Radio Rumba 103.7 FM

Radio Rumba 103.7 FM, Emisoras Radio Radio Rumba 103.7 FM en vivo Colombianas Radio Rumba 103.7 FM


Añadir a su sitio.

¿Viniste a fumar cocaína? Sí. Y no el crack, sino en su forma básica, porque eso llegó antes que el crack. Se convirtió en furor. Se encerraban en las casas y fumaban. Estuve despierto cuatro días y medio, sin parar, sin comer ni dormir. No lo entendía, pero pedía: “Háganlo”. Para mí era un negocio, y cuanto más lo hacían, más dinero ganaba. Llegué aquí con unos dólares. Era lo que tenía a mi nombre. Tenía unos ó años. Cuando comencé en el negocio usaba el departamento de mi abuelo en South Beach. Tenía kilos allí y nunca olvidaré la primera vez que los vio. Dijo: “¿Qué es esto?”. Le conté y me dijo: “No puedo entenderlo”. Yo respondí: “¿Puedes entender “que estoy ganando . a la semana?”. Una vez le dije: “Ya no usaré tu casa. “Le pagaré a alguien”. “¿Cómo? No hagas eso, no lo hagas.” Y le dije: “No importa, ahora tengo un millón”. Y dijo: “No tienes un millón de dólares”. “Tengo un millón, le pagaré a alguien “para poner esto en su casa. “Ya no necesito hacerte esto a ti.” Entonces, un millón para mí era mucho dinero. Era el primer millón que ganaba. Era mucho dinero, pero después de eso… A mediados de los la economía estadounidense estaba en estado de caos. El suplemento financiero del Miami Herald hablaba de una recesión nacional que estaba en marcha. Había mucho desempleo, la gente perdía sus casas, el mercado inmobiliario estaba desapareciendo. El tráfico de drogas está afectando la economía en Florida del Sur. Pero en Miami no había casas para comprar. No se podían conseguir suficientes Rolex de oro para abastecer al mercado. En los primeros meses de , las ventas minoristas en Miami llegaron a los . millones. No hay signos de recesión. Florida del Sur se mantuvo mejor que muchas otras partes del país. Aquí se vendían coches blindados por cientos de miles de dólares. No se conseguían Ferraris ni Mercedes. Ciertas agencias de automóviles dijeron que tienen coches suficientes para menos de un mes. Todavía admiten pagos por adelantado, aunque las entregas estarán demoradas. Todos iban al negocio de las drogas. Las drogas y el dinero van de la mano en Florida. Es un negocio minorista de millones al año, eso son cerca de . dólares por cada casa en Dade County. Si busca en su billetera en Miami y saca un billete y lo analiza encontrará cocaína en él. Las ganancias de los señores de la droga hicieron que la economía local resistiera la recesión. Todos los días, se vierte dinero en la economía de la coca. Compran casas, botes, coches. Tenía un Porsche Turbo, un Mercedes, entonces el . estaba de moda. Discutimos una vez. Nos enojamos. Me pidió algo y no se lo quise dar. Me acerqué y lo abofeteé. Me persigue por la entrada y agarramos dos Mercedes y los destrozamos. Jon sacó un arma y le disparó al coche a través… al lado de mi cabeza. ¡Hice que alguien se los llevara y los destruyera! Demolimos ambos vehículos. Al día siguiente me estaba riendo. Destrozamos muchas cosas. Cielos, eran coches por valor de . dólares. Había una compañía que se llamaba l.P. Evans Mercedes. Tenía tipos como Max, Rafael, dos o tres empleados de Rafael, que compraban unos ó Mercedes al año del concesionario de Mercedes con un cheque de Panamá. ¿Quién compra ó Mercedes al año? Entonces, no les importaba. Entraba y me decían: “¿Cómo está, Sr. Roberts? “¿Qué necesita esta semana?”. “Necesito el . de allí.” “Bien, ¿le gusta en negro?” “Sí, no le importa el color. “Y necesito una camioneta para su novia.” Y le daba un cheque. Ni siquiera era un cheque de caja. Conocía al tipo en el concesionario, era solo un cheque de un banco panameño y listo, tenía el auto. Muy poco se hace para detener la propagación de la economía de la cocaína. Todos querían dinero entonces. No es raro que un latino gaste . dólares o más en toda clase de mercancías. Lo mejor para el comerciante es que le paga en efectivo. Aunque los comerciantes en Florida no consumen drogas, se dice que pueden ser adictos al dinero de la droga. Compramos un Cessna Conquest. Pagamos . dólares, en efectivo, ¿qué me cuentan? lnténtenlo alguna vez. Ni pestañeaban. Creen saber de dónde viene el dinero, pero no van a ser desagradecidos. Nunca pestañeaban. No preguntes, no hables, toma el dinero y vete. No les importó un carajo. La venta de cocaína y marihuana en Miami genera tanto dinero que los contrabandistas no tienen dónde guardarlo. No entienden, tenía bolsas de basura en el jardín con . dólares, un millón en cada bolsa, enterrado. No tenía otro sitio. Él solía guardarla en la comida del caballo. Recuerdo buscar la comida del caballo y encontrar dinero en la bolsa. Nadie cuestionaba nada, porque a mi vecino le daba kilos a la semana. El vecindario de Tierra del Rey era una ruina cuando nos mudamos. Al vecino de enfrente le daba kilos a la semana, así qué él me cuidaba. Todos querían dinero y de repente, todos tenían dinero. Todo el vecindario. Te gastas unos . dólares de más y está bien. Jon era así de bueno. No importaba. No es que no tuviera dinero suficiente. ¿Cómo podía ser eso? ¿Cómo podría ser eso? Tenía tres botes en el patio trasero, dos pumas, dos leonas viviendo en mi casa. Tenía un helicóptero en el patio trasero. Solía ir en helicóptero a las carreras. Todos los demás iban en coche. Aterrizaba para ver correr a mis caballos durante una hora y regresaba a casa. Tenía, , caballos en esa época. Cielos, tenía caballos excelentes. ¿Sabes lo que cuesta alimentarlos un mes? . al mes solo para alimentarlos. El costo no importaba porque lo tenías en el bolsillo. La gente salía de fiesta. De repente había docenas de clubes nocturnos de primera que se inauguraban. Hace ya años que no abrían un club nocturno en Miami Beach. El Jockey Club, el Turnberry, el Palm Bay Club, el Cricket Club. Pero el mejor de todos era The Mutiny, en Coconut Grove. Era exclusivamente para los traficantes. Si estabas en ese negocio, tenías el dinero. Podías entretener a la gente abundantemente. Solíamos ir a los restaurantes… a cenar a Arturo’s o al Palm o a Joe’s Stone Crab. The Forge era el mejor restaurante entonces. Nos daban el cuarto trasero en The Forge y cerrábamos el cuarto. Y podíamos gastar . dólares en una noche y destruir



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *