Radio Nutibara

Radio Nutibara, Emisoras Radio Radio Nutibara en vivo Colombianas Radio Nutibara

Añadir a su sitio.

Wallingham lamenta tanto tener que hacerles esperar. La puntualidad es nuestro lema. La Srta. Martin, por favor. Cómo no, Sr. Chalmers. Gracias. ¿Puedo ayudarle en algo? Sí, quería ver a Joan. ¿A la Srta. Martin? ¿A quién debo anunciar? Diga solo Jimmy. ¿El Sr .Radio ? Corrigan. ¿No quiere sentarse, Sr. Corrigan? Que sea rápido. Veré si la Srta. Martin está libre. La Srta. Martin, por favor. Claro. ¿Puedo ofrecerle un té? ¿A mí también me toca? ¿Azúcar? Sí. Otro. Otro más. Venga, otro terrón. Por aquí, Sr. Corrigan. Cómo está usted, Sr. Corrigan. Me llamo Coote. Chester Coote. Encantado. Quería ver a la Srta. Martin. Veré si está ocupada. ¿No quiere sentarse? Será solo un momento. Un poco de té. Gracias. ¿Azúcar? Sí. Gracias. Por aquí, Sr. Corrigan. ¿Qué quieres? No tienes derecho a llamarme sinvergüenza. ¿Así que te llamé eso? Mis disculpas a los sinvergüenzas. ¿Qué te he hecho yo para que te burles de mí? Intenté hacer de ti un caballero. Sin ningún éxito. Ya empiezas otra vez. Joan, ¿no nos queda alguna de esas esponjas para dedos? Oh, usted disculpe. El Sr. Wallingham, el Sr. Corrigan. Cómo me alegro. Creo que no nos conocemos. Encantado de conocerle. Le he visto por ahí. ¿Quiere tomar una taza de té con nosotros? Sí, claro, tengo mucha sed. ¿Crema o limón, Jimmy? Un poco de cada. ¿Me permites? No tomas azúcar, ¿no? No. No, gracias, nunca pongo azúcar. Siempre le digo a Joan que poner azúcar en este té de jazmín es un pecado. Sí, claro, eso pienso yo. ¿Una galletita? Gracias. ¿Una galletita, Sr. Corrigan? Gracias. No salió muy buena, ¿eh? Sabe, James .Radio No le importa que le llame James, ¿verdad? No, adelante, está bien. ¿No ha pensado que aquí en USA no nos tomamos seriamente la comida? Creo que depende de cuánto coma, ¿no? Muy agudo. Por ejemplo, piense en la mortadela en Italia. La marmita en Francia, o el “columarius consultienta” en España. Disculpen. Estoy loca por viajar. Me hubiera encantado enseñarte París. ¿Más té, Jimmy? Ah, sí, sí, gracias. Sigo teniendo sed. Disculpen. ¿Hacen esto a menudo? ¿Qué? Todo esto del té. Religiosamente. ¿Por qué no traer las costumbres sociales al mundo de los negocios? Eso es lo que yo digo. ¿Por qué no? Disculpen, es mi teléfono. ¿Le apetece un cigarro? No, no, no. Deje, mire. Tengo una propuesta para usted. Siéntese ahí. Mire. Está todo ahí, absolutamente todo. La anciana que se comió el sándwich envenenado y dejó toda esa pasta se llamaba Sarah Barton. Su pariente más cercano es su sobrino Monty Barton. Está ahí todo, es todo suyo. Ya estamos en paz. Esto es lo que puede hacer por mí. Dígame. ¿Quién le hace esos bonitos trajes? ¿De dónde saca tanta clase para este tugurio? ¿Y cuánto me va a llevar a un zoquete como yo hablar esa jerga? Hola, jefe. ¿Qué pasa, jefe? ¿No te encuentras bien? No, no me encuentro bien. Ya sé lo que te conviene. Mi abuela me lo enseñó. Cuando no te sientes bien, solo tienes que tomar una buena taza de té. ¿Té? Así que té, ¿eh? Té, cabeza de chorlito cara mono. ¡Estoy hasta aquí de té! Venga, largo de aquí. Fuera .Radio Dedúceme otros pavos de mi paga. Se pagará una generosa recompensa por información sobre el paradero de Monty Barton, o de cualquier otro pariente de la difunta Sarah Barton Estoy convencida, Srta. Barton, de que tiene derecho a reclamar todo el dinero de Sarah Barton, y haremos todo lo posible para que se reconozca legalmente. Desde luego el dinero es mío, de eso no hay duda. A no ser que aparezca ese inútil de mi padre. Si Monty Barton fuera a aparecer, creo que lo hubiera hecho hace tiempo. Espero que esté muerto. No me gustaría haber gastado en el autobús para venir desde Baltimore. Haremos todo lo que podamos. Nos pondremos con ello inmediatamente. Gracias. No hay de qué. Tendrá noticias nuestras muy pronto. Esos documentos que nos deja serán de gran ayuda, seguro. Buen día. Adiós, Srta. Barton. Ahí tienes. Partida de nacimiento, licencia matrimonial, seguros, todo. Espléndido, espléndido. Es la hija de Monty Barton, sin duda. Has hecho un gran trabajo en este caso, Joan. Eso me recuerda, gracias por el aumento. Lo mereces de más de una manera.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *