Tropicana 90.5 FM Cali

Tropicana 90.5 FM Cali, Emisoras Radio Tropicana 90.5 FM Cali en vivo Colombianas Tropicana 90.5 FM Cali

Entendido. Excelente, pero esta parte ya no va. Esto tampoco hace falta. Y esto también va al cesto. Esta es una violeta, te la traje. ¡Quítate la gorra! Ahora lo coordinaremos y comenzaremos la investigación. Vazha Zazáyevich está ocupado. ¿Quién está con él? Simón Menabdé. Tía Tamara, no de el salario, hasta que se vaya Simón. ¿Y el dinero de mis vacaciones? ¿Se reventó su pantalón? ¡No, que va! La costura está en su lugar, es una falsa alarma. ¡Caramba Radio ! El sonido fue otro. El techo se rajó. ¡El techo se rajó! Pues, ayer estaba entero. ¿Por qué miran todos al techo? Buenas, Otar. Buenas. Firma el acta, por favor. Gregori, firma tú también. ¿Dónde está soso? ¡Ah, estás aquí! ¿sigues escribiendo? Ve para allá, el director te espera. ¿Qué tal? Esto es para usted. Gracias. Y esto es para usted. Gracias. Tengo una reunión. Yo mismo llamaré. Soso, ¿te dijeron que olvidé “Las montañas azul celeste“ en el banco? ¿Por qué lo hice? Yo mismo me asombro. Pero no importa, mañana lo recogeré. ¿Qué me pasó? No entiendo que Radio Y bien Radio ¿lo leyeron todos? ¿Qué clase de hombre eres, Soso? Usted debe hostigar a la gente, instigarla, molestarla y predisponerla. Oigo. Comprendo. Dentro de una hora estaré allí. Sí, está bien. Me volvieron a citar. ¿Me oyes, Tina? La reunión será mañana a las a. m. Entendido. La reunión será mañana. Todos deberán estar aquí a las a. m. Ustedes deberán esperar. Cuando salga Soso, entrarán ustedes. Yo los llamaré. No te olvides de llamar a Vajtang. ¿Qué me trajiste? No se lo dije a usted. Sí, entendí. ¿En cinco pabellones? ¿Otra vez dos títulos? Le vuelvo a decir que no es con usted. Considero que bastan cinco pabellones, así pienso. Espera un minuto. Oigo, espere un minuto. Tengo una conversación importante. Perdone. No habrá problemas con el transporte. ¡Qué clase de letra tienes! Perdone, no es con usted. Espere un minuto, no cuelgue. Llame a “Inturist“ y póngase de acuerdo. Dentro de una hora estaré allí. Sí, comprendo. Sí. ¿Iremos con nuestras esposas? Está bien, a las estaré ahí. ¿Qué me trajiste? Lo mismo, otra vez “Las montañas azul celeste“. Una parte escrita a mano, la otra a máquina. ¿Lo podrá leer usted? Claro. ¿Lo entenderá? ¿Por qué no? Está bien impreso y tu letra es legible. ¿No sentiste nada? Nada. De seguro que es la presión. Ayer tampoco pude rehuirlos Radio esos banquetes, despedidas, recepciones. No ir, es inconveniente. Pero si vas Radio ya lo ves. ¿Y ahora? ¿Tampoco lo sintió? No. ¡Qué raro! O sea, que se me subió la presión. No debía de haber ido ayer al banquete. Ese balonmoto nos matará. Si no los retiramos de allí, ellos nos derrumbarán el techo sobre la cabeza. Todavía no es mucho el daño. ¿Pero qué ocurrirá cuando apriete el calor? No se podrá abrir la ventana. Ahora sí lo Ieeré, sin falta. ¿Para qué le pusiste dos títulos? ¡Qué letra! ¿Acaso se puede entender algo aquí? ¿Lo tenías puesto en agua o qué? Vazha Zazáievich, ¿se puede Radio ? Adelante. Pasen. Le presento al compañero Artiom Chachanidze, comisario responsable de la federación urbana de balonmoto y capitán de la selección de la ciudad. Encantado de conocerle. Y yo también. ¿Por dónde empezaremos? Por la dieciocho. Síguenos. Ayúdale. ¿Dónde está Shotá ? Está en comisión de servicio. Que en cuanto vuelva me vaya a ver. ¿Dónde está Mitradze? Está en Pitsundi, en un seminario. ¡Qué bien! Mire, una grieta longitudinal y tres perpendiculares. Empecemos. Arranca. ¿A dónde vamos ahora? Observemos esta habitación. Fíjese en el esquema. Dele. Arranca. Nuestra nueva empleada. Es un placer Radio ¿Cuál es su nombre? Bela. Siéntese. Ya hablamos hoy, Vaso. Te vuelvo a saludar. ¿Ya comenzó a trabajar? Sí. ¿Ya se adaptó? Del todo. Muy bien. Deben recargarlo de trabajo. Soso, dale un ejemplar a él. La habitación está en muy mal estado. ¡Mire, cuantas grietas! Otra más. ¡Fíjese, compañero Chachanidze! ¡En qué mal estado se han puesto los techos en las habitaciones observadas! ¡Lo han provocado las vibraciones de sus motos! Eso no es todo. En este rincón, del techo caen continuamente pedazos de cal. Este cuadro no deja trabajar. ¡Ya lo hemos reforzado para siempre! ¡Usted debía de sacarlo! Mire, Otar ya lo firmó. ¿Es mi resolución? ¿No reconociste tu firma? Pero, Murmandze no la firmó. Si ya decidimos esa cuestión. Terminemos de una vez. Haré como usted ordene. Coge. Sigamos el experimento. Arranca. Buenas. Buenas, Vazha Zazáievich. ¿Cómo se siente usted? Los dolores de cabeza me tienen martirizada. Además he adelgazado kg Y algo me menea de un lado a otro. Eso le pasa a usted por los cigarros. Debe dejar de fumar. ¿No les cae nada aquí, del techo? No, de arriba no nos cae nada. Sólo que, a veces algo hace tambalear a una. Otra vez algo me tambalea. Por favor, extienda las manos. ¿De dónde proviene el impulso que la tambalea, de un lado o de abajo? Responda, de eso dependen muchas cosas. ¿De dónde proviene? ¡Suélteme la mano! ¡Dlgalo! De abajo. Las motos y los ruidos de la calle no tienen nada que ver con esto. Ya lo dije yo. Se trata de vibraciones subterráneas. Están volando las rocas subterráneas. Así que a usted realmente la tambaleó algo. Todavía no estoy chocheando. Sé lo que digo, algo me tambaleó. ¿No nos habrá enviado en secreto alguien a ese hombre? ¿Qué dice usted que están volando? ¿Informo aquí, o será mejor a puertas cerradas, en el gabinete? Le agradecería mucho, si usted lo lee. Los amigos dicen que no está mal. Pero más vale la opinión de su mirada experimentada. No me quejaré si usted Radio ¿Lo leerá? Lo Ieeremos y lo debatiremos. Artiom Chachanidze, lírica. ¡Qué milagroso! Soso, Iéelo atentamente y de a conocer su contenido a los miembros del consejo de redacción. Usted está libre, compañero Chachanidze. Ha terminado el experimento, vengan todos a mi gabinete. Allí, en general, hay versos de amor. Estimado Shukri, perdone. El director pidió que usted lo lea y lo explique a los miembros del consejo. Además, infórmele cuanto antes su opinión. En esta región se realizan explosiones de poca intensidad en el subsuelo rocoso. Posiblemente sean obras del metro o están construyendo un taller ilegal. Todavía no he podido aclarar qué obras son.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *