclusas, al menos no tenemos que aguantar que un policía nos ponga la mano encima. Ustedes han encerrado a hombres por menos de eso. Willoughby, ¿tiene aguja e hilo? ¿Para que lo quieres? Esta ropa me está cortando la circulación. Quizás podamos deshacer alguna costura. No quiero que me aborden y me pellizquen en ciertas partes. Puedo bajar a la tienda. Puede pedirlo. También me apetecería un café. Eso también puede pedirlo. ¿Tiene miedo de que no vuelva, teniente? Está bien, vaya usted. Además, cuando a una persona la pellizcan en ciertas partes, pueden muy bien romperle el vestido. Y eso volvería locos a todos los viejos verdes del lugar. ¿Por qué no deja de hablar de eso? No tardaré mucho, teniente. -¡Oh, mi monedero! Cárguelo a la cuenta de la habitación. ¿Es así como lo hace una modelo de verdad? Repítalo, por favor. Usted fue modelo, ¿no? ¿Cómo lo sabe? Está en su ficha policial. Las modelos deben llevar una vida estupenda, ¿no? Sin preocuparse de quién va a pagar la cuenta del restaurante Radio ¿No es esa una buena vida? ¿Qué hay de bueno en tener ampollas en los pies y un montón de casados indeseables Radio detrás de ti, con unas ideas que eran viejas cuando los romanos mataban leones? ¿Y cuánto trabajó en eso? ¿De modelo? Desde los dieciséis años. ¿Dieciséis? ¿Y qué otra cosa iba a hacer? ¿Vender lápices, tal vez? ¿O dedicarme a algo peor para una chica de ? ¿Y mintió acerca de su edad? ¿Mentir? ¿A quién? A ellos les interesa que tengas buen tipo Radio y no la edad que tienes. Ya. ¿Quién le dio ese trabajo? Yo estaba esperando el autobús. Era un día de mucho viento Radio y se me levantó la falda. Aquel tipo pasaba en un descapotable y se puso a hablarme. Era muy tímido. Se quedó mirándome y dijo: “Escucha, pequeña, ¿hay en tu casa alguien más como tú, nena?” Entonces le dije que lo único que había en casa era un hermano Radio de casi metros al que le gustaba romper dentaduras para divertirse. Bueno, yo inventé ese hermano como protección. ¿Y qué pasó entonces? Pues que él continuó diciendo: “Una muchachita como tú no debería esperar sola el autobús Radio en un mundo tan peligroso. “Voy a presentarte a un amigo mío que hace trajes de baño.” Yo le dije que no tenía ni idea de hacer trajes de baño. Y él contestó: “No, jovencita, no tienes que hacerlos Radio ” “Sólo llevarlos”. Y me explicó que no se refería a la playa, sino a exhibiciones para compradores. En ellas esos tipos de pueblo como él Radio iban a comprar todo lo que les gustaba. Y lo que les gustaba a esos tipos era la vieja combinación Radio de “mucha chica y poco traje de baño”, ya sabe lo que quiero decir. Sí, creo que sí. Así conseguí el trabajo de los trajes de baño. Y luego Radio durante un año estuvimos haciendo planes para casarnos Radio hasta que un infausto día apareció esa mujer madura que venía de Omaha. Radio y empezó a llorar desconsoladamente, rogándome que le dejara en paz por su propio bien. ¡Yo tenía que dejarle en paz por su propio bien! ¡Hombres! Deberían cambiarlos por algo que fuera más útil a las mujeres. Usted ya lo sabe todo acerca de los hombres, ¿verdad? Todos son iguales. Sólo tienen caras distintas para que las mujeres podamos distinguirlos. Usted, por ejemplo. ¿Qué pasa conmigo? He entrado en esta habitación sin falda Radio y sus ojos se han disparado como si hubiese descubierto una mina de oro. Sí, claro. Todo el mundo está pendiente de usted. Al menos lo parecía viéndole a usted. Puede estar tranquila, encanto. Gracias, ya lo procuro. Porque aunque volviera medio loco después de haber estado años Radio solo en la Luna y la viera nadando desnuda durante horas,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *