Radio 13 Mix

Radio 13 Mix, Emisoras Radio Radio 13 Mix en vivo Colombianas Radio 13 Mix


Añadir a su sitio.

Coja el tren y váyase a luchar. Demuestre su hombría. No lo comprendo. ¡Cómo corren! Coja el tren de una vez y déjeme. No veo odio en sus ojos radio Es Vd. Joven radio Ni siquiera sé su nombre. Clémence. En la guerra no hay clemencia radio ¿ Qué jaleo es éste? Un semental desbocado. ¿ Quién ha traído un semental? ¡Cástrenlo! ¿ Qué ha pasado? Un semental. Una coz en el vientre. ¿ Qué hago? Traiga al capellán. Teniente Fournier a sus órdenes. Descanse. Según su expediente, estudió en la escuela de ingeniería. Sí, mi comandante. Necesito un puente. Coja a un destacamento y busque un emplazamiento cerca de Chaumont. Por cierto, ¿no será usted pariente del coronel Fournier, del Estado Mayor? ¿Es su padre? Mi padre ya ha muerto. ¿ Cómo están sus hombres? Nerviosos, mi comandante. Los alemanes aún tardarán ó días. ¿ Un trago, teniente? Esto no debería durar mucho. ¿ Qué opina Vd.? Llegó esta mañana. No quisimos tocarlo. Lo encontraron hace días. El barro le taponó la arteria lingual. Si no, se habría desangrado. Más le valdría haber muerto. ¿Es él quien apesta así? Condecorémosle mientras haya tiempo. ¿ Qué quiere? ¿ Cree que oye? ¿ Quiere decir algo? ¿Me oye? Creo que no oye. Claro que oigo. Está vivo, amigo. ¡Está vivo! ¿Dónde estoy? Desgarro desde la parte superior del mentón hasta media nariz, con destrucción del maxilar superior derecho y del paladar. Destrucción parcial de la lengua, y órganos al descubierto tras la garganta radio ¿Hago yo ese ruido? Límpiele y llévele atrás. Aquí no puedo hacer nada. No puedo hablar. No puedo hablar. ¡No puedo hablar! Tranquilízate. Veamos radio Puedo mover los pies. Los dos. Las manos radio Me las han atado. No me encuentro los dientes. ¡No siento los dientes! ¡No tengo dientes! ¡Ni el paladar! ¡Dios mío! ¿ Qué me pasa? Me duele radio Odio ese ruido. ¿Ha empezado la guerra? ¿ Qué tal? Tiene calor, ¿ eh? Llévese a esos dos. Están muertos y le van a traer otros dos. No se preocupe. Vamos a limpiarle. Denles de beber, por Dios. Se están asfixiando. ¡Qué peste! Toma, bebe. ¿ Cómo le doy de beber a éste? Aguantará hasta la noche. ¿ Te duele? No nos queda morfina, ni nada. Aguanta. Mañana estarás en París. Para ti se acabó la guerra. ¿Prefiere la lluvia? Déjalo ahí. ¿ Cuál es el oficial? Creo que es éste. ¿Es usted oficial? ¿Por qué no le cubre? No quiere. Tiene fiebre. Súbanle al pabellón de los oficiales. ¿Está despierto? No tiene que dormir todo el rato. Es mediodía. ¿No tiene hambre? Voy a incorporarle. ¿Está despierto? Hola, Teniente. ¿Me oye? ¿ Se siente solo? No por mucho tiempo. ¿Le duele mucho? No es de los que se quejan. El plan es el siguiente: Le alimentaremos para regenerar sangre y huesos. Luego, le operaré y le pondremos a tono. Y reposo, mucho reposo antes de pasar a mayores. ¿No tendrá prisa por volver al frente? ¿Le hago daño ahí? Un brazo o una pierna, se cortan. La mandíbula es diferente. Podemos probar un injerto. Dan resultado. Es apasionante. Más para mí que para Vd., claro. Concéntrese en dos cosas: Respirar y comer bien. El resto es cosa mía. En unos meses, estará como nuevo. Le visitaré cada mañana. Si le duele mucho, póngale morfina, pero que no le coja gusto. No habrá para todos. Adiós, Teniente. Si quiere decir algo, escríbalo. Vaya, le he hecho daño. ¿Está muy caliente? Muy bien. Descansemos un poco. ¿Está bueno? No lo sabe. GRACIAS Anais. Y usted es Adrien. Tengo un hijo algo más joven que Vd. Está en las Ardenas. No llegan buenas noticias. Esto está tranquilo. Abajo ya no sabemos dónde ponerlos. Le he traído papel para que escriba a su casa y tranquilice a su madre. No quiero que mi madre me vea así. Ni nadie. Gracias a Dios que están lejos. “Quedaos ahí. Yo iré en cuanto pueda. Esto es un caos. Llegan muchos heridos. Han prohibido las visitas. Para mí la guerra se acabó. Cumplí con mi deber, que es lo que importa. No hay partes vitales afectadas. Ni ojos, ni piernas, ni brazos. Sólo está dañada la clavícula. Os escribiré todo lo que pueda. Aquí, ya nada puede pasarme. Adrien”. “No hay partes vitales afectadas”. “La clavícula”. La clavícula no es nada. ¿ Crees que estará allí mucho? ¿ Qué es todo ese ruido? Han vuelto a atarme. ¿Por qué no veo nada? ¿Pero qué siento? Me han operado. No ha servido de mucho. Sigue muy vacío. Y ese ruido radio No voy a recuperar el habla. Prefiero no volver a hablar. Llega otro herido. No quieren que me vea. Se asustaría. Soy yo quien está asustado. Me asusta pensar en ello. ¿ Ya está despierto? ¿ Qué tal está hoy? ¿Le tira? Al desgarrarse la carne, se contrajo. La he estirado. Ahora podremos reconstruir. Le injertaré hueso de lactante. Hablé con Charpot. Cuando muera uno, nos avisará. Sólo hay que esperar. Respirar y comer bien. No le dé sopa hoy. Está caliente. Tiene fiebre. Está caliente. Tiene fiebre. Sólo el cuerno de ciervo crece. Deberían injertármelo. No debo pensar en esa mujer. Eso está muerto. Que me injerten cuerno de ciervo. Señorita. Disculpe, ¿ el teniente Fournier? ¿Es familiar suyo? Bueno, estudiamos juntos. Recibí su carta esta mañana. ¿ Cómo se encuentra? Hace calor. Tome. Gracias. Tenga valor. ¿Está muerto? No. ¿ Se va a morir? Necesita tranquilidad. No desvíe la mirada. Le hará daño. Segundo piso, primera habitación. Gracias. ¿Adrien? Lo siento. ¿ Te traigo el correo? ¿ Tiene las llaves la portera? Iré por ellas. Te he traído radio MÁRCHATE Vuelvo enseguida. Te lo prometo. Eres un héroe. Un héroe de verdad. CLÉMENCE DEMENCIA Teniente de Ingenieros Fournier. Herido al inicio de la guerra. Los otros ocupantes siguen inconscientes, Sr. Ministro. Teniente, vengo a expresarle el reconocimiento de la patria por su valentía y su sacrificio. Sin hombres como Vd., la tierra de nuestros padres, que transmitiremos a nuestros hijos, se entregaría a la barbarie. Estamos orgullosos de Vd. ¿De dónde es, Teniente? Aún no puede hablar, Sr. Ministro. Espero que al menos me oiga. De todas formas, sus palabras quedan escritas para la prensa. Bien. ¿En cuántas semanas estará bien? Será cuestión de meses, Sr. Ministro. ¿Dispuesto a volver al frente? Necesitamos hombres como usted. Adiós. ¿ Qué hace levantado? No debería: Podría caerse.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *