Radio Cristal

Radio Cristal, Emisoras Radio Radio Cristal en vivo Colombianas Radio Cristal

Añadir a su sitio.

No cambié de opinión. Claro, no participes de la guerra entre el bien y el mal. Después de todo, te va bien con los aplausos de los bobos. ¿En serio? ¿Ahora? Supongo que el momento no importa. -Te enseñaré a responder. -¡No! Mi magia le da felicidad a la gente. ¿Segura que no es por la consumición obligatoria? Qué pesimista eres. Te equivocas. Espero lo peor, así que me preparo para lo peor, y cuando ocurre lo peor, estoy listo. Pero mi actitud no cambia la realidad del mundo. Steven, ¡basta! ¡Déjame en paz! Otro momento hermoso. También hubo alegría. Su locura se la llevó. ¿A quién se le cayó el orinal? Lo encontré. Esta fue la mañana de su locura. ¿Cuál crees que será el disparador? Supongo que es el Sudoku. Tiene dos nueve en la misma línea. John. ¡Corran! ¡Corran! ¡Salgan de aquí! Vamos, amigo. Cómete una fruta. ¡Maldita sea! Ahí está. Tenemos que salir de aquí. Un momento. ¡Ahora, John! ¡No hay tiempo! Lo tengo. En verdad se descontroló todo. Tenías que mencionarlo, Boston. Larguémonos de aquí. -No lo reconozco. -Yo tampoco. Pero si hay una persona viva que puede, es Ritchie. ¿Olvidas que hiciste que tu amigo te odie? Esto es demasiado importante para sentimientos heridos. Constantine. Diablos. Llegaste justo a tiempo para ver .juegos ¡Ritchie! ¡Atrás, malditos! John, ayuda a Ritchie. ¡Toma eso! No tiene pulso. ¡Lo sabemos! ¡Vamos! ¿Por qué? Veo que tienes tus propios trucos. No hace falta magia para todo. Asegúrate de que lo vea apenas despierte. Si despierta. Tú y yo tenemos que hablar, pero si intentas invocar a Etrigan, te llenaré los pulmones de bilis antes de que termines. ¿Entiendes? La situación no fue lo que parecía. El apartamento y Richard estaban así cuando llegué. ¡Vamos! Estabas sobre él. Quería ayudar. Cuando llegaron, supe que me culparían, así que huí. ¿Le crees? Jason no es homicida. Tiene mucho honor, lealtad y toda esa porquería. Entonces, dinos qué hacías ahí. Richard es coleccionista de lo esotérico y sobrenatural. Quería ver si tenía algo para llegar a este lugar. ¿Por qué querrías entrar aquí? Por esto. El conducto de maldad más poderoso del mundo. Lo nombró la Piedra de Sueño. Pero, en realidad, es la materia de las pesadillas. Yo era un joven caballero, muy inexperimentado. Con visiones de batallas ganadas en la cabeza. Demás está decir, se desvanecieron totalmente. Se llamó a sí mismo Destiny. Pero Merlín nos dijo que era científico antes de volverse loco. Destiny creó la Piedra de Sueño con magia negra y su alma. Sometía a la gente a su peores pesadillas y se alimentaba de sus tormentos. En realidad fue el demonio Etrigan quien ganó la batalla. A la batalla, Etrigan. Si triunfas, te liberaré de tu unión a mí. Si la libertad puedo ganar, a Destiny tendré que matar. No has ganado, Merlín. Esto aún no acaba. Lo juro. Merlín, a tu lado ya no pertenezco. Mi trabajo terminó. Me lo merezco. Me temo que no es posible, amigo demonio. Me disculpo contigo y con Jason Blood, pero su futuro presagia un destino compartido. Atrapado, encarcelado en forma de hombre. Pongo al demonio, Etrigan. También fue el comienzo de mi condena eterna con Etrigan. No pensé que la darías por voluntad propia. Y si bien es inútil sin la otra mitad, no es menos poderosa. Está a salvo donde está. ¿Exhibido como un recuerdo en un bazar de Karachi? Genial, ¿verdad? La Casa guarda mis objetos de valor fuera de fase para que no anden por ahí. Igualmente, el momento de aparición de la Piedra y su poder indica que tiene algo que ver con los delitos. Por eso está aquí, donde solo yo puedo localizarla. Creo que todos los que te conocemos queremos que esté en otra parte. Tu amigo despertó. Ritchie, ¿quién fue? ¿Quién te hizo esto? Faust. Felix Faust. ¿Estás seguro? Ahí estás, maldito viejo. El hechicero y maravilloso imbécil, Felix Faust. Debí darme cuenta. Conjurar un tornado es su estilo. La Liga tuvo un encuentro con Faust, pero su ubicación no está en la base de datos. Los hechiceros no suelen tener tarjetas de crédito ni redes sociales. Su famoso Observatorio del Cosmos está escondido de gente como tú y Superman, pero no de mí.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *