Radio Popular

Radio Popular, Emisoras Radio Radio Popular en vivo Colombianas Radio Popular

Añadir a su sitio.

Ven, Lou, ven. Hola, Louie. Hola, nena. Saluda al Sr. Barton. Encantado de conocerle Va a casarse con tu novia. No te preocupes, Louie. ¿Cómo? Él se casa con ella. ¿Quién lo dice? Lo digo yo. Mira, Louie. Me han dado un anticipo. Estamos en un apuro, Louie. Pero es mi chica. Yo no la quiero. Supongo que le parece poco, ¿eh? Espera un momento, Mira, es toda tuya. Es de mentira, Louis Nadie va a molestarla. ¿Dónde está la licencia? Dámela. Vamos. Sabía que no debíamos haber hecho el tonto. Ya tienes bastante de momento. Ahora quita de en medio. Toma, vosotros haced como que estáis locos el uno por el otro. Guarde esto. Y tú compórtate respetuosamente. Quedaos ahí. Hola, cupido. Bien, juez, todo arreglado. Venga ahí dentro. Muy bien, hijo mío. Junten su mano derecha. ¿Tomas a esta mujer como tu legítima esposa? Sí, quiero. ¿Tú tomas también a este hombre como tu legítimo esposo? Sí, quiero. El anillo. Repita conmigo. Con este anillo yo te desposo. Con este anillo yo te desposo. Yo os declaro marido y mujer. Felicidades. Felicidades. Felicidades. Gracias, juez. Muchas gracias. Hizo un trabajo estupendo. ¿No vas a besarme? ¿Le parece bien? Claro. Usted se marcha, ¿no? Claro. Entonces adelante. Vamos, Louie, vamos, chaval. Tenemos un buen trabajo por delante. Te necesito, date prisa. ¡Un momento! ¡Eh! Ven aquí, ven aquí. Dame ese anillo, dame ese anillo. ¿Vas a dejar solos a esos dos? ¿No crees que sería lo mejor? Seguirán ahí cuando volvamos, venga. Escucha. Conocemos también a un juez de paz en Jersey, ¿no? Sí, el viejo Joe Clooney. Vete hasta allí y trae una licencia matrimonial para Monty Barton. ¿Otra? Otros dos días y ese tipo va a estar emparentado con toda la ciudad. ¿Quién es esta vez la chica? Gladys Farrell. ¡Principios! Y trae contigo al juez de paz. ¿Quién es Gladys Farrell? La testigo estrella del Estado contra Monty Barton. Alias Joe Rector. Jefe, no entiendo todo esto. Si lo entendieras no sería bueno. Ahora lárgate. Venga. Ya sabía que nos entenderíamos. Mira. nena, escucha. Dime, Gladys. ¿Qué harías por una bonita cantidad de pasta? Qué no haría. Ya se sabe, pero esto son negocios. Bien, pues negocios. ¿Cómo agarro la pasta? No testificando contra Joe Rector. Así que era eso. Voy a mandar a esa hiena a la silla y le pondré una tachuela de paso. Bien, bien, mira. Supón que no lo mandas a la silla. ¿Te da algo el fiscal? No. ¿Te da algo el Estado? No. ¿No serías si dejaras pasar un montón de pasta? Para empezar no podría evitar testificar contra él aunque quisiera. ¿Por qué no? Porque ya le he dado toda la información al Fiscal del Distrito. Pero no se sostendría. El fiscal no podría hacerte testificar contra él. Sería ilegal. Si fueras la mujer de Joe Rector. ¿Cómo? ¿Casarme con ese sapo? No tendría que significar nada. Te digo que no. “N” de no, “O” de no. No, ¡N-O! Muy bien, Joe Rector acaba de heredar . dólares. Pero el dinero no cuenta. Eh, espera un momento. ¿Quién le dejó a ese mono . dólares? Aquí está. Lee esto. La anciana era su tía. Vaya, si no lo veo, no lo creo. Mira, eres el único testigo que tiene el Estado contra él. Y le salvas de la silla eléctrica. Y Monty hereda . dólares. Y yo me llevo el gran premio. Eso y la mitad de la pasta. Porque en este estado, la mitad de los bienes comunes son para la esposa. ¿Cuánto saco al final, neto? . pavos. Por el % de eso, me caso con King Kong. ¿Tomas a esta mujer como tu legítima esposa? Sí, quiero. ¿Y tú tomas a este hombre como tu legítimo esposo? Sí, quiero. Necesito un anillo. ¿No pensarás mal de mí por olvidar el anillo? No pasa nada, cuando mudes la piel, mándame el cascabel. Aquí tiene. Gracias. Coloque el anillo en su dedo. Siempre en el tercer dedo, y repita lo que yo diga. Con este anillo yo te desposo. Con este anillo yo te desposo. En calidad de mi cargo como juez de paz, yo os declaro marido y mujer. Felicidades. Gracias. Felicidades. Felicidades. Muy bien, Joe. Tenga la pasta. Y no se olvide. Que no se enteren los periódicos. No se preocupe. De acuerdo, muy bien. Bueno, adiós, King Kong. Adiós, Sra. Barton. No te olvides de mandarme las invitaciones a tu funeral, ¿eh?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *