La Voz del Valle 780 am Cali

La Voz del Valle 780 am Cali, Emisoras Radio La Voz del Valle 780 am Cali en vivo Colombianas La Voz del Valle 780 am Cali

pero así no te librarás de mí. Sigues siendo mi mujer. Nos engañaron. El muro de hielo que levantó Freya nos mostró lo que ella quería que viéramos. Espera Juegos ¿Y si tengo razón? ¿No nos merecemos una oportunidad? Daría igual. Te ¡rías otra vez! Nos cegamos ante la verdad porque somos débiles, porque tenemos esperanza. Pero no hay esperanza para el amor. El amor acaba en traición. Ahora y siempre. Pues yo no te creo. No os mováis. Esto me suena. Una trampa de enanos. Justo donde yo la habría puesto. Hace falta algo más para atrapar a alguien como Juegos ¡No! ¡Imbécil! ¿Qué? No me lo esperaba. ¿No te esperabas la trampa de enanos? No eres tan buen rastreador como te crees. Estaba un poco distraído. ¡Doreena, hemos pillado algo! La pesca del día. Dios, no Juegos Cuidadito, guapo. No quisiera estropearte esa cara tan bonita. Está bien. ¡Ah, no fastidies! Conque esas tenemos, ¿eh? Ni siquiera nos conoces. ¿Qué tengo que conocer, enanos rechonchos? Solo de veros me entran náuseas. Cierra la boca, furcia barata. Ciérrala tú, asqueroso gilipollas. Bésame el culo, mamona mugrienta. Bésamelo tú, saco de . Perdón. Sra. Enana, no tenemos nada contra ti. Buscamos un espejo. No tengo ningún espejo. Eso está claro. Os vais a enterar. ¡NO! ¡Basta! Dinos qué quieres. Personalmente, que te quitases la camisa y bailaras para mí. Pero como eres tan recatado, me conformo con todo tu dinero. ¡Ah, es dinero lo que buscas! Mis disculpas. Todo lo que tengo es esto. ¿Sabes qué es esto? Es un diamante de los gordos. No soy ciega. ¿De dónde lo has sacado? Déjanos bajar y te lo diré. ¡Doreena! ¡Ya voy, Sra. Bromwyn! Vigila bien a esta panda. Dispara a los enanos si abren esa bocaza. O si te da la gana. ¡No la cortes así sin más! ¿Tenéis sed? Puedo daros agua, si queréis. Sí, gracias. Me encantaría. Digo, no. No quiero nada de gentuza como vosotras. Muy bien, mis pescaditos Juegos Tengo una proposición para vosotros. ¿Tregua? ¿Tregua? Como te eche mano a ese cuello piojoso Juegos Sí, sí Juegos Tregua. Tu diamante Juegos Es de una lanza dorada, ¿no? Sí, así es. Goblins. ¿Goblins? Goblins Juegos Menudo cuento de viejas. ¿Esperas que nos lo creamos? Espero que te quedes ahí con cara de feo y estúpido y sin decir nada más. Los goblins existen. Son los mejores ladrones del mundo. Y de lo más avariciosos. Intentábamos pillar uno. Sí. Dicen que su armadura está hecha de oro. ¿Dónde podemos encontrarlos? No muy lejos. Hay un bosque oculto subiendo el río Dorian, en el noroeste del Santuario. Guardan todo su tesoro en ese bosque. Oro, plata, joyas Juegos Hasta donde alcanza la vista. Si vuestro espejo reluce, estará por ahí. ¿Desde ahí se va al Santuario? No sé. Puede. ¿Nos indicaríais el camino? Ahí es donde entra la proposición. Nadie ha salido de esos bosques con vida. Pero vosotros dos parecéis Cazadores. Y sois hábiles con la espada, ¿no? Vamos todos juntos. Vosotros os quedáis el Espejo. Y nosotras nos llenamos los bolsillos con todo el botín que nos quepa. ¿Hecho? Sí, hecho. En cuanto mate a esos dos. ¿Qué? No. ¿Qué? Espera. ¿Por qué? No sé, me caen bien, supongo. ¿Te gustan los enanos? Bueno, Sra. Bromwyn Juegos ¿Dónde está el Sr. Bromwyn? Muerto, gracias a Dios. ¿Y cómo murió? ¿Sacándose sus propios ojos? Sigue abriendo esa bocaza y lo sabrás. Perdona por lo de antes. Me habría bebido tu agua. Parecías sediento. Sí, lo estaba. Me entra sed, a veces. Si hace calor o se echo una carrera. ¡Y a mí! O a veces, si como algo muy salado, como pollo asado. Ya se por qué no hablas. ¿Ah, sí? Sí, has notado las miraditas de la Sra. Bromwyn. ¿Qué quieres que te diga? Es mi tipo. ¿Vulgar y chillona? Es a lo que estoy acostumbrado, ¿no? Seguro que tendréis una buena vida juntos. Sí, la tendríamos. Pero hay un problema. Otra mujer. Más alta, aunque no tan guapa. Parece demasiado inteligente para perder el tiempo contigo. Recuerdo qué Juegos estuvimos atrapados en una red juntos. Pero fue hace mucho tiempo. ¿Eres el héroe de todas las historias que cuentas? Es porque soy muy valiente. Y por eso te salvaré de morir ahogada. ¿Y cómo esperas? Estas aguas son de lo más impredecible. No soy yo. Eres un torpe. Igual que tú. Hemos llegado. ¡Ay, madre! Vamos. ¿Qué has encontrado? Pedernal y acero. Su sangre huele a brea. ¿Lo ves? Sí que es oro. Sí que lo es. Los goblins no existen, ¿eh? Mira. Haced lo posible por no mojaros. Esto es una chaladura. “No hables mal del puente hasta haber cruzado el río”. Mata Juegos Muerte Juegos Se han matado entre ellos. Igual que los soldados de la reina. ¿Y ahora qué? Cogemos lo que buscamos. Mantenedlo cubierto. Y no lo miréis. ¡! ¡El Espejo! ¡Vamos! Esto pesa. Y no veo nada. ¡Me estás empujando! Vamos. No veo. No hace falta que veas. Ya veo yo, que voy delante. ¡Cuidado con los pies! Aparta. Levanta. Este puente se balancea. ¡Pues claro! ¡Cállate ya! ¿Has visto? No me lo he quitado nunca. Es hora de irnos, guapa. ¡Corre! Lleva el Espejo al Santuario. ¡Vamos! No. Necesito fuego. Vamos. No falles. Yo no fallo nunca. Nos ha salvado. ¡Eric! ¿Estás llorando? ¡Qué ganas de librarnos de ese trasto! El corazón del Santuario está a dos horas de aquí. Yo partiría esta noche. Sí, habrá buena luna, y luz de sobra. No. ¿Quién sabe qué acecha en la oscuridad? Estoy de acuerdo. ¡Tonterías! No hay nada que pueda con nosotros. Sí, eso es. Yo pude con vosotros, en la taberna. Y yo también. Pues por la mañana. Buenas noches. Y después del Santuario, iremos al pueblo minero de los enanos. Mercaderes de joyas y oro, queriendo comprar. Doreena y yo ganaremos un pastón. ¿Dónde está? ¿Dónde está Doreena? ¿Y Nion? ¡Mira tú por dónde! Arpía. Esta se llama delphinium Buena para almorranas y dolor de muelas. ¿Cómo se llama esta? Es solo una flor. Me parece preciosa. Tú si que eres precioso. ¿Yo? Sí. No. Si buscas gratitud, la tienes. Nada más. ¿Qué quieres que haga? Te crees que solo importas tú. No. Lo que tú debes elegir. Lo que tú debes hacer. Que yo solo espero a que el hombre pase la prueba. Y como la has pasado, ahora tengo que amarte. Pero no te amo. Yo elijo por mí. No tú. Así que déjame marchar. No puedo. En pie o caído, jamás te abandonaré.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *