Radio Antena 2 1480 AM

Radio Antena 2 1480 AM, Emisoras Radio Radio Antena 2 1480 AM en vivo Colombianas Radio Antena 2 1480 AM


Añadir a su sitio.

y lo descargabas. Nadie decía nada. Digamos que no vigilaban la frontera. Al ritmo presente, según algunos economistas, la mayor industria podría ser pronto el tráfico de drogas. Salías con tu bote y encontrabas fardos de marihuana flotando. Digamos, el consabido pez cuadrado. Los colombianos se dieron cuenta de que tenían una mina de oro, y cuando enviaban toda esta marihuana, también mandaban unos kilos de coca. Al principio era poco… Porque era muy caro. La entraban en una valija… Y así no se notaba tanto. Se cotizaba extremadamente cara. A mediados de los , la experiencia de la Agencia Antidrogas era baja. La oficina no trataba asuntos de cocaína. No tenemos un problema en el ámbito nacional dado el gran número de gente que consume cocaína. Sí es un problema serio para una cierta minoría. Conocí a un cubano en Hialeah que se llamaba Albert Sanpedro. La mayoría de los cubanos lo conseguían todo de los colombianos porque, obviamente, ellos lo controlaban todo. En el tráfico de drogas, las organizaciones cubanoestadounidenses están aliadas con los colombianos. Los colombianos importan la droga y los cubanos la distribuyen. Albert me daba gramos y yo tenía unos cuatro días. Entonces yo iba y le llevaba el dinero. Luego me daba otros gramos y creo que solía pagarle cerca de… unos cada gramos, allá por los . No era de gran calidad, pero muchos no sabían la diferencia. Veían esas piedras grandes y pensaban: “Esto sí que es bueno” y mis clientes no eran personas como la gente se imaginaba, no eran gente de la calle. Si alguien tenía cocaína, tenía que ser un piloto de aerolínea. Agentes inmobiliarios. Doctores, abogados. Tenía doctores y abogados. Alguien que pudiera pagarlo. Eran los guerreros de fin de semana. Durante la semana no hacían nada, pero desde el viernes a la noche hasta el domingo, consumían. Y cada uno me presentaba a un amigo. Y así pasé de gramos a , hasta los gramos, y en un mes estaba vendiendo quizá , kilos por semana a los doctores y sus amigos. Cuando llegué desde Nueva York, tenía dólares en el bolsillo y entonces ganaba. dólares por semana en este negocio. Un amigo de Nueva York había desarrollado un gran negocio en California, en la bahía de San Francisco. Le vendía a los Oakland Raiders, le vendía a los Grateful Dead. Conocía a una azafata que trabajaba para la National Airlines. Así que enviábamos la coca con la azafata. Ella iba de aquí a San Francisco y le mandábamos a cualquier lugar de a kilos por semana. Yo ganaba mucho dinero, estaba cerca de los . a . dólares y empecé a conocer tipos– Mercury Morris, jugador de los Dolphins, quien fue a la cárcel, así que no es secreto. Merc es un ángel caído de la máquina deportiva de Miami. Los ex Dolphins, Don Reese y Randy Crowder también fueron arrestados en una transacción de cocaína. Recuerdo la semana de la Super Bowl, cuando Dallas enfrentó a Pittsburgh aquí. Dos noches antes tenía a la delantera titular de los Pittsburgh Steelers sentados en mi casa. “Vamos, vamos, danos la coca, danos la coca.” No tenemos oportunidad de disfrutar de los festejos y de las fiestas porque tenemos toques de queda. Salían a divertirse y lo hacían a lo grande. < Vamos, Steelers, vamos < No tienen idea de con qué se drogaban estos tipos. "¿Van a jugar este domingo?" "Sí, y vamos a ganar." Jugaron y ganaron, no los afectó. La línea ofensiva hizo un trabajo excelente. La popularidad comenzó a crecer, y todos los que antes consumían marihuana, ahora consumían cocaína. Seguimos con la marihuana hasta que llegó el momento en que había demasiada y no se podía vender. Pero no se podía conseguir cocaína suficiente. Me parecía que la mejor manera era dedicarse a transportarla. No la compras, no la vendes, no la consumes, solo la importas. Los colombianos nos ofrecieron una suma con la que estábamos más que de acuerdo. dólares por pieza, o un kilo en tus términos. Querían mover al menos unos , así que fuimos y en el primer viaje, nos pagaron , millones de dólares. Fue suficiente para entusiasmarnos. Oye, quizá nos quedemos en el negocio un tiempo. La gente con la que trataba tenía suministros limitados y mientras, la gente a la que le vendía expandía su negocio. Ya no pude conseguir suficiente. Un tipo me pedía kilos o , o kilos, y solo podía darle ó , y era dinero que salía de mi bolsillo. Podía vender kilos por semana con facilidad. Tuve suerte. Creo que en conocí a una chica. Volé a Miami y trabajé en una sesión de fotos con una chica. Me dijo que quería que conociera a alguien. Un amigo mío me enganchó con ella, él era abogado. Él salía con una chica hermosa, que era modelo de Ford. A los meses de conocer a Jon fue mi cumpleaños y entré al garaje y había un Porsche nuevo. Era un Porsche Targa Carrera. Tenía un gran moño encima, un moño rojo, de parte de él. Lo nuestro fue como un torbellino. Estábamos muy enamorados. Estábamos... Me contaron que tenía discotecas en Manhattan. Empezamos a salir y ella vio que yo no iba a trabajar. Si quería ir a Nueva York, allí iba, y ella tuvo curiosidad. Soy una persona muy directa, así que se lo conté. "Me dedico a esto." "Si no me quieres ver más, está bien." Me dijo que tenía un amigo que era piloto y que trabajaba para los colombianos. El tipo se presenta, se llama Mickey Munday y es un tipo inculto de Florida que vivió toda su vida aquí. El tipo no me caía bien. La primera vez que lo vi, manejaba un Mercedes negro de dos puertas. Era muy obvio que traficaba con drogas. Mickey Munday transportó con mucho éxito durante años para esta gente. Era extravagante, se parecía a alguien con quien yo no me quería involucrar. Digo... ¿Recuerdan la serie MacGyver? Él es ese tipo. Hacía cosas increíbles. Era un tipo astuto, pero a mí no me gustaban sus autos. Para mí, se veía como todos los demás de ese negocio. Mi negocio superaba al de los cubanos y era una necesidad encontrar un colombiano que pudiera proveer las grandes cantidades que necesitaba. Me dijo: "Puedo conectarte. "Te llevaré con los colombianos "y te darán lo que quieras". Había oído muchas historias de esas, así que le dije que me llevara cuando quisiera. Fuimos hasta Sunny lsles, Florida.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *