Super Hit 102.9 FM Cali

Super Hit 102.9 FM Cali, Emisoras Radio Super Hit 102.9 FM Cali en vivo Colombianas Super Hit 102.9 FM Cali

¿Me puede decir alguien si estoy yo aquí o me fui de vacaciones? Aquí. No se preocupe, tranquilízate. Estimada Tamara, que Otar arregle esos problemas y después me informe. Está bien. Perdone, ¿de dónde sintió el impulso que la tambaleó? ¡Déjame en paz! ¡Vete! No se distraigan, compañeros. Diga. Entendido. ¿De dónde proviene ese sonido de zurná? ¿No está abierta la ventana? Voy a comprobarlo. ¡Ah! ¿Eres tú? Estamos debatiendo un relato. Me parece que la ventana está cerrada herméticamente. Ven mañana y hablaremos. Ven. Comiencen. Por favor, compañeros. Adelante, Shukri. Vuelvo a repetirlo, estimado Vaso, yo no leo por principio. Tengo motivos para ello. Todos lo saben y Soso también. Yo pensaba que él no lo sabía. Pues él lo sabe. Adelante. Por favor. Tenemos la conclusión por escrito de Gamkrelidze. Yo Ieí atentamente “Las montañas azules“ Radio No son azules, sino “Las montañas azul celeste“. Exacto, azul celeste. Me alegra darles a conocer que en general apruebo la opinión de los reunidos y la comparto. Me uno a los demás, etc. Gamkrelidze. Cójalo, por favor. Eso había que leerlo al final. ¿Qué importa cuando es leída la conclusión de Gamkrelidze? Los solucionamos. Tamara los llevó a Murmanidze, para que los firme. Todo está en orden, estimado Irodión. ¡Qué calor más terrible! ¿Abrir la ventana? Será peor. Mire lo que pasa en el patio. Esas motos hacen mucha bulla y levantan mucho polvo. No hace falta abrir la ventana. ¿Qué hay de la prima? Hay, pero Murmanidze no la firma. Pero, en principio, ¿hay? Hay. Silencio, continuamos. Estimado Irodión, diga su opinión. En general, yo no debería estar aquí. De hecho, hace tiempo que me encuentro de vacaciones. Debo destacar, que me gustó mucho la conclusión de Gamkrelidze. En cuanto al segundo título, apoyo la opinión de Vazhi Zazáievich. Ambos títulos me gustan, pero pienso que hay que dejar solo uno. Estimado Irodión, quisiéramos saber: ¿respalda usted esta obra? Respaldo la conclusión de Gamkrelidze. ¡Hola, Soso! Buenas. Hola, Soso. Mire. ¿Escribiste otro relato? Este es el informe sobre mi comisión de servicio. ¿Ya volviste? Buenas. ¡Vaya! ¿Quién debe firmarlo? Debe ser usted. Antes deben filmar ellos. ¿Por qué llegaste tarde? ¿Qué hacías allí? Determiné el motivo de la vibración. Están construyendo un túnel del metro debajo de nosotros. Para ello dinamitan las rocas duras del subsuelo. Ya pasaron el sector más difícil, pronto las explosiones cesarán. ¡Estamos salvados! ¿Qué pasa? Es el radista. Vuelvo ahora. Apágalo rápido. Si usted me dijo que después de los aplausos Radio No son esos aplausos, es temprano todavía. Estamos en reunión. Voy a salir por un momento. ¿Qué debaten ustedes? ¿No han informado ha soso? ¡Cómo que no Radio ? ¿Por qué me mira así? Habría que cerrar la puerta, hay corriente de aire. La sección técnica no aceptó el sulfato. Póngalo en un lugar seco. Cierren la ventana, el ruido de esa zurná molesta. Las ventanas están cerradas herméticamente, ninguna se abre. ¡No toquen las botellas! ¿Le abro una a usted? No. Informe cuando vengan los visitantes. Usted pronunciará el discurso de bienvenida. ¿Yo? ¿Por qué? Libéreme de eso. No quiero oír nada. Estimada Lali, le escuchamos. ¿A mí? Ustedes me podrán escuchar, pero ¿qué puedo decirles? Diga lo que quiera. ¿Tiene usted una opinión especial? No tengo ninguna opinión especial. Ella no tiene ninguna opinión. El título me gusta. Continuemos. ¿Está Guivi aquí? ¿Está en comisión de servicio? Sí. ¿Cuándo vendrá? Quién sabe. Quizás a fines de mes. Siéntense, esperen. ¿Quién más quiere hablar? ¿Quién es Guivi? No lo conozco. ¿Hace tiempo que trabaja aquí? Boris, hable, por favor. Pero, en pocas palabras. ¿En pocas palabras? El autor no ha escogido ocasionalmente ese título. En él hay algo poético, yo diría. El color azul celeste, color del cielo Radio Juega. Apruebo el título. Hablen en esencia, compañero. ¿Quién es el siguiente? ¿Cuántas obras debemos debatimos este mes? El plan es de , pero nos hemos comprometido a . ¡Pues hay que hacerlo! ¡Trabajen con más eficiencia! Nos esforzaremos. Escuchemos a los miembros del consejo invitados. Estimados Vardén y Evgueni. ¿Debemos hablarjuntos? Por separado. Empezaré yo. El caso es que nosotros podríamos hablar más ampliamente. Pero, para nuestro pesar, no pudimos leer el relato. No nos dieron ningún ejemplar. ¡Vazha Zazáievich! ¿Qué pasa, Tina? Ya llegaron. Entretenlos por ahora. A los estimado Vardén y Evgueni no les dieron ni siquiera un ejemplar. Además, no todos está aquí: Unos están en cursillos de recapacitación, otros de pesca, se califican, asisten a seminarios, o a un entierro. ¿Qué más? Su esposa. ¿Qué quiere ella? Quiere hablar con los actores. Vino con una amiga. ¡Jesús! ¡Dios mío Radio ! Oigo. Sí se lo diré. Oigo. Buenas. Me gustó, pero no mucho. No, no hace falta. No es necesario, pero tráelo. No, ahora estamos ocupados, tráelo mañana. Amigos míos, no haré ningún comentario. Opino que ustedes sacarán una conclusión digna. A mi me espera un asunto. Soso, ¿no podrías desviar ese túnel, que pasa por debajo de nosotros? De seguro que no es muy difícil. Te felicito de antemano. ¿Qué más pasó? Aquí tengo el salario de los estimados Vardén y Evgueni. Si no lo doy hoy, habrá que transferirlos a una cuenta al deponente. Está bien. ¡Ah, qué calor Radio ! Es un calor infernal, infernalísimo. Ese hombre me va a volver loca. Retírenlo de aquí. ¿No será hora de anunciar un receso? ¿Nos pagarán primas? No. ¿Y el dinero de los concursos? Tampoco. Silencio, compañeros. Consideramos que hoy la sesión del consejo ha terminado. Y bien, ¿aprobamos el relato? En esta etapa sí. Uno de nosotros debe escribir la conclusión. No puedo firmarla, es cosa de Irodión. Estoy de vacaciones. La conclusión debe ser entregada al director, junto con un ejemplar. ¿Qué hará soso? Lo mismo que hasta ahora. Es correcto. ¿Quién tiene un ejemplar? No existe ningún ejemplar, por lo que no hay de qué hablar. Me siento mal, abran la ventana, aquí no se puede respirar. Soso ha registrado varios ejemplares en la cancillería. Hay que preguntarle a Liuba. Liuba se murió. Pero el número de registro quedó. ¿Quién se acuerda qué número es?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *