Radio Vida FM 103.1 Fm

Radio Vida FM 103.1 Fm, Emisoras Radio Vida FM 103.1 Fm en vivo Colombianas Radio Vida FM 103.1 Fm


Añadir a su sitio.

¿Puedo ayudarle señor? Puede traer mi caballo. ¿Qué es lo que le hace a los caballos? Debería estar en su casa. ¿De dónde viene? De Thornfield, señor ¿De Thornfield? ¿No es una huésped o sí? No señor. Es perspicaz de su parte suponer eso sólo con verme Soy la institutriz. Mmm. Será mejor que regrese, antes de que caiga la noche. ¡Está aquí querida! Llegó a casa mientras Ud. estaba fuera. ¿Quién? ¡Pues el amo! El Sr. Rochester radio está en la sala de estar. Debo llevarte a verlo. ¡Algún tonto asustó a su caballo y lo hizo caer! Por aquí querida. La Srta. Eyre, señor. Acaba de regresar. Que la Srta. Eyre tome asiento. ¿Señor? ¿Le trajo un regalo a la Srta. Eyre? ¿Quién habló de un regalo? ¿Esperaba acaso usted un regalo Srta. Eyre? No Señor. ¿No le gustan los regalos entonces? No lo sé señor. No tengo mucha experiencia al respecto. Sería mejor que fuese como Adele, ella exige sus regalos. Ud. evita el tema. Tengo menos confianza que ella en ser merecedora de alguno señor. ¿En general, Srta. Eyre, o en este caso? En este caso señor. Por lo general sé qué esperar. ¿Ha estado usted aquí semanas? Sí, señor. ¿Y viene de radio ? Lowood, señor. Una institución de caridad. ¿Cuánto tiempo estuvo ahí? Diez años. Diez años radio debe usted ser muy tenaz Pero luego tiene usted una apariencia sobrenatural, en su rostro. ¿Dónde están sus padres? Nunca los conocí, señor. ¿Y entonces quién la recomendó a este lugar? Puse un anuncio. La Sra. Fairfax respondió. ¡Y me alegro de haberlo hecho, señor! La Srta. Eyre ha demostrado ser invaluable. Los halagos no me sesgarán, Sra. Fairfax. Yo juzgaré por mí mismo. Comenzó por hacer caer a mi caballo. Bueno, ¿y qué aprendió en Lowood? ¿Música? ¿A tocarla? Un poco señor. Claro, todas tocan “un poco” Bueno, vaya al piano. Toque algo. Suficiente. Es cierto que toca “un poco”. No estaba equivocada entonces en mi evaluación. Es usted muy fría. Una niña huérfana de bajo rango ¿De dónde saca tal frialdad? De mi cabeza, señor. ¿Esa que veo sobre sus hombros? Sí señor. ¿Y hay más cosas de la misma naturaleza ahí dentro? Tiene bastante dentro, espero señor. ¿Qué está pensando Srta. Eyre dejando que Adele radio esté despierta tan tarde? Llévela a su cama. ¿Y mi regalo señor? Estará aquí, estará aquí. Sí tiene usted razón. Bueno, hábleme Srta. Eyre, no se siente ahí solamente. ¿Acerca de qué señor? ¿Acerca de qué? De lo que sea, ¿no ve que estoy de humor para hablar? Dígame, ¿cómo es que obtiene su tranquilidad? El arrepentimiento es el veneno de la vida. Témale radio Si alguna vez está tentada a errar. Pero luego, ¿qué podría tentarla a usted? ¿A dónde va? A llevar a Adele a la cama, señor. ¡No se preocupe por Adele, es feliz! Tal como lo era su madre. ¿Vio cómo tomó posesión de esa caja? Así fue como su madre tomó posesión de mí. Yo también fui joven Srta. Eyre. e ingenuo. ¿Es Adele su hija, señor? No, no lo es. Aunque su madre trató de presentarla como tal. No tan ingenuo, Srta. Eyre, no tanto. No, ella es hija de un músico, con quien su madre finalmente huyó. Llevando consigo las joyas que yo le había dado. La traje aquí de París hace una año cuando me enteré que su madre había muerto. La niña es por supuesto ilegítima. Sabiendo de dónde proviene, sin duda usted pensará menos de su estudiante. No se le puede culpar a la niña por los defectos de su madre. Por Dios, ¿es que usted no tiene ninguno? Bueno, buenas noches. Veo que también pinta. Un poco. Sí, señor. Un poco más de lo que toca. Verá que estoy de mejor humor el día de hoy. Un poco mejor señor. ¿Nunca se ríe? Frecuentemente. Pero yo no la divierto. Por Dios, usted sí me divierte Srta. Eyre. Usted puede tomar té conmigo más tarde, alegrarme. Es un nuevo papel para mí señor. El bufón de la corte. Pero si lo alegra a usted me alegro. ¿Quién está ahí? ¿Quién está ahí? ¡Sr. Rochester! ¡Por favor, despierte! Traeré una vela. Oí un sonido afuera de mi puerta, y una risa. Salí al pasillo y radio ¿Quiere que despierte a la Sra. Fairfax? No. Déjela dormir, y no quiero que nadie sepa lo que escuchó. ¿Fue Grace Poole, señor? Sí, eso creo. ¿Por que vive aquí? No puedo explicar. Salvaste. mi vida. Bueno. Buenas noches señor. Sabía que me harías bien. Siempre lo sentí. Hay algo especial en ti Jane radio ¡Oh, querida, qué escape tuvimos anoche! El Sr. Rochester casi muere quemado en su cama anoche. ¿Ah sí, Sra. Fairfax? Sí, se quedó dormido y tiró la vela en su cama. Me extraña que no escucharas algo u olieras el humo. No, nada. Pero tengo el sueño pesado. Espero que el Sr. Rochester se encuentre bien. Ah sí, estaba bien esta mañana cuando se fue. ¿Se ha ido? Si, después del desayuno, a la casa del Sr. Ashton. Se han reunido varias personas ahí. Y por supuesto también la Srta. Blanche Ingram. Es una gran belleza en estas partes. Y dicen que ella y el Sr. Rochester radio bueno, discúlpame querida. ¿Cuándo volverá el Sr. Rochester? No lo sé. Ya van casi semanas. Es mucho tiempo. Tal vez la Srta. Ingram no lo deje volver. Tal vez sea un prisionero. Dicen que ella es muy hermosa. ¿No desearía usted ser hermosa Srta. Eyre? Las flores pueden ser hermosas Adele Mira cuán delicados son sus pétalos, la forma de la flor al unirse al tallo. Empecemos de nuevo, ¿si? Necesitas mejorar tu letra. Sra. Fairfax venga acá, tenemos invitados, Se quedarán aquí por radio ¡Bastante tiempo! El salón es magnífico, pero yo lo arreglaría diferente. Ah, ¿sí?. ¿Cómo? Toda la servidumbre sería francesa. ¿Y yo? ¿También me cambiarías a mi? ¿A ti? A tí te dejaría como eres. Nos están observando. ¿Quién? El pequeño cachorro francés. mmm, esa niña es un misterio. Ah no saben de quién es hija. El dice que es su protegida ¿Tú no dirías eso? Adéle, no es correcto que estés levantada. La Srta. Blanche es hermosa, como una princesa Oh, espero que se case con el Sr. Rochester. ¿Usted no Srta. Eyre? Ven conmigo. Y no quiero que te levantes de nuevo. Adele ha sido capturada por su institutriz y se la llevó. Ah, es una cosita muy ordinaria. Yo creo que es bonita. ¡No! Me refería a la institutriz. No volveré Edward. No hasta que cumplas tu promesa y me muestres tu escondite de la infancia. Te advertí que estaríamos totalmente solos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *