Radio Olímpica Stereo 97.7 FM

Radio Olímpica Stereo 97.7 FM, Emisoras Radio Radio Olímpica Stereo 97.7 FM en vivo Colombianas Radio Olímpica Stereo 97.7 FM

y lo dejamos “a unas cuadras de aquí, en la autopista”. Dije: “¿En mi vecindario?”. “Sí,” dijo. “íbamos hacia el sur para venir a visitarte “y vimos que era un buen lugar para tirarlo.” La miré y le pregunté si bromeaba. Y dijo: “No, es en serio”. Dije: “¿Siempre lo hacen?”. Dijo que sí, que le gustaba. Le gusta que cortemos a la gente y que los tiremos así. Griselda Blanco creció con su madre en Medellín, eran muy pobres. Era prostituta. Empezó su vida criminal como carterista y luego se mudaron a Nueva York. Ahí entró en el negocio de la droga. Oí su nombre por primera vez a fines de . En la información confidencial ella aparecía como una amenaza para los EE UU. Su negocio creció. Era una traficante colombiana importante. Rafa y Griselda eran amigos de la infancia. Por eso Rafa le dio todo. A mediados de los , la acusaron en un caso de cocaína muy grande en Nueva York, quizá el más grande de ese momento, y luego de eso huyó y se escapó. Se puso en búsqueda y captura. Le perdí la pista desde el momento de la acusación hasta que me transfirieron a Miami. No sabemos con certeza cuándo estuvo en Miami. Quizás en el , no lo sabíamos porque era una fugitiva. Pero sabíamos que era traficante. En la cultura latina profunda, no es común que una mujer sea la cabeza de su propia organización, así que supongo que habrá sido una mujer malvada. Griselda debía probarle a los colombianos que valía la pena mantener los negocios con ella. Le gustaba que la gente la temiera. Y la temían. La gente le tenía tanto miedo que su reputación la precedía donde fuera. Cometí el error de no saber quién era al principio. La conocí en el departamento de Rafa, yo adoraba a las latinas, y le pregunté a Rafa quién era. Y Rafa me dijo que no podía acostarme con ella. Pregunté por qué no y me dijo: “Si te acuestas con ella, tendré que matarla”. Entonces le pregunté a Max quién era ella. Y comenzó a contarme todas esas historias. Era hipocondríaca. Bastante decadente. Se compraba un Ferrari para Navidad por . dólares. Coleccionaba riqueza. Sus regalos de Navidad siempre eran caros. El anillo de Eva Perón… joyas y otras cosas. Consumía y abusaba de las drogas. También era lesbiana. Paranoica. Peor que las películas. Ni siquiera Miami Vice fuera tan extravagante. Tenía tres hijos mayores. Al último lo llamaron Michael Corleone Sepúlveda lo que es increíble. Sus asesinatos, ¡cielos! La llamaban la Viuda Negra porque había asesinado a un par de maridos, o los había hecho matar. Les cortaba literalmente la garganta después de acostarse con ellos. No sé cuántas veces lo hizo. “No lo hará porque Rafa le dirá “ya sabes–” y Max decía: “Dará lo mismo”. Podría estar fastidiosa una noche y si duermes con ella te cortará la garganta. ¿Qué pasará? Habrá una guerra. Ella era peor que cualquiera hombre involucrado en esto. El primer homicidio de renombre en que se involucró, fue en Dadeland. Ahí la gente de Griselda entró a la licorería y le voló la cabeza. Bueno, la mitad de ella. Por supuesto, fue en julio de . Creo que él moría por un trago. Eso fue lo que la estableció como la traficante más violenta conocida. Allí empezaron las guerras de la cocaína. Y empezamos a ver más homicidios. El papel de Griselda Blanco fue muy prominente en lo que llamamos las Guerras de la Cocaína. Asesinó a muchos colombianos y cubanos para obtener su posición en la vida. Dondequiera que vayan llevan su marca especial de salvajismo. Esta mujer conocida como la Madrina… fue la responsable de la mayoría de los asesinatos ocurridos en Florida del Sur en esos días. En los años , , y ella asesinó en Dade County. Griselda Blanco era… el ángel de la muerte. No sé de ninguna organización a la que se le atribuyan tantos asesinatos como a Griselda. No lo sé. Podía ser por cosas simples. Si estaba en un restaurante la noche anterior… Como cuando fuimos a The Peroz en la playa. Podría estar comiendo y el dueño le daba problemas o algo así. Había un tipo enorme, empezó a hablar pavadas. Y se pasó de vivo con ella. Y ella dice: “A la con el dueño, “le voy a destruir el negocio”. Y nos fuimos. Unos tipos pasaban en motocicletas se dieron vuelta y empezaron a disparar a los que esperaban para entrar al lugar. Y entonces lo llenaron de plomo justo en la puerta. Trataron de acusarme pero estaba fuera de la ciudad. Se habrá metido con la gente equivocada. Riverita se convirtió en el sicario principal de Griselda. Siempre estaba conmigo y otros tres. – Tenía un ejército con ella. – Un elenco de pillos. Su gente era… casi como de película. – Tenía a Paco. – Paco Sepúlveda. Diego Sepúlveda. Toto. Carlos Vanegas. Alonso Ayala. Una panda de desaliñados. Como la pandilla que no disparaba bien. Uber, Guillermo, Velásquez. Solo ellos mataban a la gente. Cumbamba. Monteco, Diego Escobar. Oscar Mario. Jaime Bravo. Eran guardaespaldas y sicarios. Vivían de esto. Algunos son farmaceutas, otros basureros, y estos eran asesinos. Era todo lo que hacían. Chucho Castro era su sicario principal. Para mí fue uno de los mejores que Griselda tuvo. Es una leyenda, siempre atrapaba a su hombre. Osvaldo, hijo de Griselda. Entonces tenía años. Quería vivir rápido. Portaba armas y todo eso. Movía y kilos de cocaína por mes. Todo orquestado por su madre. Quería ser igual a Don Corleone, quería actuar como él, y así lo hizo. Tenía actitud de gallito, debido a su madre. Estaba en el club nocturno Faces con sus amigos y su novia. Chucho vivía cerca. Y Osvaldo pensó: “Me quedaré aquí, “en la casa de Chucho”. Manejó el coche hasta la entrada casi hasta la puerta, derrapando y haciendo ruido. Entonces Chucho salió. Y le dijo que se marchara. Le dijo que si no le dejaba pasar la noche le contaría a su madre. Y Chucho le dijo: “Me importa un carajo. “Me importa un carajo tu mamá, “dile a tu mamá que se vaya a la “. Chucho lo pateó en el culo y le dijo que se metiera en el coche y que se marchara. “Dile a tu mamá que te pateé el culo.” El chico volvió y le contó a su mamá. Una de las cosas con ella era que no se podía tocar a sus hijos. No importaba quién era, la persona moriría. Siempre había alguien que hacía algo mal. Si lo hacían



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *