Radio Hit Cali 91.5 FM Cali

Radio Hit Cali 91.5 FM Cali, Emisoras Radio Radio Hit Cali 91.5 FM Cali en vivo Colombianas Radio Hit Cali 91.5 FM Cali

algunas de las pastillas del Dr. Preston. ¿Las querrías para el querido pequeño? Sí. Gracias. Y ¿es cierto que el Sr. DeCourcey se marcha hoy? Sí, al parecer sí. Qué extraño. Cuando él y yo hablamos hace una hora, no mencionó nada. Pero quizá él no sabía que lo haría. Los jóvenes son muy impulsivos en sus resoluciones. No diría que Reginald es impulsivo. Sí, lo es. Es como otros jóvenes en ese sentido. Precipitado al tomar decisiones y luego rápidamente las cambia. No me sorprendería si cambiara de opinión y se quedara. Parecía bastante decidido. Bien, veremos. Algo extraño parece afectar a Frederica. Creo que la joven en realidad se ha enamorado de tu hermano. Señor, Lady Susan preguntó si podría conversar brevemente con usted. Preguntó si usted sería tan amable de verla en su Cambiador. Adelante. Mis disculpas por pedirle que viniera, señor, pero me enteré de su intención de marcharse hoy. ¿Es verdad? Sí, así es. Puede cerrar la puerta. Le suplico que no, por mí, acorte su visita ni una hora. Bueno Radio Soy perfectamente consciente que tras lo que ha sucedido entre nosotros, sería inadecuado que ambos permanezcamos en la misma casa pero soy yo quien debería irse. No. ¿Por qué? Mi visita ya ha sido inconveniente para su familia. Si me quedo arriesgo que se divida un clan que está efectivamente unido. Donde vaya no tiene importancia, mientras que su presencia es importante para todos. Fue atemorizante lo cerca que estuve de la destrucción. Todo comenzó con Frederica, apoderada por cierto tipo de locura, rogándole a Reginald que interceda en su nombre, como si yo fuera una madre cruel que no deseara lo mejor para su hija. Luego, Reginald apareció en mis aposentos con una expresión de total solemnidad para informarme de mi error al permitir que Sir James Martin corteje a Frederica. Intenté ponerle humor pero él lo rechazó. Cielos. ¿Es realmente tan pomposo? Conozco su pomposidad. Pero su deslealtad me indignó. Si verdaderamente pensó bien de mí, no debió pensar en esas insinuaciones en mi contra. Un amante digno debería asumir que una tiene motivos justificables. Sin duda. Casi ha pasado una hora desde que me enteré de que Reginald se iba de Churchill. Algo debía suceder. La condescendencia fue necesaria, aunque la aborrezco. Mandé a buscar a Reginald. Cuando vino, parecía sorprendido por la llamada y parecía como si estuviera medio temeroso, medio ansioso de que lo persuadiera. El resultado justifica un poco de vanidad, mi querida, pero el efecto no fue favorable ni inmediato. Criatura brillante. Así que ahora tengo muchas tareas. Debo castigar a Frederica por pedirle a Reginald y castigarlo por recibir su pedido favorablemente. Y debo compensarme por las humillaciones por las que me vi obligada a pasar. Manwaring está en Londres. Manwaring. ¿Cómo está, el hombre divino? Totalmente enojado contigo y celoso de DeCourcy. A tal punto que no puedo decir que no cometa una imprudencia tal como seguirte hasta Churchill. Cielos. Creo que lo disuadí de hacer eso. Si sigues mi consejo y te casas con DeCourcy, será indispensable que saques de tu camino a Manwaring. Solo tú puedes enviarlo a su casa. Y quedándome en Londres, recibiré un extenso castigo en Churchill con un pequeño derroche de bienvenida. Señora, Lord Manwaring ha llegado y ruega entrar. Por favor pídale que aguarde. Srta. Vernon. Es bueno verla aquí. ¿Podría ayudarla? Sí. Una amiga me preguntó ¿cómo, de acuerdo con la enseñanza cristiana, el Cuarto Mandamiento debería ser honrado? ¿El Cuarto Mandamiento? Sí. “Recordar que el día de reposo sea sagrado”. No. Me refería al Mandamiento: “Honrar al padre y a la madre”. El Quinto Mandamiento es mi preferido. La Iglesia de Roma lo considera el Cuarto. Sí, el Quinto Mandamiento. “Honrar al padre y a la madre “para que los días se alarguen en la tierra que el Señor, Dios, te da”. Hermoso, profundo. Creo que uno debería aplicar este sentimiento de gratitud y lealtad en todos los aspectos de la vida. No hemos nacido en un desierto salvaje sino en la mansión hermosa del Señor, que el Señor, y quienes lo precedieron han construido. Debemos evitar descuidar esta mansión sino glorificarla y preservarla, como con toda la creación del Señor. El fantástico Baumgarten ha esbozado esta trinidad estética como belleza, verdad y bien. La verdad es perfecta, la percibe la razón, la belleza la perciben los sentidos y el bien lo percibe el deseo moral. ¿De dónde vienes? De la iglesia. ¿Por qué fuiste a la iglesia? Bueno, es nuestra religión. Sí, pero a esta hora del día, no hay misa matutina ni vespertina. El cielo se ha nublado. Estaba segura de que llovería. Llovió. ¡Estás bastante empapado! Debes ponerte ropa seca. Discúlpame. Mi querida, bienvenida. Madre. Nos alegró tu carta. La escribí precipitadamente. ¿Qué? No podía imaginar que cada expectativa que tuve se arruinaría tan rápido. Me asustas. Pobre joven. Su única oportunidad de ser libre. ¿Quién sabe qué castigo le impondrá la madre ahora? Pero Reginald no puede ser ciego ante una joven tan encantadora. Se ha cegado. Reginald pertenece a Lady Susan más que nunca. Por favor no le digas a tu padre. Me preocupa su salud. Que no me diga ¿qué cosa? Susan, ¡detente! Tengo terribles noticias. El Sr. Johnson se ha curado. ¿Cómo es posible? Se recuperó tan pronto supo que estabas en Londres. ¿Podrías hacerme un grandísimo favor? ¿Podrías ir a la calle Seymour y recibir a Reginald allí? No quiero arriesgar que él y Manwaring se encuentren. Mantenlo contigo toda la noche, si puedes. Inventa cualquier cosa. Buen día para eso. Animo. Lamento no haber estado allí para recibirlo, ¿pero no tuve una sustituta encantadora? Es extraño. Permanece callado pero la Sra. Johnson no podía dejar de elogiarlo. ¿Disculpe? Me temo que Alicia se ha enamorado de ti. Me ha asustado bastante. Bromeas. Pero ¿a ti te agradó? Por supuesto. Yo también admiro a Alicia. No tiene el encanto que uno espera de los estadounidenses pero sí su franqueza. Su esposo, el Sr. Johnson, es más viejo y bastante desagradable pero Alicia jamás se quejó. Ejemplar. A una la conocen a través de sus amigos. Que Alicia, espero, te ayude a pensar mejor de mí. Ya he pensado bien de ti. ¿No estás plagado de duda? Algunas cosas me desconcertaron. Que no estuvieras aquí Radio Por favor, Reginald, no seas cruel. No puedo tolerar reproches. Pero Radio No, te lo ruego. No puedo soportarlos. Mi ausencia fue para solucionar un tema para que estuviéramos juntos. Se me prohibió decir más. Por favor no me reproches. ¿Has considerado lo que te he pedido? Sí, y creo que nuestros asuntos requieren de un cuidado y delicadeza que quizá, en nuestro entusiasmo, podríamos no haber atendido. ¿A qué te refieres? Me temo que nuestros sentimientos nos han urgido a un punto enfermizo según la mirada del mundo. Estoy seguro, a su tiempo Radio Quizá, con tiempo, pero dada la intensidad de nuestros sentimientos Radio ¿Ya no deseas casarte? ¡No! No, lo que digo o Radio O sugiero con duda es que pospongamos un compromiso público, hasta que la opinión del mundo sea acorde a nuestras inclinaciones. Eso jamás podría suceder. No. Quizá meses. Confieso que esa demora va en contra de mis deseos. Entonces dejemos Radio No, Reginald. No seré responsable de separar a tu familia. Pensé que ya habíamos decidido. Lo sé, esa demora es insoportable, en especial si ambos estamos en Londres. La separación geográfica puede tolerarse razonablemente. ¿Qué? Lo lamento, Reginald, pero quedarnos en Londres sería la muerte de nuestras reputaciones. No debemos vernos. Ni estar cerca uno del otro. Cruel como puede parecer, esta necesidad debe ser evidente para ti. ¿Adónde irás? Por supuesto, es necesario que permanezca en Londres. Debo hacer arreglos para que estemos juntos. Pero por otra parte, sé que tu familia implora tu compañía. En especial ese hombre anciano a quien le debes tanto. Detestaría ser la causa de un distanciamiento, entre tú y tu padre, a quien, perdóname, podría no quedarle mucha vida. No hay razón de que preocuparse que sepa. Mi padre está en lo mejor de su vida. Gracias a Dios. Entonces ¿no está moribundo? Tiene los dolores usuales pero en general, creo, que goza de buena salud.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *