Radio Clásica 88.5 FM

Radio Clásica 88.5 FM, Emisoras Radio Radio Clásica 88.5 FM en vivo Colombianas Radio Clásica 88.5 FM


Añadir a su sitio.

el traje de la novia antes de la boda. Madre, basta. Una modista y costurera experimentada sabría eso. ¡Gertrude! Gertrude, soy yo. ¡Gert! Lo siento, Una. He decidido regresar con Tilly. Creo que ella entiende la forma particular de mi cuerpo. En efecto. No. Ella no luce así. Tú radio te han hechizado, hijo. ¡Tú radio bruja! Creo que mejor nos vamos ya, madre. ¡No puedes casarte con la estúpida hija del tendero! ¡Es una ordinaria! ¿Qué estamos haciendo aquí? ¡William! ¡Dios mío! ¡Sólo aléjense! Hola, Teddy. Hola, amigo. Me voy a casar el siguiente mes. ¿Quieres ser mi padrino? ¡No! ¡Sí! ¿Por qué? ¡Quiero un futuro! ¡Una vida! Ya tienes una vida. ¡No es mía! Sí. Claro, amigo. Seré tu padrino. Necesitarás un traje. Te lo pagaré. Eso sería incómodo. No me hables de eso. Quítate la ropa. ¡Las demás lo hacen! ¿Quieres que lo haga? ¡Sí! ¡No! Estás bien así. ¡Eso no es lo que les dices! Les dice que si quieren que se haga correctamente, tienen que desvestirse y ser medidas radio Porque es una obra de arte hecha especialmente para ellas y nadie más. ¿Ves, Tilly? Sí escucho. Les dice a todas que son diferentes, incluso cuando todas son iguales: Demasiado gordas o delgadas. Tú serías un regalo para la vista. En fin radio he aquí que, nuestro genio hace que se vean diferentes. Menos como ellas mismas y más como quieren ser. ¿No? Me acabaste de llamar Tilly. ¿Cuándo? Hace un momento. Yo nunca radio Sí, lo hiciste. Y esta mañana, dos veces. Mentirosa, mentirosa. Parece que esta es la pieza de ropa más importante que tendré. Pudieras casarte en ese traje. Sí, pudiera. Arrebatado por alguna solterona elegible o una bruja. ¿Los pantalones también? Sí. ¡No! Es el día más importante de un hombre. Quiero lucir bien. ¿Y bien? Libreta. Bueno, fue su idea. ¿South Pacific, Molly? Tienes razón. Es muy romántico. Cuello radio pulgadas. Mucho menos que Gertrude Pratt. Pecho radio De hecho, la chica que me gusta, Molly, no me quiere. Está loca, ¿verdad? Piensa que está maldita. . Mentira. Es mucho más grande que eso. Puedes notarlo sólo con mirarlo. Hazlo otra vez. No creo en maldiciones. Yo tampoco, hasta que ella apareció. ¿Está cómodo? Sí. . Te lo dije radio También menos que Gertrude Pratt. ¿De cintura? Viento del mar. Ven a mí, ven a mí. Además radio sé que es la chica para mí. No pudiera ser nadie más. . También menos que Gertrude Pratt. Hazte algo tú misma y ven a la boda conmigo. Nadie te va a hablar. Bien. Vamos a bailar. Y mientras más te odien más vamos a bailar. Donde el cielo se encuentra con el mar. Te mantendré a salvo. Aquí estoy, tu isla especial. Ven a mí, ven a mí radio ¡La boda de Gertrude me ha arruinado! Todas mis clientas me han dejado radio por esa bruja. Una, no te desesperes. Aún tienes a Beulah, Elsbeth radio Y a mí. Evan radio rápido. ¡Rápido, rápido, rápido! ¡Mi cabeza, mi cabeza! Jesús radio ¡Dios! ¿Evan? Negocios de la Comarca. Negocios de la Comarca, Pet. ¿Una? ¡Estoy inundada! TÓNICO PARA LOS NERVIOS. BÁLSAMO PARA EL PECHO DE MUSGO IRLANDÉS. Voy a ver a Myrtle Dunnage. ¿Para qué? Por un vestido para la boda de Gert. No, no puedes. ¡No puedes! Debes tener tu situación bajo control a estas alturas. Además radio Una está inundada. Vine aquí a pesar de todo lo que he escuchado de ti. ¿Pudieras quitarte tu cárgidan, por favor? Pero nadie ha estado descontento con tu trabajo. A diferencia de esa radio Una sin talento. No le digas a Elsbeth que dije eso. Nunca. Todo es muy confuso ahora, pero radio Te fuiste, creo recordar, cuando tu madre se puso mal. No radio no tanto así en ese orden. Perdí a mi hijo. ¿Sabes? A Stewart. Debes recordarlo de la escuela. Se cayó de un árbol y murió. ¿Recuerdas ese día? No. Ya nadie se acuerda de Stewart. Pero yo sí. Es por eso que me cuesta trabajo salir de la casa. A todos lados que voy, veo lo que una vez tuve. Donde Stewart una vez anduvo. Ya nadie se acuerda de Stewart. Ni sus amigos. Ni su propio padre. Ni siquiera Beulah. ¡South Pacific! ¿Puedo? Por favor. ¡Quiero lucir mejor que todas! ¡En especial Elsbeth! ¿Algo así? ¿Quizás? Si estás de acuerdo, yo también. Señora Pettyman radio Justo hace un momento radio ¿Por qué dijo: “Ni siquiera Beulah”? Ella estaba ahí cuando Stewart murió. Lo vio todo. ¡Sargento Farrat! ¡Tilly! Marigold Pettyman vino a verme. Necesita mostrarme la declaración de la testigo Beulah Harridene. Bueno, eso no es posible. Es propiedad de la policía. No puedo radio mostrártelo. Bueno, tal vez pudiera prestártelo. Tilly Dunnage diseñó el vestido de novia. No puedo esperar a verlo. Gracias. Dios mío. La madre de la novia. Glamoroso. Gracias. Winyerp Gazette. Alvin y Muriel Pratt, padres de la novia. Me alegra verte, amigo. Igualmente. ¡Es Marigold! ¡Marigold! No la había visto radio Impresionante radio Hizo que Tilly Dunnage le hiciera el vestido. Encantador. No te rías demasiado de mis bromas radio La gente dirá que estamos enamorados. No te me quedes mirando radio ¿No la invitaron a la boda, señora Harridene? ¿Estaba enamorada de Evan Pettyman? ¡Entraste sin autorización! Porque de otra forma, no hay otra explicación para esto. “Estaba en el patio de la escuela, viendo a Stewart Pettyman jugar luego de la escuela.” Myrtle Dunnage vino a hablar con él. La vi golpear a Stewart Pettyman en la cabeza con un ladrillo.” ¡Ese archivo es propiedad de la policía! ¿De dónde sacaste eso? ¡Quizás seduje con un ladrillo al sargento Farrat! O con una boa de plumas. “Escuché un escalofriante crujido.” Ahora, de seguro si eso hubiese pasado, me hubiera acordado. Digo, ¿quién podría olvidar ese vívido y “escalofriante crujido”? No haría eso si fuera tú. ¡Ayuda, ayuda! “Grité: ¡Para! ¡Asesina! ¡Para!’ Pero Myrtle Dunnage sólo me miró y se rió.” ¿En serio? No recuerdo haber sido una niña tan alegre. “Después de lo cual Myrtle Dunnage continuó golpeando brutalmente una y otra vez, hasta que se quebró el cuello del pobre niño.” ¡Beulah! Dos infinitivos divididos. No es de extrañar que me llamaran analfabeta en mi nueva escuela. ¿Tienes miedo? ¿Me tienes miedo, Beulah? No lo tenías cuando tenía años. Me golpeabas con una regla cada vez que hacía una suma equivocada.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *