Oxígeno Radio 95.7 FM

Oxígeno Radio 95.7 FM, Emisoras Radio Oxígeno Radio 95.7 FM en vivo Colombianas Oxígeno Radio 95.7 FM


Añadir a su sitio.

¡Cuidado con la bomba de sangre! ¡Preparen la sangre! ¡Estación de fluido, ahora! ¿Listo? Ahora. Insertando. Listo. Insertada. ¡Estación respiratoria! ¡Preparen la estación respiratoria! Víctor. ¿Igor? Me alegra que vinieras. Víctor, Finnegan intentó matarme. Creo que también pretende matarte cuando le des lo que quiere. Aún podemos salir de esto, pero debes detener este experimento. Mi padre te envió, ¿no? ¡No digas tonterías! ¡No se detendrá ante nada, y no sabes de lo que es capaz! No me importa. ¿Qué? Los motivos de Finnegan no me interesan. Cambiaré el rumbo de la existencia humana aquí, esta noche. ¡Y este mundo, que me ha desdeñado radio recordará mi nombre por siempre! No, si haces lo que él dice, nadie recordará a Frankenstein, el hombre. ¡Solo al monstruo! Te perdono, Igor. Te perdono tu enorme falta de visión. ¡Así que quédate aquí! Tu hermano estaba contigo. Henry Frankenstein. Él estaba contigo aquella noche. ¿Era mayor o menor que tú? Era mayor. De seguro lo admirabas. ¿De dónde sacaste eso? No me sorprendería que hubiera sido tu idea. ¿Lo fue? Salir a la nieve. Y él te protegió. Y él murió y tú sobreviviste. ¿No es eso el meollo de todo esto? Quieres evitar que otros tengan que soportar el dolor que tú sentiste. No. ¿No? No. Va mucho más allá que eso. ¿No lo ves? A mi entender radio yo maté a mi hermano esa noche. Debo rectificarlo. Ahora debo crear la vida. Víctor, nada de esto sirve para eso. Esto solo produce más y más y más dolor. Y, sin importar el camino que has tomado, tú no eres así. Tú eres un buen hombre, Víctor. Igor radio ¡Frankenstein! ¡Frankenstein, apresúrate! ¡Ya casi llega la tormenta! Víctor radio no lo hagas. ¡Víctor! ¡Estación uno, lista! ¡Prometeo en camino! ¡Estación eléctrica! ¡Estación eléctrica lista, señor! ¿Quién lo habría pensado? Tú y yo, a las puertas de la inmortalidad. ¡Prometeo en camino! ¡Estación Lázaro! Al diablo con todos, ¿no? Los detractores y los hipócritas. ¡Pues esta noche, Víctor, infundiremos vida radio a la carne! ¡Globos liberados! Gancho de Lázaro. Te voy a dar la vida. ¡Te voy a dar radio la vida! ¡Prometeo está ascendiendo! ¡Estación lista, señor! Potencia máxima, a mi señal. ¡Ahora! Convertidor B, preparado. Potencia máxima radio ¡ahora! ¡Todas las estaciones, abran relés! ¡Este es tu momento, Víctor! ¡Víctor! ¡Es demasiada potencia! Ya conocen esta historia. La caída del rayo. Un genio demente. Una creación profana. ¡Víctor! ¡No! ¡Vive! Bien, Víctor. ¡Señor, debo advertirle! ¡Nos estamos sobrecargando! ¡No! ¡No! ¡Frankenstein! ¡Arderás en el infierno por lo que estás haciendo! Esto no es ciencia. Es obra del mismísimo Satanás. Satanás no existe. Ni Dios. Solo la humanidad. ¡Solo yo! ¡Que Dios te perdone, Frankenstein! ¡Que Dios te perdone! ¡A un lado, Víctor! ¡A un lado! Ven a mí. Soy tu hermano. Hermano Henry, perdóname. Te hice mal. Pues esto no es vida. ¡Esto no es vida! ¡Tú no eres vida! ¡Vive! ¡Víctor! ¡A un lado, Frankenstein! ¡Vive! ¡Vive! ¡Vive! Que Dios aleje a este demonio radio y lo lleve de vuelta a las profundidades del infierno. ¡No! Igor, lo siento. ¿Qué vamos a hacer, Víctor? ¿Qué vamos a hacer ahora? Haremos lo único que podemos hacer. Diablos. ¡No! ¡Igor! Víctor radio quítate. ¡Igor! ¡Dos corazones! ¡No! ¡Hermano mío, perdóname! ¿Víctor? Mi muy querido Igor: Te habría esperado, pero radio tres son multitud. Además, quizá te hayas hartado de mi trabajo. La verdad, quizá te hayas hartado de mí. Nuestro tiempo juntos acabó. Nuestros logros son pasado radio y nuestros descubrimientos quizá jamás se conozcan. Pero siempre te recordaré con cariño, y siempre como mi amigo. En cuanto a mí radio tengo algunas ideas sobre qué hicimos mal esta vez radio y quizá alguna vez te busque de nuevo. Prepárate. Por ahora, tu vida te pertenece radio y te deseo suerte. Tú eres, y siempre serás, mi más grande creación. Tu amigo radio En memoria de CHARLIE PHILLIPS Gracias, señor Almanac. Vamos, Myrtle. Tu madre es una zorra y tú eres una bastarda. ¿Qué hay de Prettyman, el Presidente de la Comarca? Ahora hay una razón para votar. No sé por qué has venido a este radio agujero. No hay nada aquí. Vine porque radio Necesito que me recuerdes, mamá. ¿Mamá? Necesito que recuerdes, para que yo pueda recordar. ¿Recordar qué? ¿Que eres mi hija? Eso también. Será difícil. ¿Qué más? ¿Cometí un crimen? ¿Qué? ¿Soy una asesina? ¿Es por eso que estoy maldita? ¿No recuerdas haber cometido un crimen? No. Bueno radio No es probable que uno olvide algo así. Lo sé. ¿Y si eres una asesina? No me sorprendería en lo más mínimo. ¡Asesinato! ¡Basta! Vamos. ¡Asesinato! ¡Ayuda! ¡Auxilio! No radio ¡Asesinato! ¡Molly! ¡Ayuda! ¡Auxilio! ¡Molly! ¡Asesinato! Suéltame, . No, no, no. ¡No! ¡No! Tienes que radio ¡Molly, basta! Sólo es una bañera. ¡Estás muy sucia y apestas, mamá! ¡Violación! Para, para radio ¡Violación! ¿Quién en su sano juicio podría estar ahí arriba violando a la loca Molly? ¡Una dama con bolas! Sabía que había una explicación razonable, Barney. Myrtle Dunnage está de vuelta. No la he visto desde que era una niña. Se movió. La enviaron lejos, Barney, por el bien de todos nosotros. Dunnybum regresa a casa. Me pregunto en qué se convirtió. Lo contaste por toda la ciudad. Las personas me señalaban. Me llamaban “nube de fango.” Más te vale que te reúnas conmigo radio Nena radio Reúnete conmigo con tu vestido negro puesto. Más te vale que te reúnas conmigo. Oye, nena radio ¡Sargento Farrat! ¡Sé que está ahí dentro! ¡Mis geranios fueron atacados! Buenos días, Beulah. Estoy segura que lo vi con una a medio terminar. A Barney McSwiney, mirándome desde arriba del silo. Ahí está Elsbeth Beaumont. El joven regresa del oeste de Australia según veo. Hijo mío. Finalmente en casa. ¡Listo para abrazar tu futuro! Ahí está la señora A. Oiga, señora Almanac. ¿Puede ayudarla con algunos de sus medicamentos, señor A? ¡Son adictivos! Todo lo que necesita es el perdón de Dios y una dieta sana. ¿Qué? Prudence, para allá va el señor Almanac. ¡Espere ahí! Lo tengo. Aquí está su correo. ¡Gert! ¡Gert! ¡Es William! Pratt’s. No ha cambiado. El hijo remitente regresa. Gertrude, la cuenta de Windswept Crest.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *