Radio Macondo 105.3 FM Cali

Radio Macondo 105.3 FM Cali, Emisoras Radio Radio Macondo 105.3 FM Cali en vivo Colombianas Radio Macondo 105.3 FM Cali

No comprendo. Reginald empezará a dudar de todo lo que ha oído en contra de ella. Lo abrumará el arrepentimiento y lentamente, seguro. Se convencerá de que la ha juzgado mal. Me asustas. Sí. Si Frederic Vernon, conocido por su buen sentido, deja que ella lo arruine, ¿qué oportunidad tiene Reginald? Hablas como si tu hermano no fuera sabio. Estoy segura de que lo es. Todos comentan sobre su rápido entendimiento. Eres la mejor madre pero Reginald tiene el tipo de naturaleza honesta que lo hace vulnerable para una mujer así. ¿La consideras una genialidad? Diabólicamente sí. Como la serpiente en el Jardín del Edén. ¿Esta mujer siempre se sale con la suya? Según entiendo, solo los hombres de negocios suficientemente astutos ven a través de sus estratagemas. Trabajaron juntos para enviar a sus agentes a interceptarla en la calle Seymour, obligándola a empeñar sus últimas joyas. Maten al cordero más gordo, mi querida. Regresó el pródigo. ¿Qué sucede, muchacho? La alegría de ver a tus padres de edad se te escapa. No lo provoques, padre. Es un derecho de padre. Huirá de regreso a Londres. No hay riesgo de eso, te aseguro. Londres no tiene encanto para mí. ¿Notaste eso? Bien. Nunca me atrajo. Sucia, ruidosa, gases nocivos, con hollín. No entiendo el punto de las ciudades. Es mejor vivir en tierra propia. Todos deberían. Me temo que esto se relaciona con mi cuñada. Sí, hermana. Felicitaciones por tu reivindicación. Al contrario, no veo que estés fuera de peligro. Seguramente lo estoy. ¿De qué trata todo esto? ¿Qué sucede? No comprendo. Reginald, querido. Frederica preparó una pieza encantadora. Ayúdame a convencerla de que la cante. No. Usted es muy amable, Lady DeCourcy. No estoy lista. Disculpe, Srta. Vernon, madre. Aunque quisiera, estoy muy cansado para ser un público propicio. Así que si me disculpan Radio No, debes quedarte. Frederica es muy talentosa. Jamás oí nada igual. No nos prives de este placer, mi querida. Reginald, insistimos. Bien, como dije Radio No, lo lamento. Disculpen. Debes tocarla, mi querida. Por favor. A ella la llamo: El ruiseñor de Kent. Su voz es extraordinaria, incluso para mi oído. Debe haberla heredado de su madre. La voz de Lady Susan es soprano natural y clara. Encantadora. Hermosa. ¿Lo es? ¿Esperas visitas, madre? No, ¿quién nos visitaría? Mira quién vino de Londres. Qué sorpresa agradable. Disculpen por llegar así. Qué pose familiar encantadora. Sí, es la época de unidad familiar, así que le damos la especial bienvenida. Gracias, Charles. Espero que al reconocer la ansiedad de una madre por ver a su hija, me puedan disculpar mi repentina visita. Nada que disculpar. Sir Reginald, Lady DeCourcy, podría presentar a mi cuñada, Lady Susan Vernon. Por favor disculpen la intromisión. Como tengo domicilio en la ciudad, no puedo estar sin Frederica. ¿Acaso esa ansiedad no es nueva? Sí. Estoy totalmente de acuerdo, pero ahora estoy en Londres, donde la educación que Frederica necesita puede hallarse fácilmente. Su voz es algo prometedora. ¿Algo? Es un verdadero canto de ave. La llamo: El Ruiseñor de Kent. ¿Así? ¿Esto es realmente Kent? Encantador. Tiene razón, señor. Frederica tiene el talento innato de un ave, pero esas pocas notas pueden ser repetitivas. Pero madre, ¿podría quedarme? “Pero madre, ¿podría quedarme?” Encantadora. Gracias, querida cuñada, por hacer que Frederica se sienta en casa y bienvenida donde vaya. Acordé que tengas una clase con Signor Voltroni. Donde se preocupan por el gran tema de la educación, no hay excusas para mediocres. ¿No es clave, señor, para cultivar su voz? Un ruiseñor, ¿no dijo? Sí, es cierto. La llamo: El Ruiseñor de Kent. Denominación encantadora. Y quizá con un maestro como Signor Voltroni, podría volverse verdad. Frederica, ¿tienes todo empacado? ¿Parten a Londres ahora? Hemos ansiado tanto tener a Frederica con nosotros. Qué notable. Tan solo hace una pocas semanas, era difícil hallar un lugar para Frederica. Ahora el mundo pelea por su compañía. Asombroso. ¿Asombroso que fuera desatendida antes o se peleara por ella ahora? Una excelente observación, querida cuñada, pero terminare ahora, porque sé cuánto detesta mi hija que la elogien. ¿Cómo está, señor? Espero que bien. Deberíamos irnos. Disculpa, madre, debo empacar. Sí, debes. No podemos comprar un guardarropas nuevo para cada mudanza. La pobre joven. ¿Vieron su rostro? Debo hablarle, recordarle que este siempre será su hogar. O con nosotros. Si se refieren al pasado, dudo que su madre se arriesgue nuevamente a malinterpretar. Podemos estar seguros de que Lady Susan le aclarará a su hija la consideración y afecto que guía sus acciones. No me involucré en el asunto de recuperar a Frederica de Parklands para que me frustren de nuevo. María Manwaring puede sollozar, Frederica puede gemir y los Vernon pueden estar furiosos pero Sir James Martin será el esposo de ella antes de fin del invierno. Criatura brillante. Gracias, mi querida. Me cansé de someter mi voluntad a los caprichos de otros. O renunciar a mi propio juicio por respeto a aquellos a quienes no les debo moral y le tengo muy poco respeto. Demasiado fácil he permitido mi debilidad inquebrantable. Frederica sabrá la diferencia. Eres muy indulgente con la joven. ¿Por qué dejar que Frederica lo tenga si podrías ganar su interés? ¿Sir James? Sí, conozco tu generosa naturaleza, pero ¿puedes arriesgar ofrecerle Sir James a Frederica mientras no tienes ningún Sir James tuyo? Señora, el Sr. Johnson dice que regresará para la cena. Gracias. ¿Me estás insultando? Al contrario. No dudo de tu habilidad de conseguir a DeCourcy cuando lo desees. ¿Pero es digno de tener? ¿No es su padre el tipo de viejo enfurecido que vivirá para siempre? ¿Y cómo sobrevivirás? ¿De la cuota que Frederica, como esposa de Martin, te otorgue? ¿Cómo invitadas en Churchill? Preferiría casarme con mi esposo que depender de la hospitalidad de otros. Debemos protegerla, no solo por su propio bien, sino por el de su padre muerto. ¿Qué podemos hacer? Debemos hallar el argumento de que persuadir a su madre es para su interés, que por supuesto es su única guía. Eso significará un viaje a Londres. Afortunadamente,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *