Radio Uno La Ceja

Radio Uno La Ceja, Emisoras Radio Radio Uno La Ceja en vivo Colombianas Radio Uno La Ceja

a alguien, entonces aparecemos. Creo que es lo más inteligente. Y no vuelvas a besarme así ni de ningún otro modo. ¡Nada de besar, punto! Toussaint. Quisiera informar de un asesinato. ¿Cómo? ¿Dijo usted Juegos asesinato? Sí, eso es, un asesinato. ¿Es italiano? Correcto. Soy Italiano, sí. ¿Cómo se llama? Mi nombre Juegos Balboa. Rocky Balboa. Escuche. El cadáver está en la Villa Van Dougen. Boulevard Kandinsky, número . ¡Vamos! Y si se dan prisa, podrán atrapar al asesino. ¿Asesino? Sí. Le vi los pies. Los dos. No, dos asesinos no. Dos pies. Estoy hablando con un idiota. No. ¡Están rastreando la llamada! Ciao. ¡Dios! Perdón. Me entró el pánico. Estoy hablando con la policía. Para mí, cualquier autoridad es como mi subdirector. Una carta hubiera sido más rápido. ¡Dios! ¿Quieres tranquilizarte? He trabajado En suficientes películas policíacas como para saber que no pueden rastrear una llamada tan rápido. Aunque no eran francesas. Ay, Dios. Está dándoles una descripción. Esa eres tú. Ojalá. Un perrito. El perro. Estamos acabados. Vámonos. No me puedo creer que mintiéramos a la policía. Me siento una fugitiva. Es como las arenas movedizas. Cuanto más luchas, más te hundes. Te diré algo, si seguimos andando por ahí con este perro, es como si lleváramos camisetas que digan, “Hola, somos los asesinos”. Tienes razón. Odio hacer esto. Lo siento. Cuídate. ¿Qué has hecho? Me deshice del perro. Vámonos. También te has deshecho de nuestro vale de comida. Podía habérselo vendido a aquel tipo del tren. ,$. Mis píldoras anticonceptivas. Nunca pensé que diría esto, pero cada cosa tiene su lugar y su momento Juegos Están en mi maleta. ¿Y? Mi nombre está en la receta. Tienes un problema. Tenemos que volver. ¿Estás loca? Aquello ya debe estar lleno de policías. Si la policía sigue allí, nos vamos. ¿Y el asesino? ¿Tú crees que el asesino va a quedarse por allí toda la noche? No sé cómo será su vida social. No tenemos elección. Tenemos que volver. Seré sincero contigo. Han sido horas muy interesantes. Creo que en el fondo eres una buena chica, muy lista. Pero yo no volvería si mis píldoras anticonceptivas estuvieran allí. Bien. Iré yo sola. No es nada personal. Es que sé que los carceleros y yo no congeniamos. Lo entiendo. Así que encantada de conocerte. Sí, igual te digo. Buena suerte. Ay, Dios. Ella va a dejarme. Sé que va a dejarme. Sí, va a dejarme. Va a divorciarse. Aunque no se me llevará nada, ¡porque no tengo nada que pueda llevarse! Volverá a casarse. Con algún tipo guapo con un coche con teléfono. Y trajes. La llevará a celebrar el aniversario de nuestro divorcio. Volverá a casarse Juegos y será más feliz de lo que nunca fue conmigo. ¿Y qué será de mí? Yo Juegos Neil Schwary. El jugador poco fiable, el ex-marido perdedor. Sí, tendré que cargar con eso el resto de mi vida. Dios, soy yo, Neil Schwary. Necesito que me ayudes. Ya sé que no voy a la iglesia, pero si tú quieres, pasaré los partidos de golf a los sábados. No hay problema. Ya sé que ya no sueles hacer muchos milagros, pero lo que yo daría por un maletín lleno de pasta. Gracias. Hola, Neil. ¿Qué tal estás? ¿Yo? Yo diría que quedé más o menos a la par. ¿Qué es eso? ¿Esto? Esto, es Juegos Bueno, en un momento dado, al casino se le acabó el dinero y empezaron a dar equipajes. ¿Dar equipajes? ¿De qué estás hablando? Equipaje. Bolsas. Maletas. La robé, ¿vale? No quedé a la par. Perdí mucho. Lo perdí todo. El dinero del viaje, nuestros ahorros. Marilyn, lo siento mucho. Por favor, ten compasión y perdóname. Te lo compensaré, lo juro. Haré lo que me pidas. Te escucharé cuando hables. Miraré tus dibujitos. Te llevaré al centro comercial y no te señalaré el reloj. Lo que quieras. Juegos preliminares. Lo que sea. Pero no me dejes. No creo que pueda soportarlo. ¿Por qué robaste la maleta? Contesta, por favor. No lo sé. No lo sé, Marilyn. Pensé que quizás hubiera algo dentro. Dinero. Algo que vender. Yo tengo dinero, Neil. ¡Marilyn, no lo entiendes! ¿Dinero? ¿De dónde sacaste dinero? Lo había apartado, sabiendo lo tonto que eres, sabiendo que eras capaz de jugarte todo el dinero del viaje



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *