Radio Rumba 99.1 FM

Radio Rumba 99.1 FM, Emisoras Radio Rumba 99.1 FM en vivo Colombianas Radio Rumba 99.1 FM


Añadir a su sitio.

MacAfee. Siguen sin poder subir escalones. Ninguno de los conductores quiere intentarlo. Al menos, no después de eso. ¿Cuánto tardaremos en colocarlo? Una hora, quizá dos. Que el buldózer lo empuje por el barranco. Pero radio Que lo empuje. Que el buldózer empuje el camión por el barranco. Está bien. Echad el jeep atrás. Que empiece el espectáculo. Está bien, atrás. Vamos, que se muevan los de atrás. Hasta aquí. Venga, vamos. ¿A qué juega? Está tirado. Es un paseo. Jerusalén. Lo entiendes, ¿no? No tenemos elección. Vamos. No destroces mi autopista. Hay sitio de sobra. ¿Lo ves? Siempre que no haya tráfico. ¿Crees que he aprendido hebreo desde ayer? Además, ¿es la lengua que se usa en un monasterio? Lo siento, aluf Stone, no le había reconocido. Es una tontería, sólo quedan unas horas hasta el alto el fuego. Mantente alerta. Los árabes podrían utilizarlo como un truco para atacar. Que lo intenten. ¿Cómo te llamas? Chaim. Diles a tus amigos que marcharemos sobre Jerusalén por la mañana. Por la puerta de atrás, pero lo hemos conseguido. Y cuando te pregunten cómo, diles que fuiste tú. Es una orden de tu comandante. Eres un hijo de insubordinado. llegarás lejos, Chaim. Si supieras cuánto me ha costado sortear a los centinelas radio Menudo ejército tenemos ahora. Parece West Point. Te ocurre algo. Me he enamorado. Tu mujer. Lo sé. ¿Qué tiene eso que ver con nosotros? Te has vuelto muy europea. Soy muy europea. Lo vivo tal y como es, no como me gustaría que fuera. No puedo vivir así, ya no. Verás, cuando Emma me dijo que podía irme, sabía que había llegado el momento de dejar de perseguir la emoción, la guerra radio No quiero oírlo. Sé lo que vas a decir. ¿Lo sabías? Nunca me lo habías dicho. Lo digo ahora. Te lo digo ahora porque estamos en el monasterio de Abu Ghosh, en la carretera de Jerusalén. Estás bajo un rosal a la luz de la luna, pero ¿qué aspecto tendrías en Brooklyn, desplumando un pollo? ¿Qué? Me voy a casa. Para siempre. Para siempre jamás. Creo que he estado enamorado de Emma toda mi vida y no quería reconocerlo. Pero ahora cojo una rosa para ella. Se la llevaré, como si fuera el abogado schnook que siempre quiso que fuera. Corre, Magda. Corre cuanto puedas. Los schnooks van a conquistar el mundo. Cerdo. No sé qué creías que estaba haciendo, pero no he aprendido hebreo. No quiero seguir luchando. Quiero irme a dormir, y después irme a casa radio Sra. de David Marcus, Westminster Road, Brooklyn, Nueva York. Su marido cayó anoche en el puesto de las montañas de Jerusalén. Fue la última baja antes de la tregua. Durante el poco tiempo que estuvo entre nosotros, como hombre y como comandante, se ganó el cariño de todas las personas con las que tuvo trato. Su nombre estará para siempre en los anales de nuestro pueblo. Emma, era nuestro mejor hombre. Y ahora estamos aquí. Lo sé, nena. Te dije que te cuidaríamos. Ya veremos. ¿Señoritas, ahora qué? ¿Vamos a otro bar o algo? ¿Podemos conseguir vino y tomarlo aquí? Son bienvenidas a volver al yate y beber con nosotros. Sí. Oye. ¿Se robaban las bebidas pero tienen un Yate? Queríamos gustarles por lo que somos. No tienen un bote. Kim, sí lo tienen. ¡Vi uno pequeño anclado por ahí! ¡El barco de papi! Por supuesto. No, somos la tripulación. ¿Conocen los botes de la marina? Tripulamos uno de esos. ¿Son marineros? Recién volvimos de un viaje de tres meses. El dueño voló ayer, también el capitán. ¿Y les dijo a cargo? Totalmente. Soy el segundo a bordo. Josh está en el puente. Vigía, más bien. Y, ¿qué eres tú? ¿El peluquero de a bordo? Gigoló internacional. Volé desde Ibiza para ver a mi viejo amigo, Miren, la nueva tripulación llega el lunes. Es nuestra última oportunidad. ¿Qué dicen? Muéstranos el camino. ¿Aquí? Sí, seguro. Las damas primero. Luego los chicos. Es por aquí a la derecha. Dios mío. Despacio. ¿Qué tal? Relájate. Va con los planes. Loco. Sí, ¿estás listo? ¿Están todos listos? ¿Listas chicas? Sí. Oigan. Creo que deberíamos volver. ¿Qué? No se ofendan, pero, Creí que era un fin de semana de chicas, sólo nosotras tres. Nena, si te quieres congelar en la playa, te alcanzaremos luego, ¿Sí? Vamos, Tam, No seas así, ¿sí? Sólo tomaremos un trago. Sí. Entiendo. Yo sólo, Estos chicos son divertidos. Damas y caballeros, por favor permítanme presentarles su bote. pies del mejor y más lujoso yate de motor y que conozco, ¡Sean! ¡Déjanos subir! ¡Sean! ¡Sean! Hola. Vamos, Tam. De acuerdo. Un trago. Loca. Hola Kim, mucho gusto. Sean, el gusto es mío. Hola, amigo. Hola, Blue. Él es Sean, nuestro ingeniero, Lisa. Tammi. Sean. Muy buena. Y radio ¿eres hermano de Josh? Para mi mala suerte, sí. ¿Se ha portado mal? Un poco. No lo alabes. Es una dulzura. Kim, mira. ¿Qué? ¿Qué es eso? Marcus y Bluey, amigo, imparable. Estamos en ello. ¿Estamos? ¿Y dónde entro yo? No lo sé. ¿Sirves los tragos? Entonces, ¿qué piensas? Sí. ¿Impresionante, o? No está mal. ¿Ya habías subido a un bote? Sí. Al transbordador a Irlanda. Creo que este es poco mayor. ¿Nos vas a dar un recorrido? Claro, sí. Vamos. Vamos. Mira. Es como el Tardis. Dios mío. Esta es la sala de estar. Este el cuarto del dueño. Demonios. Es más grande que mi departamento. Está excelente, ¿no? Vamos. Vamos. Este es el cuarto de invitados. Para los VIP. Entonces, será el nuestro. Vamos. Muéstranos el resto. ¡Bien! Mira estas bellezas. Desarrollan caballos cada uno. Bien, Deberías aprender de tu hermano. Ya se consiguió unas gatitas. Sí, estoy orgulloso de Marcus radio Lastima que no te trajo una. contra no van. Creo que me quedaré fuera, ¿no? Sírvete. Yo voy con Kim como el pan y la mantequilla. Marcus tiene a la otra. Lisa. Sí, Lisa. Tetas de medida estándar. ¿Tetas? Eso les deja a ti y al pequeño Josh luchando por el bronce. Anímate. Esa Tami es un manjar. No. Josh está tras ella. Está bien. En serio, amigo. ¿Dejarás que tu hermano se coma tu pastura? Ni siquiera sé de que hablas. Ha estado aprendiendo, amigo. Aprendiendo de la mano del maestro. ¿No me digas? ¿Ya sabe cómo decir pendejadas? Amigo, el va a la escuela de leyes. ¡Aquí huele a hombre! ¿Aquí duermen? Sí. ¿Los tres? Sí. Muy cómodo. Espero que se hayan cuidado. Loca. Nena. Vámonos. Despacito. Sólo tienes que contar hasta ¿sí? ¡Aquí vamos! Chicos, chicos, chicos. Lo siento pero no pueden poner la música así. No molestes, jefe. Amigo, si uno de los otros capitanes lo oye, nos mandarán casa. Blues, tiene razón. Hazlo sutilmente. Amigo, ¿dejaste las bolas en la aduana? ¿Hay algún problema? No te preocupes. Volveremos a la acción en un minuto, ¿sí? Fue un placer, pero debemos irnos radio Chicas, chicas, tranquilas, ¿sí? Nuevo Plan. ¿sí? Al diablo la marina. Vayamos de fiesta a alta mar No me parece buena idea. No te preocupes. ¿Beber Champagne fino, mirar el atardecer en el mediterráneo? No puede hacerse eso en el club. Marcus. Nadie dirá nada, diremos que vaciamos los tanques de desechos. Suena como un plan. Vamos, Sean. Bien, ¡Adelante!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *