Paraíso Stereo 105.4 FM

Paraíso Stereo 105.4 FM, Emisoras Radio Paraíso Stereo 105.4 FM en vivo Colombianas Paraíso Stereo 105.4 FM

Añadir a su sitio.

Uno de los nuestros que le de caña a Jones y a Hagen. Así sabrán de qué estamos hechos. ¡Necesitamos a alguien de Savannah! ¿Qué tal Dougal McDermott? Es escocés, y sólo viene aquí a emborracharse. ¡Bobby Jones es de Atlanta! ¡He dicho Savannah! Del sur. Del sur de verdad. Neskaloosa conocía bien la regla de oro de los políticos: Si no puedes vencerlos, dirígelos. ¡Está bien, cálmense todos! Olvidamos a alguien. Sabemos que hay un hombre Radio Radio que hace drives gigantescos desde el tee Radio Radio y es un manitas increíble en el green. ¡Enderby Conygham “Cottonmouth”, de Savannah! ¡Un momento! ¡Tiene años! Necesita un caddy para los palos, y dos para llevarlo a él. Junuh podría con los dos. Junuh no podría no con un oposum muerto metido en un saco. Eso no es verdad. ¿Ah, no? ¿Y el capitán Junuh? ¿Quién? El capitán Junuh. Según mi padre es el jugador Radio Radio más grande que ha tenido Savannah. Hardy. ¡Es verdad! ¡Lo habrás dicho veces! Siéntate, hijo. El chico tiene razón. Junuh nació y se crió en Savannah. Sí. Dicen que ha desaparecido. ¿Qué fue de él? Olviden a Rannulph Junuh. Suponiendo que lo encuentren Radio Radio está tan ido que no distinguiría un putter de un sauce común. ¡Yo sé dónde encontrarlo! Encuéntralo, Hardy, e iremos a verlo. Corre, muchacho. Con sandalias aladas en los pies. Si viviera hasta los . años, que no es probable Radio Radio no sabría de dónde saquê el coraje para decir aquello. Pero una vez dicho, no iba a volverme atrás. Ésta podría ser Radio Radio la idea más estúpida que he tenido nunca. ¿Capitán Junuh? ¿Capitán Junuh? Soy Hardy Greaves, señor. ¡Venga ya! Espero que guardéis algo de dinero para mí. No vais a ganar nada. ¿Qué tenemos aquí? Bueno, bueno. Parece que tenemos otro jugador, señores. Tranquilo, no tengas miedo. No tengo miedo. He visto borrachos muchas veces. ¿Cómo son? Nada interesantes. Al menos no tanto como ellos creen. Pero no me dan ningún miedo. Señores, el único hombre de Catham Radio Radio que no se anda con tonterías. ¿Cómo te llamas, hijo? Hardy Greaves. ¿El hijo de Frank Greaves? Sí, señor. ¿Qué te trae por aquí? Quizá sea mejor que vuelva cuando no esté tan Radio ocupado. ¿Ocupado? Creí que dirías borracho. Pero no estoy borracho, ni ocupado. No hay whisky en Georgia para emborracharme lo suficiente. ¿Cuánto es emborracharse lo suficiente? Buena pregunta. Siéntate aquí y te lo diré. Aaron, ¿puedes traerle una soda? Supongo que puedo. Mientras me lleve mi dinero conmigo. Bien, la pregunta en cuestión es: ¿Cuánto es emborracharse lo suficiente? Todo es una cuestión de células cerebrales. ¿Células cerebrales? Exactamente. Cada bebida o licor que tomas mata mil células cerebrales. Pero da igual porque tenemos miles de millones más. Primero mueren las de la tristeza Radio Radio así que sonríes mucho. Luego las del silencio Radio Radio así que hablas fuerte por cualquier cosa Radio Radio pero luego mueren las de la estupidez Radio Radio y sólo dices cosas inteligentes. Y finalmente Radio Radio mueren las células de la memoria. Esas cabronas son difíciles de matar. Hay un partido de golf en Krewe Island Radio Radio entre Jones y Hagen. Savannah quiere que alguien les represente Radio Radio y yo les hablé de Vd. Por eso he venido, para que derrote a Jones y a Hagen. Estoy más borracho de lo que creía. Yo seré tu caddy. ¿Contra Bobby Jones y Walter Hagen? Sí, señor. Y yo también. Aaron llevará los palos, y yo las bolas. Y yo llevaré los tees. ¡Y yo llevaré a Junuh! No estoy bromeando. Mi padre me dijo que Vd. ganó todos los torneos del sur Radio Radio y que hizo un drive tan largo Radio Radio que tuvo que esperar minutos Radio Radio para ver si era un récord. Y que su swing es de derecha Radio Radio pero una vez no pudo hacerlo a la derecha por un árbol Radio Radio y le pidió a un zurdo su palo Radio Radio y dejó la bola a cm del agujero. Ya es hora de que te vayas a casa. No puedo irme. Tú mismo, yo me voy a la cama. Buenas noches, señores. Hasta luego. ¿Qué están haciendo en mi casa? Allanándola, pero por un asunto muy importante Radio Radio para Savannah. ¡Vaya delegado! ¿No debería estar durmiendo? Isaías, .. “Y el niño los guiará”. Ésta es una oportunidad Radio Radio que sólo aparece una vez, Junuh. ¿Y Vds. qué ganan con esto? El orgullo de la gran ciudad de Savannah, que tanto amo. Que tanto amamos. Bien, no voy a jugar. ¿Por qué? He perdido mi swing. ¡Pues encuéntrelo, maldita sea! Porque va a jugar. Savannah le necesita. Savannah le necesita. Llamen a Dougal McDermott. ¡Y un huevo! No necesitamos un escocés bajo Radio Radio haciendo drives de m Radio Radio sino alguien que golpee con garra. Un héroe Radio Radio que lance más lejos que esos dioses del golf. Necesitamos un caballero. Vd. es nuestro noble caballero. Vaya discursito, amigos. No aceptaré un no por respuesta. Tendrá que aceptarlo porque no pienso jugar. Y ahora, fuera. ¿Lo has recogido en tus viajes? No es mío. Un poco joven para ser compañero de bebida, ¿no? Bien, Adele, ¿qué puedo hacer por ti? Creo que sabes a qué he venido. Lo sé. Un poco tarde para andar buscando un romance. ¿Con eso lo conseguiría, Junuh? ¿Jugarías el partido si me acostara contigo? Sí, jugaría. Bueno, eso está bien, Junuh. Nos hemos visto tan poco desde que volviste Radio Radio que creí que iba a ser más difícil. ¿Dónde lo hacemos? Aquí mismo está bien. No te preocupes, está como un tronco. Sólo lo despertaría un terremoto. Por un terremoto tendrías que jugar más partidos Radio Radio en Krewe Island, y jugar muy bien. Bien Radio Radio ¿cómo sugieres que empecemos? ¿Quieres que corra y me lance sobre ti Radio Radio o prefieres un romance preliminar? El romance suena bien. Muy bien. Aquí tienes un pequeño beso. Me temo que es Radio Radio todo el romance que puedo darte ahora. Espero no haber dado la impresión Radio Radio de que lloro por nosotros Radio Radio porque no es así. ¿No? No. Lloro por Savannah. ¿Savannah? Por su dolor, por el dolor de la gente. ¿Estás llorando por Savannah? Sí. Sinceramente. ¿Y por quién te quitas la ropa, por Chattanooga? Bueno Radio Radio esto ha sido una enorme pérdida de tiempo. Yo no te pedí que vinieras.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *