RCN La Radio Rionegro

RCN La Radio Rionegro, Emisoras Radio RCN La Radio Rionegro en vivo Colombianas RCN La Radio Rionegro

Dinero de Montecarlo. Me huele a gran recompensa. ¿Qué quiere? -. -, pero a condición de que no me dirija la palabra durante todo el viaje. apenas me compensa el tiempo perdido. Yo estoy en el mundo del espectáculo. Gano eso en una hora. y trato hecho. ¿Cómo tiene los ojos tan rojos? ¿Ha estado llorando? ¿Un tipo? ¿Algún lío? -, y subo mi parte cada vez que abra la boca. ¡Sí! ¡Rojo! ¡Impar! ¡Sí! ¡Marilyn, estoy en racha! Llevo ganados millones. Cada minuto que pasa sin estar en Montecarlo, perdemos una fortuna. Si el casino supiera que tengo este sistema, contratarían un asesino para pararme. ¿Por qué iba alguien a venderte un sistema infalible por dólares? dólares. Conseguí una rebaja, ¿te acuerdas? Si es tan bueno, ¿por qué no lo usaba él? Marilyn, ya te lo dije, lo tenían vetado en el casino. El hombre era matemático. Neil, contaba con los dedos. Eso era por el alcohol. Lo pillamos en mal momento. No me pongas pegas, Marilyn. Este no es tu terreno. Si veo una oportunidad, voy a por ella. ¿Qué más da? Se lo podría haber comprado a un caballo. El sistema funciona. No existe ningún sistema para la ruleta. Ninguno. Créame. La única manera de ganar en un casino es no jugar. Perdone. Me llamo Morosco, Augie Morosco, y he sido jugador toda mi vida. Tenía restaurantes en Nueva York. Los perdí todos en la ruleta. Entonces fui a Jugadores Anónimos y descubrí que el juego era una enfermedad. Afortunadamente, me curaron. Si no es usted jugador, ¿qué hace en un tren a Montecarlo? Mi mujer está allí de vacaciones. Me puso de vuelta en los negocios. Es extremadamente rica. ¿Así que se casó por dinero? Nada de eso. Me casé por montones de dinero. Disfruten su estancia en Montecarlo. Piense en lo que he dicho. Tiene salud, una mujer adorable. No juegue. Vamos. Eres una monada, sí. Arriba, vamos. Que tipo tan encantador. Buenas noches. Buenas noches. ¡Perdone! ¡Ese perro es mío! ¿Qué está haciendo con mi perro? Debe estar equivocada. Este perro es mío. No, se equivoca. Encontré este perro esta mañana en Roma. Y yo lo compré hace una hora en el vagón restaurante. ¡No, espere! Es imposible. ¿A quién se lo compró? A un americano. Ahora, si me disculpa Juegos pronto llegaremos a Ventimiglia y no he terminado de asearme. ¿Entonces, qué más? Puede que me viera en “El Padrino”. Una película importante. Ya sé, era un papel pequeño, pero tuve muy buenas críticas. ¿Has vendido el perro? No solo vendí el perro disculpe, querida No solo vendí el perro, sino que saqué $. Son $ más de lo que la dueña hubiera pagado. Tú hubieras hecho lo mismo. No, Julian, yo no lo hubiera hecho. No somos quién para venderlo. Le prometimos a esa mujer que le devolveríamos su perro. No creo en hacer promesas que no puedo cumplir. No veo mi nombre en ese cheque. ¿A qué nombre iba a extenderlo, “Julian Peters y Phoebe”? ¿Qué somos, un número de circo? Iba a compartir el dinero contigo. Sí, bien. ¡Sí! Este es el hombre. Tenga su cheque. Disculpe la confusión. No, no hay confusión. Yo no quiero el cheque. Quiero el perro. Puede comprar perros por ese precio. ¿Por qué este? Mi mujer tiene una hembra de esta raza. Y buscaba un macho. Parece que yo no valgo. Señor, necesito este perro. Por favor, acepte el cheque. Lo siento. Un trato es un trato. Además, ya le prometí al perro que iba a follar. Aduanas. ¿De quién es este perro? Mío. Nuestro. Como puede ver, este perro me pertenece. ¿Tiene la documentación del perro? ¿Documentación? Si no tiene la documentación, tiene que abandonar el tren y hacer examinar el perro por la autoridad veterinaria. El perro es suyo. Estaba dejando que me lamiera. Buenas noches. Traigan su equipaje, por favor. Trae las maletas. ¡Yoo-hoo, signore! Sigo interesado en el perro. Discúlpeme. Me están echando del tren, así que tengo que pedir al maquinista que vaya despacio. Si el dueño cambia de opinión, venga a verme en Montecarlo. Le quitaré el perro de las manos. Augie Morosco. L’Hotel de Paris. Gracias. ¿Madame Van Dougen? Soy Julian Peter otra vez. No, nos han retenido porque tenemos que hacer que le examine un veterinario porque no tenemos su documentación.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *