Radio Uno Medellín

Radio Uno Medellín, Emisoras Radio Radio Uno Medellín en vivo Colombianas Radio Uno Medellín

¡Apuéstalo todo! ¡Sí! Bien, pongo más al Juegos Mírate, sucio, sudoroso. Seguramente no has comido. ¡Sí! Me comí una ficha. ¡Dobla la apuesta! ¡Doblo la apuesta! ¡Sí! Son mías. Ya no sé qué decirte. Te espero y no apareces. ¡Ven a mí, nena! Me preocupo. Llamo al hospital, a la policía. Me digo que no puedes estar en el casino. ¡Me lo prometió! ¡Vamos! ¡! ¡Rojo! ¡Ganamos! ¡No me lo puedo creer! Ya estoy harta. La taza del caballero. ¡Una más grande! ¡No insulte a este hombre! ¿Cómo voy a competir con esta adicción? ¡ francos! ¡ francos! ¡Esta noche saltamos la banca de Montecarlo! Prueba la verja. Quizás la dejó abierta para nosotros. Eso no tiene sentido. Debe tener aquí un sistema de seguridad de $. ¿Va a dejar la verja abierta? ¡Madame Van Dougen! ¡Soy Julian Peters! Y Phoebe. ¡Le trajimos su perro! ¿Madame Van Dougen? Mira a ver el lateral. ¿Tú andas con muletas? Mira el lateral de la casa. años estudiando arte dramático para acabar como criado de Maléfica. Esto de Europa es un error. Ahora podría estar en un partido de los Yankees. En vez de eso estoy inspeccionando el chalet de Freddy Krueger. ¡Madame Van Dougen! Muy bien. Vale. Phoebe. Por aquí. Al menos podías haberme dejado una nota. Hay una pulsera. ¿Una qué? Una pulsera. ¿Sí? Es una pulsera. Una muy cara. Déjala. ¿Por qué? Porque no es nuestra. Puede que también haya una recompensa por esto. Esto podría ser un pequeño negocio, devolverle cosas a Madame Van Dougen. Bien. Tira. Está atascada. Tira más fuerte. ¿Eso es lo que creo que es? Es una mano. ¿Una mano? ¿Qué clase de mano? Una mano unida a un cadáver, esa clase de mano. ¡Jamás había visto una mano muerta! ¡Ponte a la cola! ¡Le rompí los dedos! ¡Créeme, ese es el menor de nuestros problemas! ¡Tenemos que largarnos de aquí! ¿Está muerta? ¡Venga, venga! Espera. Mi maleta. ¡Venga, cógela, pero date prisa! Mi maleta. Iré yo porque soy un hombre. ¿Quieres ponerle un bozal a esa cosa? ¿Es esto Versalles? Es que sin gafas, soy tan ciego como un topo, pero, bueno, mientras haya salud. ¿Dónde está? ¿Dónde está mi maleta? Justo a medio metro del asesino. ¿Qué quieres decir? ¿El asesino está aquí? Están sus ojos y sus pies. El resto lo supongo. Tú primero. ¿Cuánto por los zapatos? Lo siento, monsieur. Es la política del casino. No se aceptan prendas de vestir. ¡Mi corazón! Lo que faltaba. ¿Podría recuperar la propina de aquel camarero? Parece usted buena persona. ¡Lo he perdido todo! ¡Cambié cheques! ¡Vacié mis cuentas! Ya le dije que la única manera de ganar en el casino es no jugar. ¡También me dijo que cambiara mis cheques! ¿Para qué me hace caso? Soy un hombre enfermo. ¡No dejen que se muera! ¡Quiero tener el placer de matarlo yo mismo! ¿Es cierto eso? ¡Sí! ¿Es cierto eso? ¡Sí! ¿Qué quiere, una pelea a puñetazos? ¡Sí! ¡Quiero patear su culo perdedor, Morosco! ¡Vamos, adelante! ¡Su tamaño no me asusta! ¡De acuerdo! Pero no aquí en el paseo. ¿Por qué? ¿Entonces, dónde? ¿Ve aquel parque de allí? ¿Dónde? ¡Monsieur, venga! ¡Yo creo que deberíamos llamar a la policía! ¡Ni hablar! ¡Vamos, ha habido un asesinato! ¡Phoebe, podríamos ser sospechosos! ¡No somos sospechosos, somos testigos! Somos extranjeros, estamos en la ruina, desesperados por dinero. Traemos el perro de esa mujer rica a una villa a la de la madrugada. Ella no contesta. Encontramos una pulsera porque andamos fisgoneando. Tiramos de ella y sale una mano. ¿Quién se va a creer esa historia? ¡Ni la Madre Teresa se lo tragaría! Olvídalo. Van a ponernos las esposas. Van a tomarnos las huellas. Van a llevarnos para interrogarnos. ¿No es mejor irnos? Esto es una locura. No hemos hecho nada malo. ¿Por qué corremos? ¿Tienes idea de cómo es el sistema legal francés? Es una pesadilla. No hablamos el idioma. No entendemos las normas. Nos pondrán un abogado defensor de . Pasaremos años en la cárcel antes de que salga el juicio. Los directores de reparto siempre pensarán en mí como el asesino de Van Dougen. Tenemos que llamar a la policía. Si el asesino sigue allí, lo atraparemos y así podré recuperar la maleta. No nos identificaremos. Una vez que leamos que han detenido



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *