Emisora Cultural 104.3 FM

Emisora Cultural 104.3 FM, Emisoras Radio Emisora Cultural 104.3 FM en vivo Colombianas Emisora Cultural 104.3 FM

Native Flashradio V3

Adentro. Cuidadito, tú. Vamos. Rápido, rápido. Adentro. Vamos. Un momento. No se fuma en la furgoneta. ¿ Quién se cree que es? ¿De Gaulle? Adentro. Vamos. ¿ Qué pretenden que hagamos ahora? ¿ Cobrar el seguro de desempleo? Es un policia nuevo. Un día de éstos lo agarraré sin uniforme y Radio Arriba. Vamos. ¿De quién es esto? Agente, ¿me abrocha el vestido? ¿Me aguanta esto, por favor? ¿De veras tiene que llevarnos a la comisaría? La última vez nos llevaron directamente a Deauville. ¡Lindo fin de semana! chicas y tres agentes. No eran ni la mitad de lindos que tú. ¿ Quieres tener un harén? Te sentirás como un rey. El rey Farouk. Miren, se está ruborizando. Es demasiado joven. Tal vez si le ponemos un bigote, parecerá mayor. ¡Ya está bien! Un movimiento en falso y se comen ésta. Basta, chicas. Dejénlo en paz. Puede cuidarse solito. No puede. ¿ Sabén qué hacía antes de esto? Patrullaba un parque de niños. Niños, no se metan en los matorrales. No acepten caramelos de nadie. Y no juguen a médicos. Se le ha caído esto. Gracias. Usted es la única chica decente. Le tomaban el pelo. Casi me dejan calvo. Siento tener que detenerla. No importa. Me irá bien un poco de descanso. Agente Néstor Patou, con mujeres sospechosas de vagabundeo indecente. Y un caniche. ¿ Cuántas? ¿Dieciséis? El lunes es un día tranquilo, mejoraré la próxima vez. ¿De veras? Seguro. ¿Diga? No se preocupe por la perrita, le daremos de comer. No la carne de caballo que dan a los perros policía. Tiene piedras en el riñón, ¿recuerda? ¡Oye, Patou! El inspector quiere verte. ¿El inspector? ¿Ha oído? El inspector quiere verme. Quizá le den otra medalla. ¿ Usted cree? No me la darían el primer día. Adentro. De acuerdo. ¡Adelante! Agente Patou. Me mandó llamar Radio señor. ¿Es el nuevo agente? Sí, señor. Me preguntaba cómo sería. Me había visto antes. ¿En serio? ¿Lo recuerda? En el Hotel Casanova. ¿ Qué hacía yo en el Hotel Casanova? No sé, yo estaba haciendo una redada. Ya. ¿ Quién la autorizó? Utilicé mi propio criterio, señor. Era una clara infracción de la sección . Podemos lograr una condena, con usted de testigo. ¡Fíjese en su uniforme! ¡Es una vergüenza! Eran en la furgoneta, y todas se resistían al arresto. Yo también me resistía. No perdí la cabeza, sólo el arma, pero la recuperé. ¡Quítese la gorra cuando hable conmigo! Sí, señor. Oye, chéri, deberías quitarte esa ropa mojada. Deja que te ayude. Mira quién ha venido. Un vaso de Vichy, ¿no? Cogñac, por favor, para quitarme el sabor de las plumas de la boca. ¿Fuera de servicio? Permanentemente. Me han echado de la policía. ¿En serio? Me acusaron de todo: insubordinación, aceptar sobornos y por faltarme un botón. Me quitaron la medalla y me expulsaron. Me recuerda a cuando me expulsaron del ejército. En Marrakech. Era coronel de la legión extranjera. ¿Antes o después de ser catedrático de economía? Entre medio fui croupier en Montecarlo, pero ésa es otra historia. Uno más. ¿ Qué va a hacer ahora? He buscado trabajo en todos los departamentos: aduanas, recogida de basuras, pero cuando te dan de baja con deshonor, no te dejan ni limpiar las cloacas. No me gusta ver a un joven con una actitud tan derrotista. El mundo está lleno de oportunidades. Mire a su alrededor. Ése es Jojo el Manco. Solía ser ladrón de cajas fuertes, pero puso demasiada nitroglicerina en una cámara acorazada. Y Casablanca Charlie. Hace cinco años llegó con agujeros en los zapatos y un puñado de postales pornográficas. O Hippolyte el Buey, que solía ser ladrón de bolsos en el mercado. Empezaron desde abajo, pero tenían perseverancia, empuje y visión de futuro. Ahora tienen el éxito asegurado. Están retirados. Sus chicas trabajan para ellos. Yo no estoy hecho para una vida de delincuencia. Lo dicho, se desmerece usted. Quizá pudiera robar un bolso o abrir una pequeña caja fuerte, pero holgazanear y llevar un traje a rayas mientras una chica hace la calle Radio nunca. Vuelve a hablar como un pequeñoburgués. La vida es una guerra total. Nadie tiene derecho a ser objetor de conciencia. Cigarrillos. Un paquete de Gitanes. Hola. Hola. Vaya una nochecita, ¿eh? Nunca falla. Esta tarde le había hecho la permanente. Ponlos en mi cuenta. ¿Puedo invitarle a tomar algo barato? ¿Por qué no? ¿Puede permitirse un té de menta? Por supuesto. Marchando un té de menta. Aquí estamos de nuevo. ¿Hemos estado juntos antes? No me reconoce sin el uniforme. ¿ Uniforme? Oh, hace un mes. ¿El marinero con el tatuaje de Brigitte Bardot en el pecho? No, fue esta mañana Radio la arresté. Claro. Disculpe, nunca recuerdo las caras. ¿ Cuánto tiempo estuvo en la comisaría? Alrededor de una hora. Yo salí mucho antes. ¿Azúcar? Gracias. Dígame, ese hotel, ¿ qué precio tiene? ¿Por qué? Estoy buscando habitación. Cobran por horas. Nadie puede permitírselo. Y no aceptan a nadie con equipaje. ¡lrma! Dámelo. ¿Esto es todo? Es el tiempo. No pasa nada. Sal y haz que pase. ¿Te importa si me seco primero? Andando. No he ganado en toda la tarde. De ronda en una noche así, me ponía dos pares de calcetines. Pruébelo. ¿ Y ropa interior larga? Cómo no. También me ponía un periódico en el abrigo para calentarme el pecho. Mire, señor, trabajo en un negocio muy competitivo. Por lo menos, de vez en cuando está bajo techo y se tumba. Lo siento. Olvídelo. No debería fumar tanto. Es uno detrás de otro. No es asunto suyo. Si quiere fumar hasta la sepultura Radio Los tipos me han pedido muchas locuras, pero nunca que dejara de fumar. No quiero meterme en sus asuntos, pero usted me gusta. En Dijon estaba enamorado de una chica Radio Y le recuerdo a ella. No se parece en nada. Fumaba mucho, cigarrillos al día, tosiendo a todas horas. ¿ Qué haces aquí? Te he dicho que fuera. Está usted interrumpiendo. Sólo estábamos hablando. Sobre fumar. Habla en tu tiempo libre. Le recomendaría enérgicamente que soltara a la dama. Eres tú. Tiene cinco segundos, uno, dos, tres, cuatro Radio y ¡cinco! Eso está mejor. Fuera. Y no vuelvas con excusas. Necesito francos. Cuidado. Es un sombrero nuevo. ¿Has tenido suficiente? Ahora estoy furioso. Ahora estoy muy furioso. Cuando estoy furioso, ¡soy un tigre! ¿Han oído, chicos? Es un tigre. ¡Chicas!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *