Radio Uno Fredonia

Radio Uno Fredonia, Emisoras Radio Radio Uno Fredonia en vivo Colombianas Radio Uno Fredonia

, sabiendo que tienes el carácter autodestructivo como para perder nuestros ahorros y venir después arratrándote con alguna estúpida estrategia para salvar el culo. ¿Tanto me conoces? Marilyn. Eres brillante. No dejes que nunca te diga nada peor que eso. ¿Quieres decir que nunca vuelvas a llamarme cerebro de mosquito? Oh, Marilyn, ¿cómo pudiste soportarme? Eres un ángel, venido del cielo. Mi esposa brillante y querida. ¿Cuánto dinero apartaste? Si pudieras prestarme aunque fuera una parte, podría volver al casino. ¡Una idea estúpida! Dios, eres preciosa. Tenemos que devolver la maleta, Neil. ¡Sí! Lo sé. Te lo estás tomando muy bien, Marilyn. ¿Qué pasa? Marilyn, ¿qué pasa? ¡Calla! Cariño, vas a dejar de gritar, ¿de acuerdo? No grites, ¿de acuerdo? ¡Cállate! ¡Cállate, Marilyn! ¡No grites, por favor! ¿Qué tratas de hacer, matarme? ¡No, señora! ¿Quieres dos mujeres muertas en tus manos? ¡No, seguro que no! No puedo respirar. Necesito un vaso de agua. ¡Tráeme un vaso de agua! Agua. ¡Cómo te atreves! ¡Eres idiota! ¡Supongo que puede decirse que estas vacaciones se han ido al infierno! ¿Qué le pasa a este vaso? Tenemos que largarnos de aquí. ¡Trozos de cadáver! ¡Tranquila! Ayúdame a hacer las maletas. ¡Hay que largarse de aquí! ¡Eso! ¡Dejamos el cadáver aquí y nos largamos! Nos lo llevamos. ¡Marilyn, no seas idiota! Robas una maleta con una mujer muerta dentro, ¿y me llamas a mí idiota? No podemos dejar aquí el cadáver. ¡Estamos registrados en este hotel! ¡Eso! ¡Muy inteligente! ¡Bien pensado! Desde ahora, Neil, yo tomo las decisiones. ¿Entendido? ¡Perfectamente! No quiero oír lo que crees que deberíamos hacer o por qué crees que deberíamos hacerlo. Quiero que te calles y que obedezcas las órdenes. ¿Está claro? ¡Completamente! OK. ¿Entonces, qué hacemos? Nos deshacemos del cadáver, cogemos un tren, y nos largamos de este agujero. ¡Me gusta! ¡Me gusta mucho! ¡Neil! Me callo. Mira, vale, mira, no sé por qué estoy aquí. No sé por qué he vuelto. Estoy confundido, pero cojamos la maldita maleta y vayámonos. OK. No, no, no. Tú Juegos mejor te quedas aquí, por si acaso. No me pasará nada. No, de verdad, quédate aquí. Y si pasara algo, Dios no lo quiera, echa a correr, ¿de acuerdo? De acuerdo. Puedes intentar disuadirme, si quieres. Julian Juegos gracias. ¡No se mueva! ¡Policía! ¡No disparen! ¡Soy un actor! ¿Qué está haciendo aquí? ¿Que qué hago aquí? ¿Qué hacen ustedes aquí? ¿Cómo ha entrado aquí? Por la puerta. ¿Estaba abierta? Siempre está abierta. ¿Ha estado aquí antes? No, yo Juegos ¿Qué intenta robar? ¿Robar? Nada. No soy un ladrón. Y desde luego tampoco un asesino. ¿Asesino? ¿Quién dijo nada de asesinato? No lo sé, Stephen King. ¿Dónde está el cadáver? No lo sé. Yo sólo vi la mano. ¿La mano de quién? De Madame Van Dougen. ¿Cómo sabe que era de Madame Van Dougen? No sé, lo suponía. Es un nombre corriente. ¿Dónde está el cadáver? ¿Qué soy, enterrador? ¿Dónde está el cadáver? En el garaje. ¿Qué es eso? ¿Qué, esto? Una pulsera de tobillo. Me gusta llevarla por encima de los pantalones, o meterla a veces en el dobladillo, depende. Puede que le parezca demasiado moderno. ¿Y las iniciales en el cierre son suyas? Claro que son mis iniciales. No es que sean exactamente las iniciales de mi nombre, pero tienen un significado especial para mí, algo personal. No hay iniciales. Pero le felicito por ser un gran actor. No hay nada. Creo que va a necesitar un abogado, monsieur. ¿Un abogado? Lo que necesito es un agente. Ay, Dios. Verá, Toussaint Juegos culpabilidad o inocencia a menudo no es la cuestión. Esta es persuadir al sospechoso de que diga lo que usted quiere. ¿Entonces? Porque de todos modos tienden a mentir, aunque no tengan culpa alguna. El miedo a autoinculparse está en la naturaleza humana. Solo cuando se ven acorralados, o cuando usted les ha conducido a ello cuidadosamente, señalan en la dirección correcta. Déjelo. ¿Inspector? Déjelo. Inspector, tenemos un testigo. Gracias. Monsieur, soy el Inspector Bonnard. Por favor, dígame exactamente lo que vio. Un hombre, una mujer y un perro. Entraron por la verja. Unos pocos minutos después



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *