Radio Rumbera Estereo

Radio Rumbera Estereo, Emisoras Radio Rumbera Estereo en vivo Colombianas Radio Rumbera Estereo


Añadir a su sitio.

Quizá fue provocado. ¡No! Eso no lo acepto. Sé que dirás que como soy su padre, no veo maldad en ella. ¡Pero sé justa! Si ha hecho algo malo, quiero pruebas. Pero que sean pruebas claras y contundentes. Las simples murmuraciones no me sirven. Dejemos de hablar de esto. Para este asunto tengo mi mente cerrada. Y ahora hablemos del matrimonio. ¿Qué ibas a sugerir? ¿Agripina y Germánico? Eso está claro. Sí. Acordemos la ceremonia de esponsales lo antes posible. Y Castor y Livila también. ¿Castor y Livila? ¿Estás segura? ¿Y Póstumo? Ese es un monstruo. Además, Livila no lo aguanta. Bueno, si tú lo dices. Livila es un poco coqueta. Yo creía que iba detrás de él. Las jóvenes son así. Sí, supongo que sí. ¿Y qué pasa con Claudio? ¿Quién se va a casar con él? Ya encontraré alguna. No va a ser fácil, pero le encontraré esposa. La mayoría de las mujeres se casan con s radio aunque tardan un poco en descubrirlo. Por desgracia con Claudio está tan a la vista radio como la nariz en su cara. ¡Plaucio! ¿Por qué no me has salvado de esta bestia? Así que sólo por complacer a mi padre radio he hecho que venga a verme su médico personal. ¿Y sabes qué me ha dicho? Que no coma demasiado. Que hasta que no deje de comer radio no me desaparecerán las palpitaciones. Dime tú la verdad, ¿soy tan comilona? Pues radio No voy a comer sólo lechuga. No soy un grillo. Hola, tía. Julia. Hola, Claudio. ¿Quién es este niño? Se llama Herodes. Su abuelo es el rey de los radio judíos. ¿Sí? ¿Y qué hace aquí? Le han mandado a educarse en Roma y está en mi clase. ¡Qué bien! Eres un chico muy guapo. Gracias, señora. ¿Tengo el honor de hablar radio con la antigua esposa del gran Agripa? Sí, así es. Mi nombre es Herodes Agripa. Me lo pusieron por tu ilustre esposo, Marco Agripa. ¿De verdad? ¡Cuánta amabilidad por parte de tu padre! No, fue mi abuelo quien me dio ese nombre. Bueno, pues fue muy amable. Amable no creo que sea la palabra. Se ejecutó a mi padre por orden suya poco después de nacer yo. Oh, vaya. Lo siento. Sí, más lo sintió mi padre. Es mi radio madre. Tú eres la gran Antonia. Hija de Marco Antonio y esposa del noble Druso. Vaya. Sabes mucho de nosotros. Os he estudiado a todos. Sois muy conocidos en todo el mundo. Sí, sois muy famosos. Bueno, puedes venir a visitarnos radio siempre que quieras. ¿Le has presentado ya a Germánico y a Livila? Aún no. Vamos, Herodes. Gracias por recibir a un simple provinciano radio tan generosamente. Qué chico tan educado. Y qué bien habla. Julia, no comas más higos. Los higos son muy sanos. Hablas igual que Lucio. Supongo que lo echarás de menos cuando esté en Hispania. Sufriré más la ausencia de ese amigo suyo tan guapo. Qué colección. La verdad es que no carece de variedad. Espero que estos nombres resistan cualquier examen. No hay ni uno que no pueda ser comprobado. ¿Quién es por ejemplo radio Guerson? Es uno de los esclavos. De África. Qué escándalo. ¿Hay más esclavos en la lista? Uno o dos. Pero la mayoría son romanos de limpio linaje familiar. Su limpieza no es perfecta. Te felicito. Gracias. ¿No sientes pesar por traicionar a la madre de tu amigo? En asuntos de estado radio Ya veo que aprendes rápido, Plaucio. ¿Qué me dices de tu amigo, es diferente a su madre? Eres ambicioso. Cuando le digas a César radio ¡No! Yo no se lo diré. No lo tomaría en cuenta viniendo de mí. Enseguida se preguntaría en su interior por mis motivos. No. Buscaré a alguien que me sustituya. No tengas miedo, tu nombre no se mencionará. Puede que tenga algún otro encargo para ti. En lo que pueda servirte radio Tal vez este no sea tan agradable. No siempre se pueden combinar el negocio y el placer. No. Y generalmente radio es mejor no hacerlo. Puedes irte. ¡Tú lo sabías! Lo has sabido siempre, pero no has hecho nada. ¡Nada! ¿Qué podía hacer yo? No soy su guardián. ¡Decírselo a Augusto! ¿A Augusto? Pensé que lo sabía como todos y que prefería cerrar los ojos. ¿No te avergüenza? ¿No te avergüenza pensar de modo tan ruin radio de un hombre que te tiene en tan alta estima? ¡Es mi madre! ¡No pretenderás que la denuncie! ¡Pudiste acudir a mí! Y habérmelo dicho. Si lo hubiera sabido, ¿no habría hecho algo para evitarlo? ¿No habría intentado salvarla? Ahora ya es demasiado tarde para salvarla a ella. ¡Y a ti! Dioses. Debí decírtelo, tienes razón. Debiste habérselo dicho a Augusto. No sólo es por eso por lo que ahora te condenará. Malo es que no hicieras nada por evitarlo radio pero aún es peor que radio la ayudaras. ¡La indujeras! ¡No! No. Tú has sido su encubridor y su alcahueta. ¡Eso no es cierto! ¡Mientes! ¿Niegas que le presentaste a tu amigo Plaucio con ese fin? ¿Plaucio? ¿Niegas ahora que ha sido su amante? ¿Y qué has sido el organizador de sus degradantes orgías radio en su casa de Ancio y de aquí en Roma? ¡No es el único que ha conocido su lecho! ¡Debes creerme! Puede que dé esa impresión radio ¿Qué dirá Augusto? De tal madre tal hijo. Eso dirá. Qué golpe tan terrible para él. No basta con que la proclamen la mayor ramera de la ciudad. Todos sabrán que su propio nieto radio destinado a ocupar el puesto más alto del imperio radio lo sabía todo y la animaba. Incluso le proporcionaba los amantes. ¿Qué puedo hacer? ¡Nada! Ya no puedes hacer nada. Entre tú y tu madre habéis logrado destruir radio las dos cosas que más amaba en la vida. Y pensar que yo, su esposa radio tendré que hablarle de la corrupción de su propia familia. ¡Yo se lo diré! ¡Por favor! ¡Dame la oportunidad de rectificar! ¡No es lo que parece! ¡Lo juro! ¿Tú? ¡Por favor! ¡Mi única culpa fue callarme! ¡Sólo ésa! Dame la ocasión de redimirme. Dámela. Muy bien radio pero es cosa tuya, no mía. Tú radio Helios Sexto Balbo. ¿Es cierto? ¿Has dormido con mi hija? César radio Responde sí o no. Sí, César. ¿Y tú radio Marco Bolusios Satírico? ¿Te has acostado con mi hija? ¡César! Responde sólo a la pregunta. Sí, César. ¿Y tú? ¿Lo has hecho? ¿Y tú radio Publio Normano Flaco? Una vez, César. Una vez. ¿Sólo? No nos acostamos, César. No os acostasteis. ¿Quieres decir que fue de pie, en la calle radio o en una playa, no en la cama? ¿Queda alguien en Roma que no se haya acostado con mi hija? ¡Lleváoslos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *