Radio Calidad 1230 AM Cali

Radio Calidad 1230 AM Cali, Emisoras Radio Radio Calidad 1230 AM Cali en vivo Colombianas Radio Calidad 1230 AM Cali


Añadir a su sitio.

Cuál es vuestro apellido? No tenemos. Nunca lo había pensado. ¡No vale! Felicidades. Yo también tengo una. No es para tanto. Yo les ayudé, son amigos míos. ¿Qué haces el finde que viene? Tengo hockey, como siempre. ¿Quieres venir a verme jugar? ¿Verte? Me enfrentaré a ti cara a cara. Vas a morder el polvo. No lo dudo. Mi llave es mucho más grande. Más que la tuya. Me han dado la grande a mí. Creo que deberíais tener más fe en las personas. Ahora os aceptarán seguro. Quizás tengas razón. Pero Radio Creo que vamos a limitarnos a nuestro acuerdo. ::, –> : La hija es, entiendo, una joven problemática. Solo vi temor. No ha tomado té. Podría ser falta de alimento. ¿Dónde está Frederica? En nuestras salas, practicando piano. Practica silenciosamente. No mires. Frederica nos está observando. ¿Nos está observando? Desde la ventana. No mires. Qué extraño, ser observados. Es la condición de ser padres. Traemos estas criaturas encantadores al mundo, con entusiasmo, felizmente, y luego sin que transcurra mucho tiempo, nos observan y juzgan, casi nunca favorablemente. Tener hijos es nuestro más ferviente deseo, pero al hacerlo, criamos críticos muy duros. Es una situación absurda, pero nosotros la creamos totalmente. Me maravilla tu buen humor. ¿, Qué alternativa tenemos? Es lo que sucede en la vida. Debemos aceptarlo con una sonrisa. Por supuesto, cuando los hijos son muy pequeños, existe cierta dulzura que compensa el dolor que viene después. ¿Te preocupa el futuro de Frederica? Me preocupa su presente. Reconozco que la responsabilidad de asegurar su futuro es mía. Ve. Vamos. ¿Bella? ¿Te parece? Sí. ¿A ti no? No, no diría eso. Pero igualmente, la belleza no importa. Uno busca vivacidad e inteligencia animada, incluso hasta de las jóvenes. SRTA. FREDERICA VERNON Hija atractiva de Lady Susan SIR JAMES MARTIN Su indeseado Lo lamento. Por favor permítanme. Disculpen la molestia. ¿, Qué sucede, mi querida? ÉL está aquí. Sir James está aquí. ¿Quién? Lo lamento mucho. Por favor discúlpenme. Frederica Radio Lamento mucho no haberme anunciado. Supongo que ustedes no me esperaban. Sir James, permítame presentarle a mi cuñada, Srta. Catherine Vernon, y a su hermano, Reginald DeCourcy. ¿Cómo está? ¿Cómo están? Qué amables son en preguntar. Excelente. Realmente muy bien, gracias. Disculpen mi urgencia en venir. La falta de aviso anticipado, etc. La verdad es que olvidé escribir. Ya era demasiado tarde, ahora estoy aquí. Me tomé la libertad de un familiar. Espero serlo pronto. Debo decir que se ve sorprendida. Le asombró verme. ¿No? ¿Para nada? Así pareció. Sí me sorprendió y aún lo estoy. Tiene una propiedad impresionante, señor. Felicitaciones. Inmaculada. El Sr. DeCourcey es su hermano. Muy bien. Su esposo, Charles Vernon, es el propietario de Churchill. ¿Churchill? ¿Así la llaman? ¿En una palabra? “Churchill”. Eso explica mucho. Verán, oí “Church” y “hill”, pero no encontré ninguna de ellas. Solo pude ver esta casa enorme. Buen nombre. Churchill. Marlborough, ¿cierto? ¿El general? Derrotó a los franceses. Debe estar muy orgulloso. No tiene relación. Pero creo que lo oí. Creo que usted lo mencionó. Churchill. Sí, creo que usted lo hizo, pero nuevamente, oí “church” y “hill” y no vi ninguna. Pero noté que estaba equivocado y ahora me corrigen. Me sucede bastante a menudo. Reginald, ¿sería tan amable de llevar a Sir James a ver a Charles? Creo que encontrará a Charles muy versado en los métodos agrícolas avanzados en los que usted ha mostrado mucho interés. ¡Sí! Métodos agrícolas avanzados, me interesan mucho. Collins, que supervisa Martindale por mí, habla de ellos a menudo. Un propietario actual debe saber todo tipo de cuestiones. Esa es nuestra función. “¡Hola, Collins!” Digo. “¿Qué métodos agrícolas avanzados tenemos hoy?” Excelente. Allí estás. ¿Estás dormida? No, mamá. Bien, entonces ¿qué? Te escondías de mí. Por favor explícame. No. Mi joven extraña. ¿Qué estabas haciendo hace un rato? ¿, Qué? Huyendo antes de que Sir James entrara en la sala. No pude soportar verlo. “No pude soportar”. Modo poco gentil de hablar. Frederica, querida, Sir James Martin es un joven generoso, cuya único delito parece ser desear brindarte una vida de confort. ¿No tienes nada para decir? Querida, nuestra condición de vida actual es del tipo más precario. No vivimos, visitamos. Estamos a la misericordia de nuestros familiares y amigos, como descubrimos con tanto dolor en Langford. Aquí parece que te has ganado el cariño de tu tía. Te fui útil allí, porque creí que ella haría algo por rencor. Pero esa dinámica no puede continuar para siempre. Pero mamá Radio “Pero mamá”. No estaré siempre aquí para que me contradigas. Si una vida de confort como la que Sir James te ofrece no te gusta, ¿qué harás? ¿Cómo vivirás? Podría enseñar. ¡Enseñar! Si hubieras pasado más tiempo en la escuela no considerarías esa opción. Responde esto. Cuando nuestro Señor escribió los Mandamientos, ¿qué consideró muy importante para colocarlo en cuarto lugar? ¿Cuarto lugar? Sí. El Cuarto Mandamiento. Sé los Mandamientos pero no por orden. ¿Ves? Eso es el resultado de una educación inestable. Sí, el Cuarto Mandamiento. “No deberás Radio ” No, es un “no deberás”. Sino un “deberás”. “¿Deberás?” Si no estuviera yo presente, me preguntaría si siquiera fuera tu madre. “Honrar a tu padre y a tu madre”. Lo lamento. ¿He hecho algo que deshonrara a mi padre o a ti? “Honrar” significa, entre otras cosas, escuchar con respeto el consejo sincero de un padre. Escucho con respeto, mamá. Es solo Radio Si no me prestarás atención, quizá escucharás una orden mayor. La ley del universo. Una oferta espléndida como la de Sir James no es probable que vuelva. Te ha ofrecido lo único de valor que tiene para dar, sus ingresos. Temo y me reprocho haberte protegido durante mucho tiempo. De haberte dejado morir un poco de hambre, resistirías un poco menos. Mamá, a menudo pasé hambre en la escuela. Evidentemente no lo suficiente. De cualquier modo, la hambruna escolar no es comparable con la indigencia. ¿Es eso lo que deseas? No. Puedo ver que Sir James es un hombre amable y si no fuera una cuestión de matrimonio, seguro me agradaría. Pero el matrimonio es para toda la vida. No según mi experiencia. Mientras tanto, te pido que no hables con tus tíos del tema o busques que interfieran de algún modo. Insisto. ¿Lo prometes? Recuerda el Mandamiento. Sí. La llegada de Sir James de repente requiere cierta explicación. No estabas muy sorprendida, ¿espero? Fue inesperada. Ciertamente. Para mí sobre todo. Me temo que las mejores cualidades de Sir James no aparecen de inmediato. Ciertamente, él no es Salomón. ¿Salomón? El rey sabio de la Biblia, que tuvo la idea de dividir a la mitad al niño a quien dos madres disputaban. O en dos. No recuerdo las palabras exactas. Sí, por supuesto. Entonces, Sir James no es Salomón. ¿Cuántos pretendientes de gran sabiduría una joven puede esperar encontrar en estos días? No lo sé. ¡Ninguno! Y, confieso que me pregunto: ¿se desea esa cualidad en un esposo? ¡Qué divertido! Pequeñas bolas verdes. Sí. Saben bien. Bastante dulces. ¿Cómo se llaman? Guisantes. Sí. No, lo sabía. Ahora recuerdo. Debo hacer que



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *