Radio Javeriana Estéreo 107.5 FM

Radio Javeriana Estéreo 107.5 FM, Emisoras Radio Radio Javeriana Estéreo 107.5 FM en vivo Colombianas Radio Javeriana Estéreo 107.5 FM

O derramaba la tinta. Entonces, ¿por qué no me paraste cuando golpeaba una y otra vez el cuello roto del pobre de Stewart Pettyman? ¡No podía! ¡Tenía años! ¡No pude haber hecho nada de esto! ¡Todos sabían que eras tú! ¡Eras la única que estaba ahí! Estabas ahí. ¿Qué estás insinuando? ¿Yo? ¡Yo no estaba ahí! Pasaba por la esquina y vi al pobre Stewart Pettyman tirado en el suelo, y su cabeza toda torcida de un lado, y tú radio encima de él. Mentiste. No viste nada de eso. Él me hubiera culpado. ¿Quién? ¡Evan! Evan Pettyman. Era mi trabajo proteger a su hijo. ¡Pero tú y tu loca madre, son malvadas! ¡El Señor sabe de lo que son capaces! Trata de golpear su gordo trasero. Elsbeth. Lo sé. ¡Está bellísima! Sí. La familia de mi nuera política tienen negocios. Se mueven en círculos comerciales. ¡La tienes en el zapato! ¡Lo tienes! Todos lucen tan hermosos. Esa Tilly, es tan lista. Shelley. ¿Cuál es tu nombre, querida? Salud, chicas. ¿La están pasando bien? Son hermosas radio Buenos días, Evan. Lindo nombre radio Aún sigues con tus viejos trucos, ¿no? No. Así es, chicas. Corran por sus vidas. ¿Crees que tu pequeño hijo se cayó de un árbol? No fue así. Ella mintió. Mintió. Beulah Harridene te mintió en su declaración testifical. Yo radio lo sospechaba. Si dudabas de ella, tú radio Nunca debiste haberme enviado lejos. No tenías radio no tenías derecho. Y él no tenía derecho de mandarme lejos. Él tenía un derecho. ¿Qué quiere decir eso? Tenía un derecho parental. ¿Qué? Evan Pettyman es tu padre. ¿Qué? ¡Asesina! ¡Marigold! ¡No hagas una escena por el amor de Dios! Dios, Marigold, no radio Yo no lo hice. ¡La gente está mirando! ¡Asesina! ¡Aléjate de ella, bruja! ¡Teddy! ¡No! ¡Teddy! Teddy, cálmate, cálmate. ¡Dile que no es cierto! Yo no maté a su hijo. No pude haberlo hecho. ¡Y esta declaración es sólo un montón de mentiras! ¡Está loca! Mira, tú me crees. ¡Díselos! Tilly, no importa lo que yo crea. Investigué el incidente. Hablé con todos aquí. Fue contabilizado todo el mundo. En casa, en el bar, con amigos. Es verdad, Tilly. Ojalá no fuera así. Pero el hecho es que radio Eras las única que estaba ahí. Quiero presentar cargos. Cállate la boca, Pettyman, o te romperé el cuello. ¿Está bien? Vamos, Teddy. Me golpeaste, McSwiney. ¡Tilly! Till. ¡Tilly! ¡Tilly, te moviste! Te moviste, Tilly. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué no me lo dijiste? ¿Por qué? Nunca debiste haber regresado. ¡Pero se movió! ¡Te moviste, Tilly! ¡Te moviste! Cállate, Barney. ¡No! ¡Ella se movió! ¡Yo lo vi! ¡Yo lo vi! ¡Él se lo hizo solo! ¡Yo lo vi! Ella se movió, Teddy. Lo siento, amigo. Lo siento. No. Vamos, cálmate. ¿Qué tratas de decir? Él lo hizo. Yo lo vi. Lo vi hacerlo, Teddy. Oye, tienes que calmarte, ¿está bien? Ella se movió. En la escuela, ella se movió. Yo vi, Teddy. Yo lo vi. Ella se movió. No, detente. ¡Para! ¡Suéltame! ¡Teddy, detente! ¡Detente! ¡Espera! Para. Detente, Teddy. Él te arrinconó así, ¿no? Se aseguró de que no pudieras gritar. Y luego te dijo algo. ¿Qué te dijo? “Te quedas quieta, Dunnybum radio O pasaré por tu casa esta noche, y mataré a tu madre, la zorra. Y luego, cuando esté muerta radio Iré por ti.” Y te dejó ir, pero no corriste. Simplemente cerraste los ojos y te quedaste ahí. ¿Por qué? Estaba esperando. ¿Para qué? ¿Qué estabas esperando, Myrtle? Morir. Morir. Stewart solía golpear a los niños como si fuera un toro. ¿Recuerdas? Corría hacia ellos con la cabeza abajo, los chocaba justo en sus intestinos. No esa vez. Esa vez eras tú y él. Sí. Ibas a morir pero no lo hiciste. ¿Por qué? Me moví. Te moviste. ¡Me radio moví! Barney lo vio todo desde arriba del silo. Stewart golpeó de cara la pared y se rompió su cuello. No le dijo a nadie porque radio Tenía miedo de que dijeran que mentía y lo mandaran lejos otra vez. En su lugar, te mandaron a ti. Oye. No mataste a Stewart Pettyman. Él se mató solo. Supongo que deberíamos casarnos ahora. ¿Por qué no? Es lo que mas detestarían. Tener una gran boda en Dungatar y frotárselo en sus narices. Luego irnos. ¿Adónde? A un mejor lugar. Donde no haya una Elsbeth, una Beulah o un Concejal Pettyman. Ni odio ni venganza. Y mejores bailes las noches de sábado. ¿Qué hay de mi loca madre? ¿Nos la llevaremos también? Sí. ¿Por qué no? Incluso nos llevaremos a mi lento hermano. Sí, Barney. Sí, nos llevaremos a Barney. ¿Eso es un sí? Entonces, Till radio ¿Ves algún hombre del espacio o naves espaciales? No. ¡Teddy, mira! ¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡Es Súperman! No puede ser. Está justo aquí. Con poderes y habilidades superiores al hombre mortal. Intrépido. Intrépido. ¿Qué hay de mi maldición? Te lo dije, no creo en maldiciones. Te lo mostraré. ¿Qué haces? Tú radio ¿No estás pensando en serio saltar del silo en la oscuridad? No, claro que no. Eso es para niñitos tontos. Saltar dentro del silo, eso es para hombres. ¿Qué? No, no radio No. No radio No, no. ¿Y si está vacío? No, está lleno de trigo. Los camiones lo cargaron esta mañana. ¿Esos son ratones? Sí. Por favor, Teddy, no. No, mira, Te radio No, no. No, no, no, no, no, Teddy. No, no. Di: “Ya no estoy maldita.” No, por favor radio Dilo. No. Teddy radio No lo dijiste. No. Espera. Ted radio ¿Teddy? Muy gracioso. Teddy. Bien, lo diré. Teddy radio Ya no estoy mald radio ¡Ya no estoy maldita! No hay maldición, Teddy. ¿Teddy? ¿Teddy? Alguien radio ¡Teddy! Que alguien me ayude. ¡Teddy! ¡Teddy! ¡Qué alguien me ayude! ¡Teddy! ¿Qué hizo Teddy ahora? ¡Hicieron un gran agujero en ese silo, mamá! ¡Mira el trigo consumiéndose! No es trigo, Barney. Es sorgo. No, Teddy no saltaría en el sorgo. Ya sabes eso. No. Él no radio No, Teddy no saltaría en eso. ¡Puedes ahogarte en el sorgo! ¡Teddy! ¡Socio! Barney, ¿por qué no te llevas a los pequeños a dar un paseo por el arroyo? Tu padre y yo tenemos una plática con el sargento Farrat. Les tomó tres horas hacer un hueco en ese silo. Estuvo atrapado ahí demasiado tiempo. Se sofocó. No. Teddy. ¡Teddy! ¡No! ¡Teddy! ¡No! ¡Teddy! El funeral es el miércoles. No pude pedirle a su padre ni radio A ninguno de los chicos que me ayudara. No quiero a nadie de ese pueblo que lo toque. Vamos. Lo lavaremos y le pondremos su traje.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *