Cultural Uniautónoma 94.1 Fm

Cultural Uniautónoma 94.1 Fm, Emisoras Radio Cultural Uniautónoma 94.1 Fm en vivo Colombianas Cultural Uniautónoma 94.1 Fm

Tendríamos nuestra guerra sin Los árabes, y ¿quiere que le dé autoridad absoluta sobre todos ellos? Si descubre el modo de conseguirlo, avíseme, por favor, coronel Marcus, porque, si ocurriera algo, estaría muy bien tener a un americano a quien echarle la culpa. Supongo que no hay más que hablar. No. Entiéndalo. Nos dedicamos a la importación. De personas. Por eso estamos aquí. Luchamos porque no nos queda elección. No tenemos nada contra Los árabes, sólo contra sus líderes. Esperamos que haya un acuerdo. El saludo tradicional de este país es “shalom”.: paz. Shalom, coroneI. La ramita de olivo ha estado en paro desde que Noé encalló el Arca. Coronel Marcus. No piense que somos unos desagradecidos. Escriba Los manuales. Inspeccione, vaya al Negev. Vaya con Los convoyes a Jerusalén, porque allí está el mayor peligro. Escriba sus informes, haga sus recomendaciones, por favor. Está bien. Lo haré a su manera. Haré recomendaciones, pero necesitan algo más que consejos, o el de mayo tendrán el trasero metido en el Mediterráneo. Puede que sí, puede que no. Quizá resultemos ser unos gatitos más duros de Lo que nadie creía. Ya veremos. Ha ido al desierto del Negev en un viaje de reconocimiento. La semana que viene irá en un convoy a Jerusalén, y dicta de memoria todos Los manuales de instrucción que recuerda. Dice que le necesitan más que a la Biblia. ¿No dice a quién le está dictando el Cantar de Salomón? ¿Qué quieres decir? ¿Por qué iba a contarte chismorreos? ¿Por qué ibas a dejar de hacerlo ahora? Pues ya que preguntas, una querida amiga mía ha recibido una carta de una querida amiga suya de Palestina. Hay una mujer que ha perdido a su marido. Se le ve siempre con ella. Magda Simon. Lo sé. Mickey me escribe sobre ella. El ejército se la ha asignado. ¿En lugar de pagarle? Menudo ejército. Mamá, deja de ser tan madraza. Además, Mickey y yo radio ¿Qué pasa? No Lo sé. No sé. Un dolor horroroso. Voy a por el bicarbonato. No, mamá, llama al médico. ¿Qué tipo de dolor? No me discutas. Creo radio Creo que voy a perder el bebé. Para mi familia, Los pollos son mejores que el oro. ¿Por qué vienen mujeres en los convoyes? Magda se ha prestado voluntaria. Ya ha sufrido bastante. Ha perdido a su marido radio Las necesitamos ahora que Los británicos nos registran en busca de armas. Son demasiado educados como para registrar bien a las mujeres. Menos mal que no estáis ocupados por franceses. ¿Ves a Magda? No. Hay que parar. Aquí no podemos parar. Ya ha pasado Lo peor. ¿Ves el camión de Magda? Creo que se ha parado. Espera. Magda, vamos. Cúbreme. Arrímate. Toma, coge esto. Ayúdame. Doctor, ¿puede atenderla? No entiendo hebreo. Asher. ¿Puede ayudarme? Creo que no me entiende. Sufre un shock. Hasta que atiendan a Los heridos, no tienen tiempo para histerias. Necesita un sedante, o un trago radio Ya ha visto por Lo que ha pasado. Lo siento. No quiero abusar de mi autoridad, pero estoy a las órdenes de Defensa. Aquí no hay autoridad de la que pueda abusar. El Ministerio de Defensa está en Tel Aviv, y el convoy es responsabilidad mía. Quizá hagan las cosas de otra manera en West Point, así que radio escriba un manual. Me han dicho que se le da muy bien. Pero se va. Acabo de recibir una carta de mi mujer. No le gusta preocuparme, pero la han ingresado en el hospital, y creo que es más serlo de Lo que dice. Siento que su mujer no esté bien. Me necesita mucho más que ustedes. Aquí Lo necesitamos mucho más. Y un cuerno. En Jerusalén, el comandante de la Haganá está buscando una cruz para clavarme en ella. He entregado el borrador de los manuales hace una semana. Sigue en el despacho de su secretario, bajo un paquete de quesos. Recomendaciones para consolidar el Palmach y la Haganá en una única fuerza de ataque. No se ría demasiado. También tenemos otros problemillas. A las Naciones Unidas le han entrado dudas sobre si darnos la independencia. Nos presionan para que pospongamos el asunto un mes, un año, para siempre. No Lo harán, ¿verdad? No, si nos aseguramos de que el niño nacerá con un amigo en el mundo. Mickey, si Estados Unidos radio La política no es Lo mío. Ya no. He terminado mi lucha de papeles, y, ya que ése es el único trabajo que me dejan hacer, creo que todos estaremos mejor si me voy a casa. Siento que se vaya, pero radio Paz. Por que vivamos para verlo. ¿Es cierto que te vas? Deberías estar grogui. La Sra. Martinson te ha puesto una buena dosis. Me han puesto tantas que ya no hacen efecto. Por favor. Te quedarás roque. Sería una bendición. Cuando hacía la maleta, se cayó esto de un bolsillo. Es mi lazo de Buena Conducta. Pero, aun así, te vas. He recibido una carta de mi esposa, y aquí nadie me necesita. A la tus lazos. No era capaz de arrancar el camión porque no quería. Quería salir corriendo. Y ahora eres tú quien Lo hace, como yo. Cobarde. “Vamos, Magda”. Lo siento. Estás en tu derecho. No es tu patria. Pobre Andre. Él no tenía otra. Y no fui capaz de llorar por él. No te vayas. Quédate. ¿Estás ciego, estúpido idiota casado americano? Estoy harta de la sangre. Estoy harta de Los tiroteos. Estoy harta de querer y no tener. Desde que llegaste, yo radio Oh, no. Ahora no. No es justo. Quiero radio Maldita seas, Sra. Martinson. Quédese con el cambio. ¿Qué pasa? Entra y Lo sabrás. Vaya, pero si ha llegado Errol Flynn. Es una fiesta de bienvenida. Toda tu familia. Emma. Creía que estabas en el hospital. Qué contenta estoy de que hayas vuelto. Vamos. Quiero hablar contigo. Ayer llegó una carta para ti de la embajada británica en Washington, con el sello de “Personal”. ¿Qué pone? Te van a dar una medalla por radio Es una suposición. Siento haber perdido el bebé. Yo también Lo siento. Esperé a estar mejor para escribirte. Sabía que te preocuparías. Claro que me preocuparía. También era hijo mío, ¿recuerdas? Lo recuerdo. Si me hubieras escrito cuando ocurrió, habría vuelto cuando hacía falta. ¿Estás enfadado porque no estoy enferma? No, pero podías haber contestado para decirme que estabas bien. Lo dejé todo para venir radio Está bien. Tú eras parte de mi enfermedad, eso es evidente. Quería que volvieras. Me contaron historias sobre ti y radio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *