Radio Armonia 1350 AM Cali

Radio Armonia 1350 AM Cali, Emisoras Radio Radio Armonia 1350 AM Cali en vivo Colombianas Radio Armonia 1350 AM Cali

de una trampa. Bueno, en todo caso, han puesto un anzuelo a mi gusto. Nos veremos mañana en el hotel. Esta misión requiere discreción, soledad y tacto. No Juegos Pero bueno Juegos ¿No habíamos quedado en dar un paseo romántico? Tienes un concepto muy extraño de la poesía. ¿Por qué extraño? ¿Qué tiene que ver? Yo llevo al poeta dentro de mí. Pero para que aflore, necesito la ayuda de una inspiración. No, no hago ciertas cosas en un sitio tan incómodo. ¿Dónde entonces? En mi casa. Ven, vámonos. No está mal. No lo hago para ganar dinero, es una protesta social. Adoro estas protestas. ¿No vive nadie contigo? Mis padres, pero ahora están en Europa. Estamos completamente solos. Es inútil, te la quité cuando te vestiste. ¿FIA, FBI? PBD. ¿Qué? Para Bob Dixon. PBD, ¿comprende? Yo soy Bob Dixon. ¿Qué hacía esta noche allí? Buscaba una cualquiera para pasar la noche. Vino a buscar a Dora, porque sabía que trabajó aquí. ¿Qué sabe de Dora? Un momento. He oído hablar de armas extraordinarias ocultas en cachivaches como este. ¡Quietos o acabaréis chamuscados! No nos va a engañar. ¡No te muevas! (GRITA) Estaos quietos. Creo haber interpretado el pensamiento de todos. Matémosle y larguémonos. -Hemos preparado la mortaja para Dora, podemos meterle a él también y adiós. -Como quieran, señores, pero me gustaría matarle lentamente. Puede que se decida a hablar. Llevadlo fuera y llevaos también a Dora. Por esta noche, nuestro trabajo ha terminado. Nosotros nos vamos. (GRITA) ¡Ah, no! Todavía estás a tiempo. Contesta a mis preguntas y detendré esta máquina. ¿Qué es lo que sabe exactamente la FIA de nosotros? Ya lo he dicho todo. ¡No podéis matarme! ¡Hable, hable, por favor, hable! Nos matarían igualmente. Una muerte horrible, una muerte estúpida. Por última vez, ¿qué sabe de nosotros? Nada. ¿Qué es lo que pasa? -¿Qué sucede? -No lo sé. Se ha ido la corriente. (Disparos) ¡Ríndanse, señores! No intenten resistir. ¡Atrás! ¡Rendíos! A la casa, rápido. Gracias, King, pero no pierda tiempo. No podemos esperar. Vaya con la policía y bloqueé todas las salidas de la casa. Que no escape ninguno. Aquí no hay ningún policía. Tan solo yo y alguna que otra arma teledirigida. Algún que otro artefacto. Detesto hacer intervenir a las autoridades en mis problemas personales. Admiro su discreción. Han decidido saltar por los aires. No, ese tipo de gente no es de los que se suicidan. Un accidente, quizás. Después tengo que hablar contigo largo y tendido. Pero ahora es más urgente encontrar un médico. Vamos. Vamos, levanta. Te llevaré directamente al hospital. Dentro de unos minutos, llegaremos a la ciudad. ¿Cuáles eran los planes de esa gente? ¿Usted lo sabe? Hammed me había dicho algo. Querían cambiar millones de dólares en libras esterlinas. ¿No sabe usted dónde se encuentran los billetes? ¿No ha quedado nadie que lo pueda saber? Si alguien ha volado la mansión, lo ha hecho para disfrutar solo del botín. No conozco el lugar exacto donde se encuentra el dinero, solo sé que está enterrado en algún lugar, en un búnker. (Frenazo) ¡Dora! ¡Dora! Está muerta. Pero no es posible, su estado era Juegos Vamos al hospital. Quiero saber de qué ha muerto. Yo también quiero saberlo. Doctor, hay dos señores esperándole. -Voy. ¿Y bien, doctor? El corazón. Una crisis cardíaca. Pero ¿cómo ha podido ocurrir? Sabemos poco de los mecanismos embólicos, esa mujer estaba muy mal. Quizás el estrés emocional. Era nuestra última esperanza para solucionar el caso de una vez por todas. Sí, la última pista y desaparece. Doctor. Adiós. Las fotografías Juegos ¿A quién le podrían ya importar? Creo que deberíamos volver a la casa a echar un vistazo. Quizás encontremos allí alguna pista. Sí, pero dudo que tantos kilos de dinamita dejen alguna pista apreciable, la casa voló como si hubiesen puesto una boba atómica en el sótano. En ese caso, no nos queda más que presentarnos ante nuestros superiores para informar. En el fondo estoy harto de este asunto, prefiero tener a la mano un buen güisqui que una pistola. Ah, una buena pistola. Por lo que he visto esta noche. Pero ¿de qué marca es? Inglesa, naturalmente. No está mal. Especialmente cuando pienso Juegos Señor Dixon, le llaman por teléfono. Una pistola no es nada, lo importante es quien la sujeta. ¿Diga? ¿Dixon? Soy yo. Soy el adjunto de la FIA, ¿está solo? Sí, lo estoy. ¿Qué pasa? Problemas. No es prudente decirlo por teléfono, venga enseguida. Muy bien. Bien, ya voy. Tengo que ir urgentemente a ver a nuestro agente polígamo, discúlpeme, luego iremos a echarle un vistazo a la casa, hasta luego. ¿Qué pasa? No lo sé, señor. El jefe le está esperando. -Es usted, menos mal, creí que no iba a llegar a tiempo. ¿A tiempo de qué? ¿Se acuerda de que el día que usted llegó fue asesinado un hombre en el aeropuerto? Pues mire. Sí, me acuerdo, pero cálmese, ¿de qué tiene miedo? No he sido yo. Le han disparado desde la ventana. Ha muerto. Quería decirme algo importante, pero no le han dado tiempo. Vámonos de aquí. Me estaba hablando de aquel asesinato, ¿qué sabe? “Misterio absoluto en torno al hombre asesinado en el aeropuerto, no llevaba ningún documento de identidad.” ¿Le conoces? No sé, no estaba al corriente de las actividades de agente. ¿No le ha dicho nada? ¿No tiene idea de lo que quería de mí? No, todo lo que sé es que quiero vengarme. Si puedo serle útil en algo, señor, estoy dispuesto a todo. Venga conmigo. El que le ha asesinado pensará que usted sabía todo y que yo también estoy al corriente. Se verá obligado a actuar contra nosotros. Intentará buscarnos como sea. Tengo un amigo que me está esperando en la ciudad, iremos directamente a verle. Pero ¿qué pasa? Ya estamos. Dentro de poco empezará el baile. Prepárese para cualquier cosa. Le han matado. Era un agente americano. Tendrá que testificar. Se llamaba Bob Dixon. Un buen chico, pero se dedicaba a un trabajo donde no hay lugar para heridos. Si fuera posible, quisiera resolver rápidamente las formalidades. Aunque él haya caído, yo tengo que seguir. Venga a mi oficina, no le retendré ni un minuto más de lo necesario. Por esta vez, también lo puedo contar. Si vuelvo a casa, te invitaré a una cerveza.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *