Radio Huellas 1470 AM Santiago de Cali

Radio Huellas 1470 AM Santiago de Cali, Emisoras Radio Radio Huellas 1470 AM Santiago de Cali en vivo Colombianas Radio Huellas 1470 AM Santiago de Cali

En todo caso, no desearía preocuparse por su salud, lo que consideraría un sinsentido. Mortalidad. La nuestra y la de otros, especialmente la de los nuestros es la jugada más difícil e intratable a la que puede enfrentarnos la vida. Ansío conocer al querido caballero. Por supuesto, es natural que él deseara ignorar o minimizar el frío, triste final que nos espera a todos. Para nada. Mi padre es cristiano, para quien la perspectiva del final no es ni triste ni fría. Sí. Gracias a Dios por nuestra religión. Tan importante en esta vida y más aún en la siguiente. ¿Realmente debemos esperar? Te ruego que lo reconsideres. Lady Manwaring. Disculpe, estoy histérica. No sé qué decir. ¿Se encuentra el Sr. Johnson en casa? ¡Debo hablar con mi tutor! Sí, por supuesto, mi querida. Le haré saber que estás aquí. Lucy Manwaring vino a verte. ¡Sr. Johnson! Lucy, entra por favor. ¡Debe ayudarme! Querida Lucy, por favor. Debe ayudarme. ¡Manwaring se ha ¡do! Señora. El Sr. DeCourcy. Buenos días. Sr. DeCourcy. Qué sorpresa verlo. Qué amable de visitarnos. Le agradezco por ayer, por resolver una situación difícil. Lady Susan me ha explicado todo. Me avergüenzo por haber hablado así. Fue tonto de mi parte. No, en absoluto. Lo comprendo. Pero no tiene que agradecerme, la cortesía no implica disculparse. De hecho, no es mi único motivo. Lady Susan me ha dado una carta para usted. ¿”Estrictamente privada”? Qué intrigante. ¿Se ha lastimado un animal? No, actuaciones privadas. Medea. Se presentarán la semana próxima pero mejor que no vea los ensayos. Gracias nuevamente por la noche encantadora. ¡Ella está ahora con el! ¡Esto no puede continuar! ¡No debe! Lucy, por favor. No. Quédate, descansa. Recupera la ecuanimidad. ¿Ecuanimidad? ¡Ellos ahora están juntos! Le ruego, venga conmigo, hable con Manwaring, ¡hágalo razonar! Como mi tutor, ¿no me ayudará? Incluso si los encontrara, ¿qué cambio podría hacer? Sí, sigue el consejo del Sr. Johnson. Sabe mucho de estos temas. ¿Qué tiene? ¿Una carta? ¿Con su letra? Devuélvame la carta, ¡señora! ¡No es para usted! Lucy, no. ¡Detente! ¡Disculpe! ¡Señora! Creo que estaba a punto de cometer un grave error. ¿Es usted Lady Manwaring? ¿Lady Manwaring de Langford? Ha reconocido la letra de su amiga Lady Susan Vernon y asumió que era para usted. ¿Cree que esa dama es mi amiga? Ahora está con mi esposo. Mientras hablamos, ¡él la visita! No es posible, señora. Acabo de dejarla, estaba totalmente sola. Ni su sirviente estaba. ¡Owen! Owen, ven aquí, ¡párate aquí! Dile a este caballero lo que has visto. No, su señoría Radio Repítele lo que me has contado. Señor, Lady Susan le pidió a su sirviente que se fuera y luego usted se marchó. Y unos minutos después, Lord Manwaring llegó y ella lo recibió. ¿Estaba sola? Sí, señor, eso creo. Nadie más entró o salió. No, ¡basta! ¡La carta es solo para la Sra. Johnson! Escuchen. “Mando a Reginald con esta carta. “Mantenlo allí toda la noche, si puedes. “¡Manwaring viene a esta hora!” Es imposible. ¡Debo detener esto! Por favor, señor, venga conmigo. ¿Qué podría ganar? Incluso podría ser peligroso. Es un asunto de sus abogados. Sra. Johnson, esto excede lo que podría haber imaginado. Prometió que dejaría de tener contacto con esta mujer. No tengo idea de a qué se refiere ella. Ha enloquecido. Siento decir, querida, que sé que la ruta por el Atlántico es muy fría en esta época del año. Señora. Agonizo, mi querida. ¿, Qué sucedió? Lo peor. Un desastre. ¿Desastre? El Sr. DeCourcy llegó justo cuando no debía. Lucy Manwaring había entrado a la fuerza al estudio del Sr. Johnson entre sollozos. ¿No tiene orgullo? ¿Ni dignidad? Qué impresión da, al irrumpir en la biblioteca del Sr. Johnson, gimiendo como niño con miedo. Al verla carta con tu letra, se la sacó a Reginald para leerla en voz alta. ¡No! Sí. “Manwaring viene a esta hora”. ¿Y Reginald oyó eso? Lo leyó él mismo. Qué poco caballero. Es escandaloso. No puedo creerlo. Sí, muy escandaloso. Un caballero a quien le confían correspondencia “privada”, la lee sin reparo y entonces, por unos comentarios confidenciales, ¿la deshonra es mía? ¿Quién ha actuado mal en este asunto? Solo tú y yo somos inocentes por no leer correspondencia ajena. Por desgracia, Lady Manwaring manipuló al sirviente de su esposo para que dijera que Manwaring te vio en privado. Los hechos son terribles. No te preocupes. Diré algo que complazca a Reginald. Primero estará un poco enojado pero prometo que para la cena de mañana, todo estará bien. No estoy segura. ÉL estaba con el Sr. Johnson cuando me fui. Perdóname por decirte esto, me espanta imaginar lo que dirá en tu contra. Qué error cometiste al casarte con el Sr. Johnson. Demasiado viejo para dominarlo, demasiado joven para morir. Buenas tardes, señora. Por supuesto debo parecer extraña o escandalosa para otros. Pero no esperamos que otros lean nuestra correspondencia y no escriban a su favor. Manwaring solo me visitó como amiga de su esposa. ¿Amiga? Ella misma niega esto. Claro, por supuesto. Era su amiga cuando estaba cuerda. Ha perdido la razón. Manwaring dejó Langford para escapar de sus sospechas enloquecedoras. Al darle una entrevista, mi único motivo era persuadirlo de que regrese con ella y vea qué se podría hacer para alejar sus miedos. SÍ, pero ¿por qué sola? ¿Por qué arreglaste verlo sola? ¿No puedes descubrir el motivo? Los sirvientes oyen, con la infortunada tendencia de repetir cualquier cosa que imaginan haber oído. Temí perjudicar la reputación de la mujer aún más. ¿Imaginas que podría aceptar esa explicación? Solo puedo decirte la verdad. ¿Lo lograste? ¿Qué? ¿Lo convenciste de que regresara con su esposa? Sí, lo logré. Pero parece que su juicio está muy deteriorado para permitirlo. Sus celos y sospechas no permitirán que recupere la confianza. Olvidas que vi la carta con mis ojos. No, no lo olvido. Lo lamento muchísimo. Un error agravado por malinterpretar algo que jamás debiste haber visto. ¿Crees que no habría confiado la carta a un tercero si pensaba que su contenido era peligroso de algún modo? ¿Ya no te he explicado que la naturaleza enfermiza del mundo podría desacreditarme? ¿Qué podría sorprender a tu estima ahora? Después de haber discutido tanto y lo que éramos, que desconfíes de mis acciones, intenciones, mi palabra. Lo lamento, Reginald, pero he reflexionado este asunto. No puedo casarme con un hombre que desconfía. No puedo. ¿Qué? No podemos casarnos. El compromiso entre nosotros está roto, toda relación es imposible. ¿Qué dices? La desconfianza no sugiere resultados favorables. Siento mucha estima por ti. Sí, apasionada, pero debo dominarla. ¡Catherine! Reginald ha regresado. ¿Está aquí? Ha ido a buscar a tu padre. No irá Radio No. No, las noticias más felices. Nuestros miedos fueron en vano. ¿, Qué? Se canceló el compromiso. ¿Cómo? Bueno, Lady Susan lo terminó. ¿Ella lo hizo? Reginald está muy deprimido pero estoy segura de que se recuperará y esperemos que proyecte su mirada en otro lado. Esa mujer es un demonio. ¿A qué te refieres? Lady Susan. Ella tiene un misterioso entendimiento de la naturaleza de los hombres. Al forzar ella misma la ruptura, comprometió el orgullo de Reginald. ¿Misteriosa?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *